La mejor forma de reciclar 24 neumáticos

Por Paz Samper Rodríguez, arquitecta técnica.

El objetivo de mi trabajo fue estudiar la posibilidad de realizar la construcción del huerto sin ninguna ayuda, lo más económicamente posible y con algún valor añadido. Ya conocía algunas ideas reutilizando materiales de forma original y pensé en echar mano de los neumáticos, un residuo de difícil reciclaje, además de ser muy costoso para el medio ambiente.

Me puse manos a la obra y puse en marcha la idea y, ahora que he comprobado que funcionaba y es viable, quiero compartirlo con vosotros con la esperanza de que podáis reproducirlo en vuestra escuela o en vuestra propia casa.

El huerto del croquis está hecho con 24 neumáticos en total, en dos filas de 12, que sirven como contenedores de tierra vegetal compactada. Este huerto mide lo mismo que un coche por lo que se puede poner en cualquier plaza de parking soleada, bien orientada y con una toma de agua cerca.

Mi huerto lo he hecho un poco más grande, 16 + 16, se puede hacer de cualquier tamaño múltiplo de 70 cm. que mide un neumático.

El proceso:

Una de las principales ventajas de esta técnica es la posibilidad de crear un huerto en espacios reducidos y la optimización de la humedad, ya que se necesita menor cantidad de agua para producir hortalizas debido, entre otras cosas, a la elevación de los cultivos.

Para preparar el sustrato primero rellenamos la primera fila de tierra, tanto los neumáticos como el interior del rectángulo formado, y para la segunda fila mezclamos esa tierra con compost, para aportarle los nutrientes necesarios que necesitarán nuestras hortalizas.

En los neumáticos superiores se pueden plantar varias plantas, según su tamaño. Yo he puesto 4 pimientos, 5 patatas, 5 remolachas, 4 lechugas, 2 calabazas, etc…

En el espacio del interior he plantado 7 tomateras, puerros, cebollas y 4 calabacines.

Además he protegido los neumáticos exteriormente con un textil de exterior para evitar el calentamiento del sol.

Después de unas semanas he comprobado que la producción es estupenda, todo está creciendo muy bien y estoy teniendo mayor cosecha que en anteriores huertos que ocupaban una extensión de muchos más metros cuadrados.

Os animo a probarlo y a investigar otras posibilidades de uso de neumáticos, especialmente os recomiendo este video que muestra la construcción de casas sostenibles hechas de neumáticos, de Michael Reynolds.

olivar-de-sierra- mágina

CONECT-e: La wikipedia de conocimiento agroecológico tradicional

Por Petra Benyei Peco, Laura Calvet Mir y Victoria Reyes-García miembros del equipo CONECT-e.

¿Qué es el conocimiento agroecológico tradicional?

Las personas mayores en el mundo rural son guardianas de uno de los bienes inmateriales que más rápidamente se está perdiendo en nuestro país, saberes, creencias, tradiciones y prácticas en relación a un agroecosistema (como un huerto o una dehesa) y sus diferentes recursos (como los cultivos, el agua, la tierra etc.). Son saberes que han sido desarrollados por las comunidades a lo largo del tiempo a partir de su experiencia, y por tanto están adaptados a la cultura y al medio ambiente local. Por ejemplo los saberes sobre las variedades tradicionales o sobre las interacciones entre los cultivos, suelo, vegetación silvestre o animales.

Esta pérdida se puede relacionar con el cambio en los estilos de vida, como el despoblamiento rural o la industrialización, la estandarización de la producción agroalimentaria en base a las exigencias de unos mercados cada vez más globales, o a la falta de transmisión generacional de este conocimiento.

garbejar

Jaume enseñándonos a “garbejar”, Petra Benyei.

El proyecto CONECT-e

El proyecto CONECT-e (Compartiendo el CONocimiento ECológico Tradicional) trata de darle la vuelta a este proceso de erosión del conocimiento implicando a la ciudadanía. CONECT-e es una plataforma interactiva que recoge y permite compartir conocimientos relativos a variedades tradicionales y agroecosistemas, y que incluye secciones sobre plantas silvestres, animales, o ecosistemas. Tiene formato de wiki, por lo que cualquier persona puede registrarse y compartir en esta web prácticas tradicionales que le han contado o que ha visto aplicar en el día a día pero, más allá de ser un lugar de consulta, aspira a ser un espacio de encuentro e intercambio. Además, el uso de esta herramienta permite proteger la información que se comparta, ya que al trasladarla al ámbito del dominio público, y gracias a la licencia copyleft “Creative Commons” que cubre todo el contenido de la plataforma, esta información no podrá ser registrada bajo otra licencia que no sea de acceso abierto.

