del huerto al plato

Del huerto al plato

Por Fundación Triodos

Los huertos urbanos ecológicos, que empezaron como una moda, se han convertido para muchos en un estilo de vida. Cada vez nos encontramos más huertos urbanos ecológicos, no solo a nivel particular y comunitario sino también en restaurantes que eligen cultivar sus propios alimentos ecológicos, ya sea cerca de donde tienen el restaurante o incluso en sus propias instalaciones.

Son muchos los beneficios que se pueden obtener de estas prácticas, como controlar sus propios cultivos y diseñarlos a medida, servirlos cuando están en su punto óptimo, mantener el sabor original, la frescura, evitar el uso de productos químicos y conservantes que no solo contaminan sino que además influyen en el sabor… En definitiva, que la comida sea lo más sana y natural posible.

Además, aquellos restaurantes que tienen el huerto en sus propias instalaciones pueden compartir con el cliente experiencias únicas de apreciación por la naturaleza, incrementar la conciencia ambiental y también utilizarlos para revindicar el producto de temporada, de forma que ayude a entender los cambios de menú, según corresponde a cada estación del año.

A continuación destacamos 3 restaurantes que tienen huertos ecológicos y aportan un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente:

 

fogar do santisoFogar do Santiso:
Es un referente gastronómico y cultural de Teo, municipio cercano a Santiago de Compostela. El restaurante ofrece a sus clientes productos ecológicos y de temporada que provienen de sus propias huertas ecológicas en las que siembran y recolectan 7 hectáreas de calidad. Además, adquieren sus carnes de razas autóctonas a productores ecológicos mientras que sus pescados vienen directamente de las rías gallegas y son capturados de forma sostenible. Su compromiso con la sostenibilidad se refleja también en la reutilización y reducción de residuos, algo que aplican también en su local.

 

 

restaurante Los arándanosLos Arándanos:
Está ubicado en la pequeña aldea de Almallos, en el concejo asturiano de Taramundi. Dispone de 11 fincas en donde se desarrolla no solo el proyecto del restaurante sino también la elaboración de sus propias mermeladas ecológicas. La mayoría de sus productos son ecológicos, destacando la producción propia de frutos del bosque como arándanos, grosellas y frambuesas que utilizan para preparar todo tipo de platos.

 

 

el fortEl Fort:
La cocina de Lola Puig se define como una “cocina ecológica, tradicional y con un toque de modernidad”, y podemos encontrarla en el pueblo de Ullastret, Girona. En El Fort, el 80% de sus productos cuentan con certificación ecológica y buena parte de ellos se recolecta en su huerta familiar. Los responsables de esta iniciativa son socios de la asociación internacional Slow Food que nace como respuesta a la invasión del fast food.

 

Estos son solo algunos de los muchos ejemplos que podemos encontrar en nuestro país y fuera de nuestras fronteras. Animamos a compartir otras iniciativas similares en los comentarios.

 

foto huerto

Ideas originales para crear un huerto urbano ecológico

Por Fundación Triodos

A día de hoy más de la mitad de la población vive en zonas urbanas, limitando el contacto que tenemos con la naturaleza a realizar puntuales visitas a parques, jardines o a escapadas de fines de semana a alguna casa rural. Por el contrario vivimos un “boom” en los últimos años con los huertos urbanos ecológicos, que se están han convertido en atractivas alternativas para aquellos que quieren mantener el contacto con la naturaleza y tener hábitos más saludables a través de la agricultura ecológica.

Además, el hecho de no disponer de grandes espacios ya no supone una limitación. A continuación compartimos algunas ideas divertidas y originales que os pueden ayudar para aprovechar el espacio al máximo y servir de inspiración para reutilizar y reciclar todo tipos de materiales:

Por ejemplo, el CEIP Vicenta Ruso nos da ideas de cómo se pueden reutilizar neumáticos y botas de calzado para hacerlos parte del huerto, o cómo emplear los tetrabricks como semilleros:

CEIP Vicenta Ruso_neumático con riego por goteo

CEIP Vicenta Ruso_neumático

CEIP Vicenta Ruso_semilleros con tetrabric

CEIP Vicenta Ruso_semilleros con tetrabric

CEIP Vicenta Ruso_neumáticos y botas

CEIP Vicenta Ruso_neumáticos y botas

 

