Plantas aromáticas

Plantas aromáticas para mantener el huerto

Por Fundación Triodos

Las plantas aromáticas no sólo desprenden de sus hojas y flores aromas que pueden ayudar a controlar los insectos de forma ecológica, sino que además, si se plantan de manera estratégica, nos pueden servir para ayudar a aprevenir enfermedades y tener un control biológico del huerto. Este tipo de plantas suelen ser fáciles de cultivar y no suelen ser muy exigentes en cuanto al riego.

A continuación mostramos algunas variedades de plantas que ayudarán a combatir plagas dejando un aroma intenso en vuestro huerto ecológico y aportando además toques de color:

albahaca berenjenas Borraja

 

 

 

 

 

Albahaca: Planta herbácea muy olorosa que atrae polinizadores como las abejas, potenciando su crecimiento. A su vez, repele la mosca blanca de los tomates y pimientos, ahuyenta mosquitos.

Berenjena: Es una planta de fruto comestible, generalmente anual  que ahuyenta el escarabajo de la patata.

Borraja: Ayuda contra el ataque del gusano del tomate. Esta planta se cultiva con bastante facilidad y por regla general en el mes de abril en el hemisferio norte, siendo recolectada tras las primeras lluvias otoñales.

caléndula cebollas hierbabuena

 

 

 

 

 

Caléndula: Son hierbas de poca altura que ahuyentan el escarabajo del espárrago.

Cebollas y cebollinos: Planta herbácea bienal muy útil para proteger el suelo de plagas y enfermedades.  Además estimula el crecimiento de las zanahorias y las rosas.

Hierbabuena: Es una hierba aromática muy empleada en gastronomía y perfumería por su aroma. Si se siembra entre tomateras mantiene alejados a los pulgones y atrae a insectos beneficiosos. También se utiliza como ahuyentador de ratones.

jazmin lavanda manzanilla

 

 

 

 

 

Jazmín: Es una planta eficaz contra los mosquitos. Hay que tener en cuenta que en general soportan mal las heladas.

Lavanda: Esta planta ahuyenta a las polillas, moscas y mosquitos. Las flores se utilizan como hormiguicida. Además, la lavanda es también una planta medicinal que se caracteriza por sus propiedades calmantes, siendo su aceite esencial muy beneficioso para la salud.

Manzanilla: Esta planta atrae a las abejas y se usa como repelente de hongos y pulgones y tiene buena reputación como médico de otras plantas.

menta orégano ortiga

 

 

 

 

 

Menta: Se incluye entre las hierbas aromáticas de mayor difusión y es apreciada por su aroma refrescante, que ayuda contra las plagas de hormigas, pulgones, insectos dañinos y roedores. Se asocia bien con el tomate y las lechugas.

Orégano: Las hojas de esta planta normalmente se utilizan como condimento tanto secas como frescas, aunque secas poseen mucho más sabor y aroma. Plantado en el huerto ayuda a repeler hormigas y moscas.

Ortiga: Esta planta ayuda a repeler pulgones y los hongos en las planta cultivadas cerca de esta.

perejil romero tomillo

 

 

 

 

 

Perejil: Es una de las plantas aromáticas más populares de la gastronomía mundial y favorece el crecimiento de espárragos, tomates y maíz y se suele encontrar naturalizado en huertos.

Romero: Esta planta desprende una fuerte fragancia debido a la presencia de aceites esenciales en sus hojas y flores, y este fuerte olor es excelente para repeler las pulgas. Además estimula el crecimiento de las zanahorias, coles y judías.

Tomillo: Esta planta ahuyenta la mosca que ataca el repollo y atrae abejas y abejorros que ayudan a controlar plagas de insectos. Favorece además el crecimiento de coles, patatas y tomates. El tomillo es además una hierba aromática muy habitual en la cocina mediterránea.

Aparte de las plantas aquí mencionadas hay muchas otras que pueden ayudar contra las plagas y enfermedades del huerto de forma natural y a las que además podréis dar otras utilidades. Antes de seleccionar el tipo de planta aromática que se quiere plantar es recomendable tener en cuenta las características específicas de cada una, para ayudarlas a desarrollar plenamente sus funciones.

 

 

del huerto al plato

Del huerto al plato

Por Fundación Triodos

Los huertos urbanos ecológicos, que empezaron como una moda, se han convertido para muchos en un estilo de vida. Cada vez nos encontramos más huertos urbanos ecológicos, no solo a nivel particular y comunitario sino también en restaurantes que eligen cultivar sus propios alimentos ecológicos, ya sea cerca de donde tienen el restaurante o incluso en sus propias instalaciones.

Son muchos los beneficios que se pueden obtener de estas prácticas, como controlar sus propios cultivos y diseñarlos a medida, servirlos cuando están en su punto óptimo, mantener el sabor original, la frescura, evitar el uso de productos químicos y conservantes que no solo contaminan sino que además influyen en el sabor… En definitiva, que la comida sea lo más sana y natural posible.