En sólo cuatro meses de vida, esta plataforma, que está siendo impulsada por diferentes universidades (UAB, UB, UAM, UOC), institutos de investigación (ICTA, IBB, IMIDRA) y asociaciones (Red de Semillas Resembrando e Intercambiando), ya cuenta con más de 79.000 visitas y más de 360 fichas de variedades tradicionales con información que va desde recetas hasta referencias de bancos de semilla donde encontrarlas. ¡Sólo nos faltan las tuyas!

¿Cómo se puede participar?

  • Contándonos lo que sabes o has aprendido de las personas que tienen conocimiento agroecológico tradicional: nombres de variedades tradicionales, usos que se hace de ellas, formas de cultivarlas y reproducirlas, etc. Puedes completar una ficha si está asociada a tu comarca o crear una nueva si no está la variedad y comarca que buscas. Cualquier información, por pequeña que te parezca, es importante. Puedes contactarnos a través de este enlace
  • Aportando fotos para una ficha (de una variedad concreta, de su uso y manejo etc.)
  • Marcando en el mapa un municipio asociado a un conocimiento concreto.¡Te esperamos!
  • Con tu ayuda conseguiremos que este patrimonio cultural generado durante siglos de historia y que nos pertenece a todos nosotros, siga siempre formando parte de él.

conocimiento-agroecologico-tradicional

Premio Huertos Educativos Ecológicos: una fuente de recursos para los centros escolares

Actividades pedagógicas para trabajar en el huerto

Por Montse Escutia, coordinadora técnica de Asociación Vida Sana.

El huerto educativo ecológico es una excelente herramienta pedagógica que puede relacionarse con gran variedad de contenidos curriculares en todas las etapas escolares.

Su presencia ha crecido exponencialmente en los centros que lo utilizan en mayor o menor grado en función de sus posibilidades. En algunos centros el huerto está totalmente integrado en el currículum como proyecto. Otros lo utilizan como apoyo a determinadas asignaturas o etapas escolares. Pero sea cual sea el uso que se le dé, los alumnos siempre reciben el beneficio de una actividad que fomenta el contacto con la tierra y el desarrollo de muchos valores como el respeto, el trabajo en grupo, la paciencia, la creatividad o la igualdad.

Desde que en 2013 se puso en marcha el Premio Huertos Educativos Ecológicos, han participado más de 350 centros de todo el país lo que pone de manifiesto el potencial del huerto como herramienta pedagógica. Además de premiar las mejores iniciativas, el premio tiene otro objetivo claro: crear una base de datos colaborativa con actividades y proyectos donde el huerto escolar ecológico sea el protagonista. De esta forma se comparten experiencias de muchos centros que, aunque no hayan resultado premiados, no por ello no resultan interesantes y muy útiles como modelo para otros.

Con este espíritu, desde el proyecto Mamaterra de la Asociación Vida Sana, entidad co-organizadora del premio, se ha hecho una primera selección de actividades pedagógicas útiles para todos los centros que pueden consultarse en su web y están disponibles para cualquier persona interesada.

actividades pedagogicas

Se incluyen diferentes documentos organizados de la siguiente forma:

  • Documentos para el registro de datos y seguimiento del huerto con ejemplos de calendarios.
  • Cuadernos de campo o fichas de plantas.
  • Construcción de estructuras y elementos para el huerto como invernaderos, semilleros, hoteles de insectos o espantapájaros.
  • Actividades sobre el compostaje, actividades artísticas, alimentación ecológica y salud, dinámicas de grupo, actividades experimentales y prácticas agrícolas.

El objetivo es ir añadiendo nuevas actividades de centros que se postulan en las nuevas ediciones. Por ello animamos a todos los centros del país a presentarse al Premio, sea cual sea el nivel de desarrollo de su proyecto, ya que seguro que hay algún aspecto que puede servir de ejemplo y aporte su granito de arena a este proyecto que es posible gracias a la colaboración de todos.

escuela-ojo-de-agua

Limpiar una senda. Aprender valores

Por Javier Herrero y Marién Fuentes, co-fundadores de ojo de agua-ambiente educativo

Ojo de agua situado en Orba, Alicante, es una iniciativa educativa muy peculiar. Es un lugar que tiende a la sostenibilidad, que se alimenta exclusivamente de energía solar, cuyo edificio está diseñado con criterios bioclimáticos y de bioconstrucción, cuya gestión del agua es plenamente consciente, con capacidad para recoger y almacenar agua de lluvia en torno a un 250.000 l., una piscina biológica y un sistema de fitodepuración de aguas grises y negras.

