can moragues, a riudarenes

Huertos sociales y custodia del territorio: espacios de salud y naturaleza

Por Sandra Carrera Bonet, responsable de proyectos de Xarxa de Custòdia del Territori

El progresivo alejamiento del entorno natural en una sociedad urbanizada, nos lleva hacia un aumento de los problemas y disfunciones en el bienestar y la salud humana.

Parte de los problemas de salud identificados en la infancia hoy en día (estrés, obesidad, depresión, hiperactividad o trastorno de déficit de atención) tienen relación con la falta de contacto con la naturaleza. Richard Louv acuñó el concepto “Trastorno por Déficit de Naturaleza” (TDN) para referirse a esta carencia, y definió el término “Vitamina N” como el nutriente afectivo que aportamos a nuestro organismo mediante el contacto con la naturaleza, que estimula el organismo y mejora nuestra salud física y mental:

  • a nivel físico: la exposición regular a la luz solar (que favorece las síntesis de Vitamina D) regula los ciclos de sueño y apetito, estimula la circulación sanguínea y la transpiración. A su vez, a nivel cognitivo, ejercita la memoria y la capacidad de concentración.
  • a nivel social: aumento de la participación e interacción social, la mejora de la cohesión de grupo y el estímulo de patrones saludables en las relaciones.
  • a nivel psicológico: generación de ilusión, estimulación de la responsabilidad, disminución del estrés y la ansiedad y desarrollo de la autoestima, satisfacción y confianza en uno mismo.

Está demostrado que el contacto con la naturaleza influye directamente en el respeto que los más pequeños sienten por nuestro entorno y su patrimonio natural. Esto tiene claras consecuencias en el compromiso con la conservación de la naturaleza en su futura edad adulta.

En este sentido, la custodia del territorio aparece como una invitación a ser protagonista en primera persona de la experiencia de vivir la Tierra, cuidarla y velar por su sostenibilidad. Surge como una clara oportunidad para empoderar a la sociedad y hacerla participar activamente en la conservación de la biodiversidad y la gestión de la naturaleza.

En Cataluña la custodia del territorio abarca más de 800 acuerdos entre propietarios de terrenos y entidades sin ánimo de lucro con el objetivo común de conservar los valores naturales de estos espacios.

Un 13% de estos acuerdos tiene lugar en espacios agrícolas. Y entre ellos encontramos algunos ejemplos de huertos sociales, ejemplos de soberanía alimentaria, autosuficiencia, dignidad e impacto social y ambiental:

hort de la sínia, a tamaritEs el caso del Hort de la Sínia” en Tamarit, creado el 2010, con la colaboración de la Associació Medioambiental La Sínia, como un espacio de aprendizaje para familias, escuelas y otros colectivos, poniendo a disposición huertos para el autoconsumo con la aplicación de técnicas de horticultura ecológica. Este espacio fomenta encuentros lúdicos entre los hortelanos, así como una vinculación con la tierra y los ciclos de la naturaleza.

 

 

can moragues, a riudarenesOtro ejemplo interesante es Can Moragues” en Riudarenes, un proyecto de emprendimiento social y ambiental, de la mano de Fundació Emys y Fundació Plataforma Educativa, formado por un obrador ecológico de productos de proximidad que conserva la naturaleza y ayuda a las personas desfavorecidas de su ámbito local.

 

 

 

ecosuma, a lleidaEn la ciudad de Lérida, EcoSUMA representa otra entidad de custodia que mediante acuerdos entre propietarios de terrenos productivos y payeses que quieren cultivar estos espacios, asesora a los agricultores, incorporando la metodología de la “Horticultura Terapéutica”, que destaca los efectos beneficiosos en la mejora del estado general de salud gracias al contacto con la tierra, las plantas y las dinámicas vitales del huerto.

 

 

Todos estos ejemplos tienen en común que son iniciativas de huertos sociales en espacios de custodia del territorio, aportando un triple valor añadido a los ya múltiples beneficios de los huertos sociales: detrás de cada iniciativa hay una entidad de custodia que garantiza la viabilidad del proyecto y la durabilidad en el tiempo, a través del acuerdo de custodia con el propietario de la finca; son proyectos que cuentan con una alta corresponsabilidad e implicación social (voluntariado, empresas, administraciones locales, etc.); y contribuyen de manera clara a la conservación de la biodiversidad y del patrimonio natural de estos espacios.