Además, aquellos restaurantes que tienen el huerto en sus propias instalaciones pueden compartir con el cliente experiencias únicas de apreciación por la naturaleza, incrementar la conciencia ambiental y también utilizarlos para revindicar el producto de temporada, de forma que ayude a entender los cambios de menú, según corresponde a cada estación del año.

A continuación destacamos 3 restaurantes que tienen huertos ecológicos y aportan un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente:

 

fogar do santisoFogar do Santiso:
Es un referente gastronómico y cultural de Teo, municipio cercano a Santiago de Compostela. El restaurante ofrece a sus clientes productos ecológicos y de temporada que provienen de sus propias huertas ecológicas en las que siembran y recolectan 7 hectáreas de calidad. Además, adquieren sus carnes de razas autóctonas a productores ecológicos mientras que sus pescados vienen directamente de las rías gallegas y son capturados de forma sostenible. Su compromiso con la sostenibilidad se refleja también en la reutilización y reducción de residuos, algo que aplican también en su local.

 

 

restaurante Los arándanosLos Arándanos:
Está ubicado en la pequeña aldea de Almallos, en el concejo asturiano de Taramundi. Dispone de 11 fincas en donde se desarrolla no solo el proyecto del restaurante sino también la elaboración de sus propias mermeladas ecológicas. La mayoría de sus productos son ecológicos, destacando la producción propia de frutos del bosque como arándanos, grosellas y frambuesas que utilizan para preparar todo tipo de platos.

 

 

el fortEl Fort:
La cocina de Lola Puig se define como una “cocina ecológica, tradicional y con un toque de modernidad”, y podemos encontrarla en el pueblo de Ullastret, Girona. En El Fort, el 80% de sus productos cuentan con certificación ecológica y buena parte de ellos se recolecta en su huerta familiar. Los responsables de esta iniciativa son socios de la asociación internacional Slow Food que nace como respuesta a la invasión del fast food.

 

Estos son solo algunos de los muchos ejemplos que podemos encontrar en nuestro país y fuera de nuestras fronteras. Animamos a compartir otras iniciativas similares en los comentarios.

 

Protección de cultivos

Alternativas para proteger los cultivos en invierno

Por Elena de Celis, profesora de infantil y coodinadora del huerto escolar del CEIP Nicomedes Sanz, de Santovenia de Pisuerga, Valladolid.

El “Nicohuerto” es el huerto de nuestro cole, el CEIP Nicomedes Sanz, de Santovenia de Pisuerga, un pueblo a 5 km de Valladolid.

Este es el tercer curso que nuestros alumnos y alumnas aprenden con este proyecto gracias a la colaboración de algunas familias y del ayuntamiento.

El primer curso plantamos y sembramos en primavera y disfrutamos de una gran cosecha a la vuelta del verano.

El curso pasado empezamos un poco antes haciendo talleres de semilleros en clase y trasplantándolos en marzo.

Este curso hemos querido dar un paso más y aprovechar esta gran experiencia educativa también en invierno, con cultivos propios de esta estación y construyendo invernaderos para proteger a las plantas, ya que en Valladolid alcanzamos muchas veces temperaturas bajo cero por las noches.

Cuando volvimos de vacaciones de verano plantamos berza, coliflor, escarola, lechugas, cebollas y espinacas que son cultivos de invierno. También sembramos rabanitos, zanahorias y ajos.

BidonesEn el agujero de los ajos echamos un poco de ceniza de chimenea que es un buen abono natural.

Los cultivos crecieron enseguida así que antes de Navidad recogimos lechugas y rábanos e hicimos un “MasterChef” con diferentes ensaladas.

Para proteger los cultivos inicialmente usamos garrafas de plástico cortadas por la mitad.

Este año, cuando empezó a hacer frío, propusimos una actividad a nuestros alumnos y alumnas de 3º para que ellos investigasen cómo hacer un invernadero para que nuestras plantas no muriesen congeladas. En solo una semana ya teníamos diseños que parecían de verdaderos profesionales.

Entre todos votamos la mejor opción y nos pusimos manos a la obra para conseguir los materiales: tubos flexibles de pvc y plástico de invernadero.

InvernaderoFueron los propios alumnos los que montaron la estructura y lo colocaron. Además aprovechamos para hacer una actividad artística y entre todos hicimos bonitos dibujos para decorar el plástico de nuestro nuevo invernadero. Ahora una vez a la semana lo levantamos para regar y aprovechamos para que se ventilen las plantas y para que los alumnos investiguen observando su crecimiento.

Nuestro último descubrimiento ha sido la “manta térmica”, que permite filtrar el agua y la ventilación a la vez que protege a las plantas del frío. De esta manera no hay que levantarlo cada semana como el plástico.

Esperamos que os sirva nuestra experiencia.

¡Hasta pronto!

IMG_1032