En este contexto ecológico, la propuesta educativa consiste en que los niños y jóvenes decidan por sí mismos qué, cómo, con qué y durante cuánto tiempo aprender. Prácticamente, el 100% de la actividad responde a su iniciativa.

Limpieza de la senda

ojo-de-aguaEl 76% de los menores y jóvenes que participan en ojo de agua- ambiente educativo decidieron por propia voluntad dedicar un día entero de su vida a retirar vidrios, metales oxidados, escombros y todo tipo de objetos para limpiar una senda en un bosque cercano.

Ojo de agua se encuentra al final de un camino rural de un único carril a 1 km del casco urbano, pero el gran número de familias que desean que sus hijos vivan esta experiencia educativa hace que el acceso se colapse en ocasiones. Por eso, se planteó en la asamblea que se organiza semanalmente, tener la posibilidad de recuperar la continuación del camino y así lograr que más personas puedan acceder caminando hasta ojo de agua.

Para ello fuimos inspirados por un video -“Let´s do it!”- que muestra cómo el 4% de la población de Estonia participó en 2008 en una acción coordinada en todo el país para limpiar sus bosques en un sólo día.

Pasamos a la acción

Formamos 10 grupos de 4 o 5 personas, entre 7 y 19 años, liderados cada uno por alguno de estos jóvenes. Cada persona eligió en qué grupo trabajar. Pedimos al Ayuntamiento que nos apoyara con herramientas. Las familias proporcionaron carretillas, decenas de cubos y guantes. Cada grupo tenía asignado un tramo de la senda para limpiar. Los grupos estaban apoyados por un equipo de 5 adultos que ayudaban a coordinar la acción y -cómo no- también a limpiar.

Tras 4 horas de intenso trabajo, habíamos recogido un volumen de vidrio equivalente a 800 litros, 4 sacas de obra repletas de todo tipo de plásticos y 3 sacas más de metales oxidados, además de muchos otros objetos. Toda la basura -separada y clasificada- fue retirada por los servicios municipales. Al finalizar la jornada, nos reunimos en el bosque, formamos un círculo con las manos y tomamos conciencia de lo que acabábamos de hacer mostrando nuestra gratitud por haber formado parte de ello. Participantes del taller de cine (una de las más de 50 actividades semanales activas en ese momento en ojo de agua) filmaron la actividad y realizaron este video

El aprendizaje

Antes que nada, hemos aprendido el valor del servicio. Nuestro propósito fue partir de una necesidad real y desarrollar una acción que nos beneficiara a todos. Aprendimos que más que quejarnos, podemos hacer algo para cambiar una situación, que somos capaces de resolver problemas, que cuando hacemos algo para beneficio de todos, todos nos ayudan. Aprendimos el valor de la organización, de la disciplina, del trabajo en equipo, de la colaboración, de cuidar de nuestra madre, la tierra.

Sentimos el valor de tener un propósito común importante para todos. Y todo ello lo aprendimos porque decidimos aprenderlo, no porque nadie pensara que era bueno para nosotros, sino porque todas y cada una de las personas que participaron pensaron que era bueno para ellas y para todos.

Con diferencia, lo más destacable fue la sensación de que este medio centenar de jóvenes trabajaron con una entrega, una alegría y un espíritu de unidad que manifestaba su consciencia sobre la importancia y necesidad de este trabajo.

Pero al limpiar la senda, descubrimos otros vertederos cercanos. Nuestro propósito es… limpiarlos también, y seguir aprendiendo.

Los huertos escolares gaditanos también trabajan en red

Por Agustín Cuello, Área de Desarrollo Sostenible de la Diputación de Cádiz.

El programa de Huertos Escolares que desarrolla la Diputación de Cádiz, en el contexto de los programas de Educación Ambiental del Área de Desarrollo Sostenible, lleva en marcha desde 2009 y, cada año, se supera con éxito el número de centros que forman parte de la red.

En este curso han participado en el programa 78 centros escolares de todos los niveles educativos y toda la provincia, manteniéndose en activo más de cincuenta.

Toda la actividad de los huertos se apoya en unas instalaciones de educación ambiental, La Casa de los Colores, creadas en el Centro Agrícola Ganadero donde nació el programa. En ellas se reciben visitas de grupos, se imparten talleres, se acogen reuniones formativas y debates y se producen plantones y semillas que van destinadas a los huertos escolares participantes.