 

 

 

 

 

 

 

El Colegio EEI O Areal nos enseña cómo crear un huerto vertical a partir de pallets decorados con plantas aromáticas y ornamentales, que utilizan para crear un muro vegetal a ambos lados del huerto:

Colegio EEO Arenal_palets verticales con flores ornamentales

Colegio EEO Arenal_palets verticales con flores ornamentales

Hay muchas opciones a la hora de reutilizar materiales, algunas tan ingeniosas como usar tubos de pvc, muebles antiguos o ladrillos de construcción, que no solo nos sirven para reutilizarlos como recipientes para nuestro huerto ecológico, sino que además decoran y animan nuestro espacio. Aquí os mostramos algunos ejemplos:

Vasos de cristal y Tazas:

vasos transparentes

(web www.plantas.facilisimo.com)

tazas

(web www. followthecolours.com.br)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Botellas de plástico colocadas de forma vertical, algunas incluso con sistema de riego incorporado:

huerto vertical botellas plástico

(web www.lavozdelmuro.net)

botellas plástico verticales

(web www.followthecolours.com.br)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cajones de fruta; Latas de bebidas; Cajitas de té:

Cajones de frutas

(web www.lavozdelmuro.net)

latas

(web www.unadocenade.com)

cajas de té

(web www.unadocenade.com)

 

 

 

 

 

 

 

Rueda vieja de carros de madera; Muebles viejos; Cajones:

rueda vieja de un carro

(web www.lavozdelmuro.net)

muebles

(web www.lavozdelmuro.net)

estanterias

(web www.unadocenade.com)

 

 

 

 

 

 

 

Pallets en forma horizontal o vertical:

Pallets en horizontal

(web www.lavozdelmuro.net)

pallets pintados vertical

(web www.lavozdelmuro.net)

 

 

 

 

 

 

 

 

Ladrillos de construcción; Canalones; Tubos de PVC:

canalones

(web www.lavozdelmuro.net)

tubos pvc

(web www.lavozdelmuro.net)

ladrillos

(web www.lavozdelmuro.net)

 

 

 

 

 

 

 

Sacos de estraza y Organizadores de zapatos:

sacos

(web www.lavozdelmuro.net)

organizador zapatos

(web www.diycozyhome.com.com)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esperamos que estas fotos os inspiren y os den ideas para organizar vuestros huertos ecológicos de la mejor forma posible reutilizando todo tipo de objetos de forma  práctica y divertida.

campañas de exito sobre huertos educativos

Once campañas de éxito sobre Huertos Educativos

Por Fundación Triodos

A finales de 2015 lanzamos con la Asociación Vida Sana el proyecto de huertoseducativos que incluye la primera plataforma de crowdfunding para colegios y entidades sociales que trabajan el huerto ecológico con fines educativos. Este año cerramos el curso escolar cosechando con éxito 11 campañas de crowdfunding para huertos educativos. En total, más de 18.000 euros conseguidos gracias a la participación de 756 donantes comprometidos con otro modelo de educación y alimentación, han hecho posible que estos proyectos saliesen adelante.

Resumimos a continuación las historias de los protagonistas:

  • La Escuela IDEO, un proyecto educativo de reciente creación en la zona de las Tablas de Madrid que apuesta por pedagogías activas para el desarrollo de las inteligencias múltiples, quería mejorar el equipamiento del huerto escolar que tenían, y destinar los fondos recaudados al Colectivo Basurama, con los que comenzaron a transformar y decorar el patio durante el curso pasado. Gracias a las aportaciones de 102 donantes consiguieron alcanzar su objetivo recaudando 3.000 €.
  • La Fundación MAP que trabaja con personas con discapacidad en Girona, necesitaba conseguir nuevas herramientas para los niños y un invernadero que les permitiese cultivar en invierno y preparar el plantel para las escuelas. Gracias a las aportaciones de 117 donantes superaron ampliamente su objetivo llegando a recaudar 2.275 €.
  • El CEIP Federico García Sanchiz, situado en Alzira, Valencia, quería construir un gallinero en el huerto escolar para fomentar la responsabilidad del alumnado en el cuidado de las aves de granja. Gracias a las aportaciones de 141 donantes consiguieron alcanzar su objetivo recaudando 2.626 €.
  • El Centro Educativo de Educación Especial – La Purísima para niños sordos de Zaragoza, necesitaba colocar una valla de seguridad para poder mejorar y ampliar la zona de trabajo de la terraza y huerto escolar. Gracias a las aportaciones de 49 donantes consiguieron superar con creces su objetivo recaudando 2.790 €.
  • La Escuela de Secundaria Tretzevents Waldorf-Steiner de La Floresta, de Barcelona, necesitaba proteger su huerto de los jabalís que constantemente visitan la zona y destruyen los cultivos. Gracias a las aportaciones de 12 donantes consiguieron recaudar 700 €.
  • El colegio Cooperativa Son Verí Nou en las Islas Baleares, necesitaba ajardinar el patio, las zonas comunes y accesos con plantas aromáticas autóctonas para hacer más presente la naturaleza en el centro. Gracias a las aportaciones de 47 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 1.000 €.
  • El Colegio Público Ciudad de Badajoz situado en el barrio madrileño de Aluche, quería hacer crecer su Ecohuerta y ampliarla para poder crear un bosque comestible, convirtiéndolo en un lugar de innovación pedagógica. Gracias a las aportaciones de 67 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 935 €.
  • La Universidad Rovira i Virgili, de Tarragona necesitaba apoyo para realizar mejoras en los huertos sociales que tienen dentro de la universidad, en los cuales fomentan una educación basada en valores sociales y ambientales. Gracias a las aportaciones de 90 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 1.835 €.
  • El Centro Ocupacional APADEMA de Madrid, necesitaba fondos para poner en marcha un Huerto Ecológico, fomentando una alimentación saludable y desarrollando capacidades para la inserción laboral. Gracias a las aportaciones de 33 donantes consiguieron superar ampliamente su objetivo recaudando 1.045 €.
  • El I.E.S. Joaquín Romero Murube de Sevilla, quería continuar con su huerto como herramienta educativa y de apertura del centro al entorno del Polígono Sur, para favorecer la integración social. Gracias a las aportaciones de 56 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 905 €.
  • La escuela Els Raiers de la Pobla de Segur en Lérida, quería hacer dos espirales de plantas aromáticas y medicinales, siguiendo el modelo práctico que ofrece la permacultura. Gracias a las aportaciones de 41 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 974 €.huertos educativos ecológicos

Todos los proyectos que se han llevado a cabo son un ejemplo de esfuerzo e ilusión que han conseguido movilizar y sensibilizar a sus comunidades contribuyendo a que otro tipo de educación y alimentación es posible. Desde la Fundación Triodos queremos felicitaros de nuevo por el esfuerzo realizado y por la generosidad demostrada por los donantes.

Podéis encontrar información completa de cada uno de los proyectos en el siguiente enlace.

Os recordamos que a través de la web de crowdfunding para huertos educativos podéis colaborar con los nuevos proyectos que van a necesitar apoyo, o presentar vuestra propia iniciativa para crear o mejorar un huerto educativo.

sistemas de riego

Mantener el huerto en verano

Por Fundación Triodos

Mantener el huerto en verano se puede volver una tarea compleja con las altas temperaturas y más aún si nos vamos de vacaciones. Lo más cómodo suele ser utilizar un sistema de riego automatizado como son las goteras conectadas a un tubo principal, que permiten que cada planta reciba exactamente la cantidad de agua que necesita. No obstante, como esta opción no siempre es posible, queremos compartir algunos consejos caseros de riego automático fáciles de implementar y económicos y así marcharnos tranquilos de vacaciones.

-Riego por goteo con una botella: necesitarás reciclar varias botellas de plástico, tantas como macetas tengas. Haremos una pequeña perforación en el tapón (es recomendable poner unos guijarros en la boca de la botella para que el agua no salga de golpe y una tela de algodón). Se coloca la botella boca abajo enterrada en la tierra, el agua irá saliendo lentamente y las raíces de la planta o cultivo irán a buscarla. Con este sistema no hay peligro de encharcamiento, ni de que el cultivo se quede sin agua. No obstante, si la ausencia va a ser larga se recomienda poner botellas más grandes para asegurar el riego por goteo.