 

huerto comunitario

El huerto comunitario, lugar de aprendizaje y encuentro

Por Mercè Gil Viñas, profesora del INS Fort Pius de Barcelona.

Un grupo de alumnos de 3º de ESO del Institut Fort Pius de Barcelona participa en un proyecto de aprendizaje-servicio en el huerto comunitario de Fort Pienc, un huerto autogestionado por los vecinos del barrio donde cada martes se encuentran vecinos y jóvenes. Allí se enseña a nuestros alumnos nociones de siembra, preparación de semilleros, a distinguir tipos de hortalizas, la asociación de cultivos, calendario del huerto, compostaje, etc. y, a su vez, los jóvenes ayudan en las labores habituales del huerto.

Fort Pius es un instituto público ubicado en el barrio de Fort Pienc, en una zona muy céntrica de Barcelona, con mucho tráfico de vehículos. El proyecto de aprendizaje-servicio pretende tejer lazos con la comunidad cercana al centro educativo, para que los alumnos desarrollen las competencias sociales y ciudadanas en el entorno más cercano.

El huerto de Fort Pienc ocupa un terreno de titularidad pública, recuperado por los vecinos para el cultivo de hortalizas agroecológicas en una organización espontánea, asamblearia y sin ánimo de lucro. Organizan periódicamente actividades abiertas al barrio para dar a conocer este espacio y favorecer la participación comunitaria. La mayoría de nuestro alumnado desconocía la existencia de este espacio verde, su funcionamiento alternativo y posibilidades que ofrece de mejora del entorno a nivel socio ambiental. Se nos ocurrió que tal vez podríamos colaborar con ellos, nos pusimos en contacto y rápidamente llegamos a un acuerdo.

Cada semana, rotativamente, un alumno se encarga de redactar la crónica de la sesión in situ, mientras que otro toma fotografías y graba pequeños vídeos para complementar la noticia, que se publica en el blog de Medio Ambiente del instituto.

Podéis conocer más sobre este proyecto consultando nuestro Blog o la web del Huerto de Fort Pienc.

Huerto comunitario

red universidades cultivadas

Soberanía alimentaria para enriquecer la formación universitaria

Por Francisco Javier Bravo, de la Red Universidades Cultivadas e Ingeniería Sin Fronteras Castilla y León.

Con el fin principal de dar a conocer en el ámbito universitario los principios de la Soberanía Alimentaria, Ingeniería Sin Fronteras Castilla y León (ISF CyL) decidió promover un proyecto participativo y eminentemente práctico. Gracias a la colaboración de la Escuela de Ingenierías Agrarias de Palencia, se inició en el año 2012 el proyecto de mini-huertos en las instalaciones de la misma.

ISF CyL se encarga de la gestión, coordinación y dinamización de los diez huertos creados. Cada año se abre la solicitud a toda la comunidad universitaria para participar de forma gratuita en ellos, y hasta la fecha han formado parte del proyecto unas 100 personas.

Nuestro proyecto educativo

El programa anual incluye, por una parte, el aprendizaje práctico en las técnicas de cultivo agroecológico. Con una periodicidad semanal se llevan a cabo una serie de tareas explicativas orientadas a aprender las labores básicas del huerto (laboreo, siembra, riego, mantenimiento, obtención de semillas, realización de semilleros, etc.), pero sobre todo con el objetivo de quitar el miedo a mancharse y trabajar la tierra,  familiarizarse con la naturaleza que nos rodea y atreverse a aprender por uno mismo contando siempre con la ayuda de las demás personas.

Por otra parte se llevan a cabo una serie de trabajos comunitarios. Son aquellos que repercuten en el bien general de las instalaciones como puede ser el vallado, mantenimiento de herramientas, montaje del sistema de riego y delimitación de parcelas.

Finalmente y como bloque fundamental de la programación, se desarrolla una serie de contenidos relativos tanto a las técnicas como a las políticas de la Soberanía Alimentaria, que incluye charlas, conferencias y talleres sobre agroecología, obtención de semillas, compostaje, planificación del huerto, montaje de riego por goteo, bioconstrucción, cooperación al desarrollo y otras temáticas relacionadas. Con todo esto, se pretende que las personas sientan la cercanía a la tierra, conozcan los principios de la agroecología, valoren la sabiduría popular, aprendan a trabajar en grupo, compartan recursos y conocimiento y sean conscientes de la injusta realidad mundial.