¿Cuáles son los objetivos?

El planteamiento actual del programa difiere del diseñado en un principio, ya que se ha ido perfilando y reorientando en base a la experiencia y a las aportaciones de los grupos participantes.

grupo huertos escolares cadiz

De manera general y simplificada, los objetivos del programa de Huertos Escolares son los siguientes:

  1. Provocar y facilitar la creación de espacios de huerta en los centros educativos de la provincia de Cádiz, priorizando aquellos de poblaciones menores de 20.000 habitantes.
  2. Fomentar el trabajo colaborativo de profesorado, alumnado y demás componentes de la comunidad educativa en torno al huerto, entendiendo este como espacio de convivencia, aprendizaje y relación intergeneracional e intercentros.
  3. Contribuir al aprendizaje de contenidos escolares y a la adquisición de las competencias básicas en base al trabajo en el huerto.
  4. Acercar a alumnos y profesorado al mundo agrario en todas sus facetas y niveles de complejidad.
  5. Relacionar el huerto escolar con los huertos de ocio de la localidad, facilitando la realización de actividades conjuntas con colectivos locales, jubilados, etc., conectando la actividad escolar con la realidad local y la vida cotidiana.

Organización y características del programa

El programa de Huertos Escolares se inicia en octubre con una convocatoria a los centros educativos de la provincia. Los centros interesados en participar deben inscribirse en la página web de la Diputación e incluir de forma obligatoria un proyecto de creación del huerto, que permite evaluar la solidez de la decisión. Los centros que ya se presentan por segundo año solo tienen que elaborar un pequeño informe de la situación y de los objetivos que se pretenden para el nuevo curso.

Tras la admisión, se mantiene una reunión inicial de información y recogida de necesidades materiales que se van a suministrar a cada centro. Esta reunión inicial es clave para el desarrollo del programa. En ella se produce el primer intercambio de información entre nuevos y “viejos” huertos, en el que la experiencia de estos anima y abre caminos a aquellos. En la reunión se da a conocer el huerto y el equipamiento desde el que se coordinan todas las actividades y al que tienen que ir a recoger las sucesivas entregas de utillaje, abono y material vivo.

Cuando se hace la primera entrega de material a los centros, consistente en herramientas básicas y abono, se hace también el primer reparto de plántulas y semillas de temporada otoño/invierno y se programa el asesoramiento y las visitas a los centros. En marzo se lleva a cabo la segunda entrega de plantas para primavera/verano y se convoca el encuentro final de curso.

La secuencia de tareas exige un ajuste temporal muy minucioso, que se lleva a cabo por personal de plantilla de la Diputación de Cádiz.

Encuentro: tenderetes y talleres

Una de las dificultades del programa es la evaluación y el instrumento tradicional de la redacción de memoria por parte de cada grupo pareció desde el inicio un sistema tedioso. Por ello se decidió diseñar una actividad acorde con la filosofía del proyecto, que sirviera más para enriquecerlo que para comprobar objetivos: el formato es un mercadillo en un espacio público al que se despoja su carácter comercial y se incorpora un espacio de debate. Así, en los primeros días del mes de junio de cada año elegimos una pequeña localidad rural que cuente con un espacio para albergar los 30 o 40 tenderetes que montan los grupos de escolares participantes con los que dan a conocer su producción hortelana y de actividad escolar. Para el encuentro se diseñan dos programas de actividades paralelas, uno para los alumnos y alumnas y otro, que incluye jornadas de debate didáctico, para profesores y profesoras. Finalmente tiene lugar una asamblea conjunta para el reparto de títulos de “propiedad compartida” del huerto, el reparto de algún recuerdo y la comida con una fiesta dedicada a las ensaladas y legumbres.

evento huertos escolares cadiz

Conclusiones

En estos años, el programa de Huertos Escolares se ha consolidado y ha generado un grupo de usuarios que va más allá de la simple pertenencia a un proyecto común, ya que se ha creado una red de intercambio de experiencias de enorme interés educativo. Han sido más de ciento cincuenta centros escolares los que de manera continuada o intermitente han participado en el programa, lo que supone una enorme diversidad de líneas metodológicas, desarrollos didácticos y tipologías de huerto, tan variados como las características de los grupos participantes.