-Conos de plástico o de cerámica: Este sistema es similar al riego por goteo pero en lugar de utilizar una botella de plástico emplearemos un cono de plástico o de cerámica. Se introduce el cono en la tierra por el lado en punta hacia abajo y se coloca una botella pinchada para que entre el aire. Los distintos tipos de rosca que venden con estos conos permiten que se adapten a la mayoría de botellas de plástico. Según el tipo de planta irá demandando más o menos humedad y el cono irá dejando salir el agua de la botella.

-Cono de cerámica con cable al agua: Se trata de una variante del sistema de riego por goteo, su funcionamiento es similar pero en este caso lo que varía es la alimentación del agua al cono. El suministro de agua se realiza a través de un tubo muy fino gracias al efecto de capilaridad. La ventaja de este sistema es que se puede disponer de un depósito mayor y no necesita depender de roscas para adaptarlas a la botella.

-Cubo y cordel de algodón: Consiste en enterrar un extremo del cordel de algodón en la tierra mientras que el otro extremo se introduce en el cubo/jarrón lleno de agua. Es recomendable que el cubo esté ligeramente más alto que las macetas o la mesa de cultivo para permitir mejor la circulación del agua. Esta opción permite disponer de más litros de agua, lo cual favorece si las estancias van a ser más largas.

-Agua gelificada o en gel: Se trata de un gel de composición acuosa presentado en bolsas o cajas de plástico que permite que la planta pueda ir succionando el agua, según lo necesite, pudiendo llegar a durar hasta un mes, según el tipo de planta. Esta acción requiere hacer un pequeño orificio en la tierra para enterrar el tubo, permitiendo que una pequeña porción quede en la superficie. Después se vacía dentro del tubo el agua en gel y se tapa para evitar contaminaciones. El sistema funciona mejor si además se utiliza un sustrato llamado hidrocontrol que cuenta con polímeros que ayudan a que el sustrato conserve la humedad.

Esperamos que os sea útil y que podáis mantener vuestro huerto durante el periodo vacacional. Si tenéis un huerto escolar siempre es una buena solución que algún grupo de personas echen un vistazo regularmente para asegurarse que todo está funcionando correctamente.

La agricultura participativa: reencuentro entre el campo y la ciudad de Madrid

Por Marina García Llorente de IMIDRA (Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario), Alejandro Benito de IMIDRA  y Carmen Haro de la Universidad de Valladolid.

A pesar del potencial agrario de la región de Madrid, durante las últimas décadas se ha producido un proceso de “desagrarización” que ha llevado consigo un abandono del paisaje agrario y una desconexión de la población con el campo y el medio rural. Esto pone en riesgo el mantenimiento de los conocimientos tradicionales, la conservación de los agroecosistemas y los servicios que suministran (eg. fertilidad del suelo y diversidad cultivada) al bienestar humano.

En este contexto, surgió el proyecto Agrolab como un laboratorio de agricultura abierta donde confluyen campo y ciudad. Se trata de un proyecto de acción-investigación participativa donde se busca:

  • Proporcionar una formación en agricultura que derive en el emprendimiento agroecológico y en estrategias innovadoras de promoción de empleo y dinamización rural.
  • Construir espacios colaborativos en ambos mundos que sirvan de enlace y punto de encuentro para promover la creación de comunidades dinámicas entre campo y ciudad.
  • Recuperar la tradición y poner en valor prácticas agrícolas sociales y aliadas a la conservación ambiental.
  • Diseñar tecnologías abiertas y participativas al servicio de la agricultura y aliarnos con el arte para intervenir en común la realidad urbana y rural.
  • Promover y reconectar el bienestar humano a través del contacto con ambientes agrarios.