Las herramientas que más se han utilizado para la organización del proyecto han sido el listado de correo electrónico (la vía por donde se convocan todas las reuniones, se resuelven dudas, se facilita información interesante, se comunican eventos de interés etc.) y el blog de actividad del huerto.

Reconocimientos y colaboraciones

Taller planificación cultivos

Taller sobre planificación de cultivos

En este marco se han desarrollado de forma paralela dos ediciones del curso de “Introducción al diseño permacultural”, realizando las prácticas en estas instalaciones y generando sinergias entre unos y otros participantes. Además se han aprovechado las instalaciones como posible ejemplo y banco de semillas para otras iniciativas afines de huertos urbanos y escolares, así como para llevar a cabo diferentes actividades puntuales de educación ambiental.

Aunque la vocación del proyecto no es ser una formación reglada, los dos últimos años ha sido reconocido por la Universidad de Valladolid con créditos formativos en concepto de “actividades solidarias y cooperación al desarrollo”. Además han sido varios los Proyectos de Innovación Docente en los que se ha participado relacionados con la Responsabilidad Social. También hemos colaborado en algunos “Trabajos Fin de Grado” de la Facultad de Educación, apoyando la elaboración de contenidos para la plataforma educativa de juego online dirigida a escolares de primaria.

Nuestra asociación

ISF CyL es una organización no gubernamental (ONG) dedicada a la cooperación al desarrollo y que busca poner la tecnología al servicio del desarrollo, para construir una sociedad mundial justa y solidaria.

En su interés por dinamizar, promover y aprovechar sinergias de otras iniciativas similares de huertos educativos, en 2015, junto con colectivos afines se creó la Red Universidades Cultivadas, siendo socia fundadora y participando de forma activa en su actual funcionamiento.

Para más información consulta nuestra web o escríbenos a este correo.

Alumnos cocinando

La cocina del huerto escolar ecológico

Por José Marín Gil, profesor del CEIP Cervantes, Molina de Segura, Murcia

Sancho dirigiéndose a Don Quijote:

¡Gran merced! -dijo Sancho… Y aún si va a decir verdad, mucho mejor me sabe lo que como en mi rincón sin melindres sin respetos, aunque sea pan y cebolla, que los gallipavos de otras mesas, donde me sea forzoso mascar despacio, beber poco, limpiarme a menudo, no estornudar ni toser si me viene gana, ni hacer otras cosas que la soledad y la libertad traen consigo.

Capítulo XI – De lo que sucedió a Don Quijote con unos cabreros- Don Quijote de la Mancha

Nuestro proyecto de huerto escolar se basa en el análisis de nuestro particular contexto, la reflexión sobre la historia de nuestra huerta de Molina de Segura, de nuestro presente y de las posibilidades de futuro que se abren en nuestro centro escolar. El establecimiento de unos principios, objetivos y valores guían toda nuestra acción educativa referida al huerto escolar, en concreto a través de la experiencia de elaboración de recetas por parte de nuestro alumnado.

  • Nuestro huerto escolar enseña a comer de forma saludable. Con el proyecto de huerto escolar mostramos y enseñamos al alumnado la importancia de una dieta mediterránea, entendiéndola como un estilo de vida saludable y sostenible, integrándola dentro de los procesos de enseñanza y aprendizaje.
  • El aprovechamiento de los productos de nuestro huerto. Tratamos de mejorar los hábitos alimenticios contribuyendo a una educación de hábitos sanos, apreciando la cultura gastronómica tradicional de nuestro municipio y convirtiendo el huerto escolar en una fuente de alimentos que mejore la dieta y salud de los alumnos.
  • La dieta mediterránea como propuesta que mejora nuestra calidad de vida y es sostenible con el medioambiente. Nuestro alumnado pone en práctica el consumo de alimentos de nuestro huerto, adquiriendo hábitos alimentarios que tienen el sello de la cocina mediterránea.

Durante los dos últimos cursos escolares hemos puesto en práctica “La cocina del bancalico”. Esta actividad permite que padres e hijos se impliquen en la elaboración de recetas.

 ¿Cómo se lleva a cabo?

  1. Las familias comentan al tutor su interés de participar de la experiencia.
  2. A medida que se va cosechando lo cultivado en el huerto, se entregan los productos a los alumnos para que en casa y en colaboración conjunta con sus padres, elaboren la receta que consideren oportuna.
  3. La familia se compromete a desarrollar una receta y a tomar fotos de la misma. Por otro lado, el alumno redacta la receta anotando todos los ingredientes y explicando el proceso de elaboración.
  4. Tanto la receta como las fotos se llevan a clase para trabajarla en el aula con el resto de alumnos. Finalmente, se elabora el libro digital con todas las recetas y se comparte en el blog  “El bancalico del Cervantes” y en la Web  “Ceip Cervantes”.