Los objetivos originales se basaban fundamentalmente en aspectos ambientales, dando prioridad al uso del huerto para el tratamiento de contenidos de áreas relacionadas con las ciencias. Pero pronto nos dimos cuenta de la importancia que adquieren también las cuestiones sociales en estos espacios y hemos aprendido a valorar cuestiones como la calidad

En el huerto, todos somos iguales

Por Enrique Pino, educador responsable del desarrollo del proyecto, y Juan Cruz, director del proyecto, experto en programas de ocio y fundador de Desarrollo Integral de Ocio y Tiempo Libre (DiotOcio).

Ocio inclusivo e intergeneracional en torno a la creación colectiva de un huerto urbano

Somos naturaleza, haciendo huerto” es el taller medioambiental del XI programa “Por una casa para todos” de ocio intergeneracional e inclusivo, impulsado por el Área de Solidaridad de La Casa Encendida, en Madrid.

El programa pretende dar respuesta a la demanda social de actividades que fomenten, desde el ámbito del ocio, el acceso y la participación de personas de diferentes edades, culturas, profesiones, voluntarios y niveles funcionales de capacidad (físicas, sensoriales, intelectuales, psíquicas), para que puedan disfrutar conjuntamente en torno a la creación colectiva de un huerto urbano.

Se desarrolla de febrero a julio de 2017 en el Centro de Información y Educación Ambiental “El Huerto del Retiro”, cedido para este proyecto por el Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid. Participan 22 personas que acuden semanalmente para crear un huerto desde cero y que puedan utilizar los conocimientos adquiridos para disfrutar su tiempo libre, incrementar su formación laboral y ser otro recurso de apoyo para la integración social, comunitaria, transversal, local o asociativa.

Montaje

Dos ideas principales constituyen los pilares de esta experiencia: explorar el potencial de la naturaleza para la mejora de la calidad de vida y generar una experiencia grupal normalizada en la que cada participante se enriquezca de las relaciones con los demás y desde la riqueza de perfiles diferentes pueda manifestar y compartir sus capacidades.

Durante el proceso de creación del huerto cada participante tiene la oportunidad para mejorar sus habilidades relacionales, de comunicación y escucha, crear junto a los demás, aprender de todos y enseñar a todos, encontrar y ofrecer apoyo, compartir emociones y disfrutar de la sensación de pertenecer a un grupo normalizado de personas que tienen un objetivo común: mimar el huerto. De esta manera natural los participantes interaccionan y comparten superando prejuicios, estereotipos y bloqueos frente a las diferencias.

Haciendo Huerto 2014 (72)La clave para conseguir esta rica experiencia humana tal vez resida en entender que el grupo se convierte en una fuente de vivencias y aprendizajes tan rica en diversidad como el propio huerto que con edades, intereses, conocimientos, roles y capacidades tan diversas se configura como un grupo humano “sin perfil”.

Si bien el objetivo principal no es el “éxito biológico” del huerto sino el proceso de cuidarlo juntos, se consigue la supervivencia de prácticamente el 90% de las plantas que viven en él, pertenecientes también a una gran variedad de especies.

En el taller “Somos naturaleza, haciendo huerto” han participado en 9 años unas 190 personas. Se nutre con el apoyo de los voluntarios de las 6 ONG e instituciones que colaboran y el apoyo de los profesionales de ocio de las mismas y está dinamizado por dos educadores ambientales especialistas en huerto y procesos de intervención socioambiental. Su tarea se centra en tres ámbitos diferentes:

  1. Trasmitir los conocimientos técnicos para que el huerto crezca junto a la experiencia vivencial personal/grupal. Los profesionales adaptan las actividades de aprendizaje a todos los participantes: juegos, talleres, experimentos y mucha práctica en el huerto.
  2. Permanecer atentos a las individualidades para que todos compartan lo que llevan dentro.
  3. Dinamizar y ayudar a que el grupo se torne protagonista y dueño del huerto desde el inicio, que tenga capacidad de decisión y autonomía para deshacer y hacer crecer.

Disfrutamos, aprendemos, compartimos. En cada sesión hay color, sorpresas, meriendas, buen humor y risas con buen o mal tiempo. Esa es la idea.

Premiar y reconocer el trabajo de los huertos ecológicos

Por Fundación Triodos.

En la Fundación somos conscientes del esfuerzo que supone poner en marcha un proyecto de huerto educativo ecológico. Los promotores de estos proyectos, en ocasiones, tienen primero que justificar su puesta en marcha ante los órganos de decisión de cada centro, tienen que buscar aliados y tienen que esforzarse todo el año para que el proyecto siga vivo, tenga sentido, adquiera protagonismo y realmente aporte los resultados esperados.