Desde principios del año 2015, más de 40 participantes han trabajado en el diseño participativo de una parcela de 3.000m2 situada en Perales de Tajuña (Madrid), donde se han instalado 24 parcelas formativas (50m2), zonas comunes y experimentales y espacios de reunión.  En una segunda fase, los participantes con inquietud de profesionalizase en el sector pasan a parcelas de 300m2 donde inician actividades de comercialización a pequeña escala.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con la idea de promover la educación, formación y dinamización en el sector agrario, el proyecto se articula alrededor de un itinerario formativo que incluye talleres y prácticas tutoradas sobre la planificación del terreno, siembra y plantación, cuidados,  mantenimiento  y recolección. Posteriormente se pretende profundizar en las bases para el emprendimiento, así como en la diversidad de posibilidades del sector y la implicación de colectivos específicos a través de huertos escolares o huertos terapéuticos y sociales.

Esperamos contribuir al diseño de un nuevo modelo, aplicable a otros municipios, en el que las prácticas de aprendizaje colectivo, la agricultura y la valorización del paisaje agrario sean la base para conectar las zonas urbanas y rurales.

Más información sobre el proyecto Agrolab.

Recetas comprometidas por el clima

Recetas de cocina contra el cambio climático

Por Fundación Triodos

El cambio climático está muy presente en la actualidad y nos plantea grandes desafíos en el futuro más inmediato. Es un problema global que nos afecta a todos y que exige cambios en nuestro modelo de producción y por tanto económico, nuestro consumo, no sólo energético, las decisiones de compra de bienes y servicios…se está generando una alteración climática global que provocará, a su vez, serios impactos tanto en el medio natural como en los sistemas socioeconómicos.

El impacto potencial es enorme, hay datos objetivos de predicciones de falta de agua potable, cambios en las condiciones de producción de alimentos, extinción de especies animales y plantas, aumento de inundaciones, tormentas, sequías y olas de calor que ya incrementan los índices de mortalidad en el planeta.

Son muchas las iniciativas que se están desarrollando para concienciar y paliar el cambio climático. Hoy destacamos una iniciativa impulsada por ECODES (Fundación Ecología y Desarrollo) que junto con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, han publicado un libro electrónico de recetas de cocina comprometidas por el clima, que busca “sensibilizar a los ciudadanos y a todos los actores de la cadena alimentaria sobre cómo poner en práctica una alimentación que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero en todas las fases de la cadena alimenticia”.

Huella de carbono

Tal y como indican en su web, a modo de resumen los requisitos generales de una dieta baja en carbono están relacionados con:

  • Consumir productos de temporada, cercanos y ecológicos.
  • Consumir más alimentos de origen vegetal que animal.
  • Utilizar la energía de forma eficiente antes, durante y después de cocinar.
  • Reaprovechar los restos de comida para elaborar otras recetas.

A través de esta interesante publicación nos dan ideas que nos permiten reflexionar, de forma que cada uno de nosotros podamos ayudar a reducir nuestra huella de carbono, y en este caso en concreto, haciéndolo desde la cocina.

En el siguiente link podréis encontrar la información facilitada por ECODES y descargar de forma gratuita el libro electrónico de recetas comprometidas con el clima. Seguro que a los centros educativos y demás entidades les viene bien tenerlo en sus sedes y practicar con los alumnos estas recetas para combatir y concienciar sobre el cambio climático.

fertlidad de la tierra

Libros en el huerto para todas las edades

Por Rosa Barasoain, La Fertilidad de la Tierra Ediciones.

Para hacer un huerto no importa el tamaño del espacio cultivable del que disponemos. Podemos cultivar pequeñas porciones de tierra, desde macetas, jardineras y mesas de cultivo, a grandes espacios donde combinar bancales de diferentes larguras. Tampoco importa la edad, los niños acompañados de sus padres o profesores pueden iniciarse en la experiencia de ver germinar las semillas y crecer verduras que luego cocinan en casa. Para la tercera edad la huerta es también un espacio y una actividad muy recomendable, donde tomar el aire, hacer un ejercicio moderado y disfrutar de la naturaleza.