Aunque el huerto escolar no pueda proporcionar todos los alimentos que consumen los niños, aun así proporciona un gran conocimiento, aprendizaje e influencia en el alumnado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los beneficios que aporta esta actividad

    1. Los productos del huerto escolar ayudan a introducir productos ecológicos en comidas y meriendas desde edades tempranas.
    2. Se promueve en el alumnado el conocimiento de ciertas normas de higiene y seguridad antes de manipular alimentos
    3. Ensayan y prueban la variedad de productos del huerto escolar.
    4. La relación alumnado-cocina es una relación alumnado-medioambiente.
    5. Esta actividad familiar incrementa el tiempo de unidad, comunicación y camaradería entre padres e hijos.
    6. Permite que los alumnos lleven a cabo sus propias elaboraciones.
    7. El alumnado queda sumergido en el mundo de transformación de los productos.
    8. Supone una ocasión excelente para que el alumnado explore, estimulando sus sentidos y queden tentados a probar nuevos alimentos.
    9. Se desarrollan habilidades lectoras y escritoras.
    10. La cocina se convierte en un espacio estimulante, tentador, provocador y lleno de magia, que despierta los sentidos.
    11. Favorece la promoción de dinámicas de participación activa y lúdica entre padres e hijos.
    12. Permite perfeccionar la observación y la comprobación, así como a desarrollar la paciencia y el autocontrol.
    13. Con la elaboración de recetas los alumnos advierten que hay una serie de ingredientes que se van repitiendo, y que forman parte de la dieta mediterránea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gracias a estas acciones, nuestros alumnos ven un claro ejemplo de consumo saludable, que combina ingredientes de la agricultura local de nuestra huerta tradicional y fomenta una forma de cocinar propia de nuestro municipio.

 

campañas de exito sobre huertos educativos

Once campañas de éxito sobre Huertos Educativos

Por Fundación Triodos

A finales de 2015 lanzamos con la Asociación Vida Sana el proyecto de huertoseducativos que incluye la primera plataforma de crowdfunding para colegios y entidades sociales que trabajan el huerto ecológico con fines educativos. Este año cerramos el curso escolar cosechando con éxito 11 campañas de crowdfunding para huertos educativos. En total, más de 18.000 euros conseguidos gracias a la participación de 756 donantes comprometidos con otro modelo de educación y alimentación, han hecho posible que estos proyectos saliesen adelante.

Resumimos a continuación las historias de los protagonistas:

  • La Escuela IDEO, un proyecto educativo de reciente creación en la zona de las Tablas de Madrid que apuesta por pedagogías activas para el desarrollo de las inteligencias múltiples, quería mejorar el equipamiento del huerto escolar que tenían, y destinar los fondos recaudados al Colectivo Basurama, con los que comenzaron a transformar y decorar el patio durante el curso pasado. Gracias a las aportaciones de 102 donantes consiguieron alcanzar su objetivo recaudando 3.000 €.
  • La Fundación MAP que trabaja con personas con discapacidad en Girona, necesitaba conseguir nuevas herramientas para los niños y un invernadero que les permitiese cultivar en invierno y preparar el plantel para las escuelas. Gracias a las aportaciones de 117 donantes superaron ampliamente su objetivo llegando a recaudar 2.275 €.
  • El CEIP Federico García Sanchiz, situado en Alzira, Valencia, quería construir un gallinero en el huerto escolar para fomentar la responsabilidad del alumnado en el cuidado de las aves de granja. Gracias a las aportaciones de 141 donantes consiguieron alcanzar su objetivo recaudando 2.626 €.
  • El Centro Educativo de Educación Especial – La Purísima para niños sordos de Zaragoza, necesitaba colocar una valla de seguridad para poder mejorar y ampliar la zona de trabajo de la terraza y huerto escolar. Gracias a las aportaciones de 49 donantes consiguieron superar con creces su objetivo recaudando 2.790 €.
  • La Escuela de Secundaria Tretzevents Waldorf-Steiner de La Floresta, de Barcelona, necesitaba proteger su huerto de los jabalís que constantemente visitan la zona y destruyen los cultivos. Gracias a las aportaciones de 12 donantes consiguieron recaudar 700 €.
  • El colegio Cooperativa Son Verí Nou en las Islas Baleares, necesitaba ajardinar el patio, las zonas comunes y accesos con plantas aromáticas autóctonas para hacer más presente la naturaleza en el centro. Gracias a las aportaciones de 47 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 1.000 €.
  • El Colegio Público Ciudad de Badajoz situado en el barrio madrileño de Aluche, quería hacer crecer su Ecohuerta y ampliarla para poder crear un bosque comestible, convirtiéndolo en un lugar de innovación pedagógica. Gracias a las aportaciones de 67 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 935 €.
  • La Universidad Rovira i Virgili, de Tarragona necesitaba apoyo para realizar mejoras en los huertos sociales que tienen dentro de la universidad, en los cuales fomentan una educación basada en valores sociales y ambientales. Gracias a las aportaciones de 90 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 1.835 €.
  • El Centro Ocupacional APADEMA de Madrid, necesitaba fondos para poner en marcha un Huerto Ecológico, fomentando una alimentación saludable y desarrollando capacidades para la inserción laboral. Gracias a las aportaciones de 33 donantes consiguieron superar ampliamente su objetivo recaudando 1.045 €.
  • El I.E.S. Joaquín Romero Murube de Sevilla, quería continuar con su huerto como herramienta educativa y de apertura del centro al entorno del Polígono Sur, para favorecer la integración social. Gracias a las aportaciones de 56 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 905 €.
  • La escuela Els Raiers de la Pobla de Segur en Lérida, quería hacer dos espirales de plantas aromáticas y medicinales, siguiendo el modelo práctico que ofrece la permacultura. Gracias a las aportaciones de 41 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 974 €.huertos educativos ecológicos