Pero detrás de todo este esfuerzo hay un objetivo y unos resultados que conllevan infinidad de beneficios tanto a los promotores de los proyectos como a los usuarios de los mismos. Hasta el momento casi un centenar de colaboradores de nuestro blog han querido compartir sus experiencias positivas entorno al huerto para seguir difundiendo su valioso papel y seguir animando a la comunidad educativa a iniciar este tipo de proyectos.

Por todo ello desde la Fundación Triodos y en colaboración con la Asociación Vida Sana, queremos premiar el esfuerzo y la dedicación de estos colectivos, con la puesta en marcha por cuarto año consecutivo de una nueva convocatoria del Premio Nacional Huertos Educativos Ecológicos.

Premio Huertos_Educativos_Ecológicos¿En qué consiste el premio?

El objetivo de premio, en el que ya han participado cerca de 400 centros educativos y sociales de todo el país, es aflorar proyectos que actualmente se están llevando a cabo para continuar potenciando el huerto ecológico como herramienta educativa que favorece un aprendizaje global y fomenta los valores del respeto por el medio ambiente, la producción sostenible de hortalizas, así como una alimentación sana.

Se establecen cuatro categorías:

  1. Educación Infantil (sólo centros que trabajen con alumnos hasta los 6 años)
  2. Educación Primaria (centros que trabajan conjuntamente con alumnos de infantil y primaria, y si es el caso secundaria)
  3. Educación Secundaria (centros que trabajen con niños a partir de 12 años)
  4. Agricultura Social (proyectos y experiencias que fomenten la  regeneración social a través de la agricultura ecológica),  incluidos los centros de educación especial para adultos y los de educación secundaria no obligatoria (Bachillerato y Ciclos Formativos)

¿Cómo se puede participar?

Para solicitar la participación en el premio deberá:

  1. Rellenar el formulario de inscripción en la web www.mamaterra.info.
  2. Adjuntar la memoria del proyecto  con los anexos correspondientes en un único documento. El tamaño máximo aceptado de la memoria es de 10Mb.
  3. Plazo de presentación de proyectos: del 01/06/2017 al 15/07/2017.

¿Qué aporta a los premiados?

Para cada una de las categorías hay un Primer Premio de 1.000 € y un accésit con material para el huerto ecológico. Además se elegirán siete finalistas por cada categoría a los que se les entregará un diploma acreditativo.

Pero, más allá de la aportación económica, lo que queremos otorgar a los centros seleccionados es un reconocimiento. Queremos que el premio sirva para reconocer su éxito, para valorar el esfuerzo de los promotores y para dar visibilidad a su iniciativa con la intención de que pueda servir de ejemplo a todos los centros que estén diseñando su proyecto de huerto ecológico.

Si quiere conocer más detalles del premio consulte las Bases y el Funcionamiento del jurado.

Evento

huerto ecoiidactico de la facultad de educación de soria

Los futuros maestros aprenden con el huerto educativo en el campus de Soria

Por Marcia Eugenio Gozalbo, Facultad de Educación de Soria, Universidad de Valladolid

Consolidación del Huerto EcoDidáctico de la Facultad de Educación de Soria como espacio educativo del campus

El Huerto EcoDidáctico del Campus Duques de Soria (Universidad de Valladolid) se ha consolidado como espacio educativo en este año 2017, con un cambio de localización que ha conllevado el traslado de las estructuras existentes (dos bancales elevados, un compostero doble y un vermicompostero de madera, además de un bidón para almacenaje de agua) a un espacio que se ha acondicionado en terrazas, orientado al sureste, más protegido del viento norte y con hermosas vistas al río Duero. Este espacio se ha vallado, señalizado como “Huerto EcoDidáctico” y registrado como espacio de pleno derecho del campus.

El huerto, cuyo manejo sigue los principios de la permacultura, nació en 2014 como una innovación docente del área de Didáctica de las Ciencias Experimentales para la asignatura de Ciencias Naturales, en 3º curso del Grado de Maestro de Educación Infantil, desde la que se presenta a las nuevas generaciones de maestros como un recurso muy adecuado para Infantil, que permite abordar de forma integrada, manipulativa y práctica, gran parte de los contenidos curriculares de ciencias naturales de la etapa, tanto conceptuales como actitudinales y procedimentales. En el marco de estos estudios de grado, el uso del huerto se aproxima mediante metodologías que implican un papel activo de los estudiantes, como el aprendizaje con tutoría (Eugenio M. y Aragón L. 2016), y promoviendo aprendizajes de tipo experiencial, en el que se da relevancia al trabajo de valores como la cooperación, el respeto y el cuidado de la vida, de la naturaleza y la salud.

huerto ecodidactico de la facultad de educación de soria

El cambio de localización, que se dio en febrero de 2017 ha proporcionado la oportunidad de trabajar en el huerto como proyecto, dando a los estudiantes capacidad de tomar decisiones sobre cómo mejorarlo. De este modo, se han añadido una caseta de herramientas donde guardar el material, y una mesa de exterior y algunos bancos, para mejorar su funcionalidad educativa. Además, se han plantado algunos árboles frutales, dos viñas y diversos árboles y arbustos autóctonos a modo de seto, y se ha ubicado un hotel de insectos, todo ello para aumentar su biodiversidad.