Y en cada edad los libros serán un apoyo y guía para aprender, resolver dudas, hacerlo bien y de forma ecológica.  La presencia de libros en el entorno del huerto nos permite empezar a crear un hábito de lectura relacionado con estas tareas. Por ejemplo, es muy positivo fomentar la creación de una pequeña biblioteca de consulta compuesta por unos cuantos libros-guía que nos ayuden en las tareas de preparar la tierra, diseñar un huerto, orientarlo según el viento dominante, elegir entre bancales planos o elevados, diseñar el riego, conocer los distintos sistemas de acolchado, etc., y una vez tengamos el huerto en marcha consultar otros libros para saber qué rotaciones nos convienen o qué combinaciones de cultivos serán las más adecuadas.

Temporada tras temporada cogeremos el hábito y volveremos o consultar en sus páginas las fechas de siembra, la disposición y alternancia de cada cultivo, sus requisitos, las distancias de plantación… y se convertirán en nuestra referencia y maestros.

Profundizar en conocimientos de forma lúdica

libro el huerto más naturalCada uno en su nivel, podemos profundizar con ayuda de buenos autores en temas como la elaboración correcta del compost, o las ventajas de aplicar humus de lombriz obteniéndolo del reciclado de basuras orgánicas mediante el lombricompost, o cómo guardar las semillas de las hortalizas que cultivamos y nos gustan. Asimismo podemos probar a “ajardinar” ese espacio introduciendo una combinación de plantas hermosas (aromáticas, medicinales) y a la vez útiles porque atraen polinizadores. Un seto que rodee y proteja del viento el huerto igualmente será fuente de auxiliares y, según el espacio del que dispongamos, disfrutaremos al aprender a plantar y cuidar cultivos permanentes (por ejemplo frutos rojos), o incluso árboles frutales. Y qué decir si queremos también aprender apicultura, o cuidar un gallinero. Todos estos conocimientos –y no es una lista exhaustiva– ampliarán nuestros recursos económicos y culturales a la vez que contribuimos a diversificar y cuidar el entorno.

Autores de experiencia y buenos comunicadores

Como editorial especializada en agricultura ecológica os recomendamos  algunos autores como Mariano Bueno (“Manual práctico del huerto ecológico”, “Cómo hacer un buen compost”, “Elabora tu propio lombricompost”) que desde hace décadas imparte cursos a alumnos de colegios,  jóvenes, prejubilados o personas en paro.

Es imprescindible consultar las publicaciones de Jean Marie Lespinasse (“El huerto más natural”) que una vez jubilado ha sabido volcar toda su experiencia de huertos de manera que su libro es una verdadera guía pedagógica sobre cómo “funciona”, qué sucede en la tierra, cómo mejorar un pequeño huerto familiar o escolar, buscando la comodidad, la salud, y los alimentos sanos.

Para los más pequeños, la colección “Cuentos para cuidar la Tierra” (“La misión de los erizos”, “La vida del huerto ecológico”, “El viaje de Perú”), con historias sencillas muy bien ilustradas, harán disfrutar tanto a pequeños como a los más grandes, acercándonos a esta apertura a la naturaleza y su cuidado que es siempre un libro sobre huerta.

Con estas obras y autores la editorial La Fertilidad de la Tierra ha querido hacer una aportación al Premio Nacional Huertos Educativos Ecológicos, y en esta tercera convocatoria entregará distintos ejemplares a los centros premiados en las diferentes categorías. Es nuestra manera de contribuir a fomentar los hábitos de lectura creando esa pequeña biblioteca en el huerto.

fertilidad de la tierra

huertos de soria

Huertos terapéuticos para mejorar la salud mental

Por Roberto Ortega, responsable de comunicación de Huertos de Soria.

¿Puede la actividad en un huerto ayudar a mejorar la salud de las personas con enfermedad mental? La respuesta es sí. Las enfermedades mentales nos pueden afectar a cualquiera de nosotros en algún momento de nuestras vidas, desde una depresión, tan habituales en nuestra sociedad, hasta cuestiones más graves.

Huertos de Soria, es una empresa social con sede en Soria,  que cultiva y comercializa verduras y hortalizas con certificación ecológica con el principal objetivo de dar acceso al empleo a personas en  riesgo de exclusión del mercado laboral. Otros objetivos son el  fomentar el desarrollo del medio rural y crear conciencia sobre la importancia de los hábitos de consumo saludable.