Todos los proyectos que se han llevado a cabo son un ejemplo de esfuerzo e ilusión que han conseguido movilizar y sensibilizar a sus comunidades contribuyendo a que otro tipo de educación y alimentación es posible. Desde la Fundación Triodos queremos felicitaros de nuevo por el esfuerzo realizado y por la generosidad demostrada por los donantes.

Podéis encontrar información completa de cada uno de los proyectos en el siguiente enlace.

Os recordamos que a través de la web de crowdfunding para huertos educativos podéis colaborar con los nuevos proyectos que van a necesitar apoyo, o presentar vuestra propia iniciativa para crear o mejorar un huerto educativo.

Ideo2

Construyendo un nuevo huerto en la Escuela IDEO

Por Pablo Llobera, responsable del Plan Ecológico de la Escuela IDEO.

Durante los meses de noviembre y diciembre de 2015, la Escuela IDEO, con el apoyo de la Fundación Triodos, realizó una campaña de microfinanciación colectiva para acometer unas obras de mejora en el huerto escolar. Finalmente, con las aportaciones de más de 100 personas, familias y la colaboración de algunas empresas y entidades, conseguimos alcanzar los 3.000 euros presupuestados inicialmente.

Pues bien, desde primeros de febrero ya estamos ¡manos a la obra!. El alumnado de 4º, 5º y 6º de educación primaria está trabajando junto al Colectivo Basurama, en la construcción de banquetas y jardineras verticales y en la elaboración de un original mural de hortalizas en la valla metálica.

Además, han dado una imprimación verde a una parte del muro, para que sirva como pizarra-encerado, donde se pueda dibujar y pintar con tizas.

Construyendo el huerto

Los elementos de madera están construyéndose con madera reutilizada, y el alumnado está aprendiendo a utilizar, siempre trabajando en equipo, y como puede apreciarse en las fotos, distintas herramientas de carpintería, tanto manuales como eléctricas: sierra, martillo, alicate, destornillador…

En este proyecto de remodelación se están volcando todas las asignaturas posibles: conocimiento del medio, lengua (nombres de las herramientas), inglés (vocabulario), tecnología (materiales, manejo de herramientas, sistemas de sujeción…), educación física (trabajo manual), etc., demostrando que la educación integral requiere de la aportación desde todas las disciplinas y saberes posibles. 

Las obras avanzan rápido, y es muy posible que finalicen antes de Semana Santa. Queremos entregar las recompensas de la campaña de crowdfunding precisamente en la víspera de las vacaciones: será el jueves 17 marzo de 15 a 17.00 h. en el propio huerto. A todos los que habéis apoyado el proyecto: ¡os esperamos!.

Montando el huerto

Construyendo, en equipo, el nuevo huerto de la Escuela IDEO.