En relación a las propuestas educativas promovidas por el alumnado, se han llevado a cabo experimentos de crecimiento vegetal, se ha creado un rincón de plantas aromáticas, y se han ubicado especies “protectoras” en los bancales. Se ha trabajado también en el laboratorio midiendo el pH de los suelos, observando la mesofauna del vermicompost, estudiando la erosión de suelos mediante erosionómetros e investigando sobre los remedios naturales para las plagas.

El huerto constituye un espacio educativo facilitador de interacciones entre actores educativos. En este curso se han establecido colaboraciones con profesorado del Área de Didáctica de la Lengua y Literatura, y también con profesorado de la vecina EU de Ingenierías Agrarias. Este último llevó a cabo un análisis semicuantitativo de nutrientes en el vermicompost que obtenemos y utilizamos en los bancales, que nos permitió cerciorarnos de su excelente calidad. Además, hemos recibido la visita de un aula de Infantil de un colegio de la localidad para plantar el bancal de verano, que ha entusiasmado tanto a los alumnos/as de Infantil como a los de Grado.

fresas

Visita a 5 huertos educativos en la Fiesta de la banca con valores

La polivalencia de los huertos y jardines educativos como herramienta de ocio sostenible y pedagógica vuelve a ponerse de manifiesto. Todos los interesados en vivirlo pueden inscribirse, por ejemplo, a una de las actividades lúdicas que se celebrarán la mañana del sábado 3 de junio en A Coruña, Madrid, Sevilla, Málaga y Barcelona.

Allí tienen lugar eventos de la Fiesta de la banca con valores, organizada por Triodos Bank, que incluyen visitas y talleres en organizaciones con huerto educativo. Es posible apuntarse individualmente o con familia y amigos.

1. Degustar productos ecológicos en A Coruña

Habrá una visita guiada a la huerta de Fogar do Santiso, restaurante ecológico cercano a Santiago de Compostela y de gran arraigo en la zona, por su voluntad de ser también un espacio de divulgación de la cultura gallega. Además, los participantes verán su obradoiro de pan y se terminará con una degustación de productos ecológicos. La actividad contará con un autocar opcional desde A Coruña.

+ Más info y reserva de plaza

2. Dejar una huella verde en un proyecto social en Madrid

Aprocor

¿Has sembrado alguna vez en un jardin vertical? Con el equipo de Fundación Aprocor será posible vivir esta experiencia, conociendo cómo se hace y también su utilidad, en el caso de esta entidad social, para apoyar la integración sociolaboral de personas con discapacidad. Cuando te vayas, ellos seguirán cuidando de lo que hayas sembrado.

+ Más info y reserva de plaza

3. Jugar en el huerto de una escuela en Sevilla

Los más pequeños de la familia disfrutarán del juego libre en el huerto ecológico de la Escuela Waldorf El Girasol, de Mairena del Aljarafe (Sevilla). Los mayores tendrán la oportunidad de conocer a través de un taller con pedagogos la metodología que utilizan día a día con los alumnos, basada en el trabajo cooperativo y el contacto con la naturaleza.

+ Más info y reserva de plaza

4. Conocer un vergel malagueño apreciado en toda Europa

La Huerta Natural

Pasear por La Huerta Natural y ver cómo funciona su producción y recogida de cítricos, que distribuyen por toda Europa. Esta será la actividad que se realizará en esta finca de Alhaurín de la Torre, junto con una degustación de productos ecológicos. Habrá autobús opcional para desplazarse desde Málaga.

+ Más info y reserva de plaza

5. Vivir un taller de huerto ecológico diferente en Barcelona

Fundació Àuria

En Igualada, las instalaciones de la Fundació Àuria acogerán un taller de huerto ecológico abierto a todos y junto a los usuarios de la entidad social con discapacidad y trastornos de salud mental. En el taller, que se llevará a cabo en su huerto y también en su jardín, se podrá aprender especialmente sobre injertos y planteles, a la vez que compartir una experiencia personal valiosa.

+ Más info y reserva de plaza

Además, la Fiesta de la banca con valores ofrece también la posibilidad de visitar dos iniciativas más que promueven activamente los huertos educativos:

  • En Valladolid, se realizará el taller “Ponte en mis zapatos”, para ponerse a través de juegos en el lugar de las personas con discapacidad, en ASPAYM Castilla y León, cuyos usuarios disfrutan de huertos adaptados.
  • En Zaragoza, donde los más pequeños podrán vivir los talleres divertidos y pedagógicos de El Obrador de Ideas mientras los mayores aprenden más sobre cómo contar bien un cuento, esta entidad cultural también trabaja con un huerto educativo.

Conocer qué hace la banca ética y optar a ganar una bici

Concurso bicicletaLa Fiesta de la banca con valores es una iniciativa que permite a los clientes de Triodos Bank, así como a personas y entidades interesadas en la banca ética, conocer de primera mano iniciativas que han contado con financiación del banco. Complementa, de esta manera, la publicación cotidiana y transparente en su web de todas las organizaciones que han recibido crédito.

Además de poder vivir una experiencia singular en uno de los 22 puntos de España donde se celebra la Fiesta de la banca con valores, sus participantes podrán participar en un concurso fotográfico y optar a ganar una bicicleta de la campaña Muévete #PorElClima, pensada para promover la movilidad sostenible urbana.

domo geodesico

¿Qué es un domo geodésico?

Por Mario Turégano, fundador de Midomo

Parece que el ser humano se empeña cada vez más en buscar espacios para habitar alejados de lo natural. Con la necesidad de aprovechar el espacio al máximo, se va aprisionando poco a poco entre tanto ángulo de 90º, maravilloso para que todo encaje perfectamente como un puzzle, pero limitador para la creatividad y para el espíritu.

Richard Buckminster Fuller (1895-1983), fue un arquitecto, diseñador, visionario, escritor e inventor, que se hizo famoso por el estudio que hizo sobre los domos geodésicos. Intentó crear un espacio para habitar más sostenible y más humano, que además pudiese ser fácilmente construido por cualquier persona. Partiendo de la figura geométrica más sencilla y más resistente que existe, el triángulo, y basándose en los sólidos platónicos, desarrolló una de las estructuras más fuertes que se conocen. Su forma curva es capaz de soportar terremotos de gran magnitud, además de vientos huracanados o la acumulación de nieve. Son estructuras que se autosustentan, por lo que no necesitan columnas, y son relativamente fáciles de construir y transportar.

¿Cómo se construye un domo?

Cuando vamos a construir un domo, tenemos que observar el entorno para elegir los elementos más naturales a nuestro alcance. La madera es, sin duda, el material accesible más noble y que más beneficios tiene tanto para quien habita en su interior como para el medio ambiente.

domo igluLos iglúes de los esquimales tienen muchas similitudes con el domo. Aparte de la forma semiesférica de ambos, el material con el que están construidos, es de alguna manera parecido en cuanto a que lo podemos encontrar en la naturaleza y que no deja rastro ni daños en el entorno.

Habitar un espacio que está construido con los materiales que nos rodean, parece la forma más lógica de vivir.

Construir una cúpula geodésica puede ser una experiencia maravillosa, en la que uno mismo aprende a diseñar un espacio más auténtico, más sano, menos agresivo con el entorno. Si bien estar dentro de una de estas construcciones es algo mágico, la sensación es mucho más grande si somos nosotros mismos los que lo hemos construido.

Su forma curva, sin esquinas y los materiales con los que generalmente están construidos, hacen que realmente estemos mucho más en armonía que si entramos en una típica construcción moderna de cualquier ciudad del mundo.

Recordemos que nuestra primera vivienda antes de nacer, fue una especie de domo, en la que nos sentíamos totalmente protegidos.

Además su uso no está limitado únicamente a la vivienda. Este tipo de construcciones nos pueden servir para infinidad de posibilidades como podría ser un invernadero, sala de yoga, aula de naturaleza, sala de juegos para los niños, aula de innovación…

domo invernadero

Si tenemos en cuenta que la propia construcción en grupo es ya de por sí una experiencia enriquecedora en la que todos aprendemos, además de una técnica constructiva, a trabajar en equipo, la sensación de satisfacción es plena, una vez hemos terminado el trabajo y nos encontramos dentro observando el espacio que hemos creado entre todos.

Si estáis interesados en conocer más sobre esta estructura pincha aquí.