Desde su nacimiento, Huertos de Soria, ha trabajado con enfermos mentales, a los que ha proporcionado empleo tanto en su tienda como en su centro de producción.

Los resultados han sido espectaculares, tal y como nos han contado los propios enfermos. Las tareas repetitivas que son necesarias para trabajar en una finca, unidas al propio esfuerzo físico, ayudan significativamente a estos enfermos. Están más tranquilos, duermen mejor por el simple hecho de llegar a casa cansados, pueden en muchos casos rebajar la medicación que están tomando y además, mientras trabajan con nosotros no registran episodios de hospitalización.

Collage

Esto es lo que nos hace estar más orgullosos de Huertos de Soria, dar una oportunidad laboral a estas personas en riesgo de exclusión, a las que no solo se les ayuda a ganarse la vida, sino que el trabajo en el huerto mejora sustancialmente su salud.

Huertos de Soria tiene también otra vertiente que podríamos llamar también ‘terapéutica’, aunque en este caso para la provincia de Soria, una de las más despobladas de España. Esta terapia está relacionada con la fijación de la población gracias a una red de agricultores asociados que producen bajo el paraguas de nuestra marca. En la provincia de Soria, con una población que ronda los 90.000 habitantes, colaborar en el mantenimiento de la población, en la recuperación de tierras de labor y en el desarrollo rural, es una labor muy importante.

Todo esto es posible gracias a la comercialización de productos ecológicos, que se venden a través de un grupo de consumo, de una tienda física en Soria capital y también a través de una tienda online con distribución en toda España.

Bombas de semillas

La agricultura natural, según Masanobu Fukuoka

Por Stéphanie Roblin, de Agriaffaires, empresa de productos y servicios para la agricultura.

El concepto de agricultura natural fue desarrollado por el biólogo, agricultor y filósofo japonés Masanobu Fukuoka en los años 70, rompiendo así con la agricultura industrial.

Cuando pensamos en la agricultura, solemos asociarla siempre con la maquinaria agrícola que trabaja el suelo. Sin embargo, según Masanobu Fukuoka, se puede conseguir mejores resultados sin utilizar maquinaria, dejando el suelo como está. Fukuoka define este tipo de agricultura como la agricultura “del no hacer o del no actuar”, esto es, una “agricultura salvaje”.

Durante miles de años, la naturaleza creció sin intervención humana y ahora se compone de animales, plantas, frutas, flores… ¿por qué intervenir entonces artificialmente si la naturaleza puede producir todo lo que necesita por sí misma?

Por supuesto, no se trata de no hacer nada, sino de intervenir lo menos posible para dejar que los procesos naturales hagan su trabajo. Fukuoka no se opone al trabajo del suelo sino al trabajo inútil de éste. Por ejemplo, piensa que fertilizar con abonos o luchar contra las malezas con pesticidas químicos no sólo es inútil sino peligroso.  En un ecosistema, estas funciones se rigen por la naturaleza misma.

Por el contrario, Fukuoka preconiza la rotación de los cultivos, ya que evita agotar el suelo, y recomienda dejar los tréboles blancos, por su aporte de nitrógeno al suelo y su importante papel evitando el desarrollo de malezas. Los tréboles actúan como un abono verde, nutren al suelo de forma natural y hacen innecesaria la aplicación de herbicidas.

En su libro La revolución de una brizna de paja, Fukuoka habla también de la maquinaria y del trabajo del suelo con arados. Según el biólogo, este trabajo destruye el equilibrio interno del suelo ya que mata a las lombrices y a otros organismos vivos. Para Fukuoka, sólo la intervención humana en la siembra y la cosecha está autorizada, o sea una agricultura sin labranza.

Fukuoka nos enseña también el método de siembra mediante bombas de semillas, que no requiere ningún trabajo o labor previa sobre el suelo. Las bolas de semillas están compuestas por la mezcla de arcilla (preferentemente volcánica roja) y material orgánico, como compost, envolviendo la semilla que queramos plantar. La mezcla se moja y se va formando compactando todos los ingredientes. Se dejan secar y se tiran donde y cuando queramos sembrar las semillas. Así de simple.

Como resumen, el concepto de agricultura natural se puede dividir en 4 puntos:

  • Dejar a la naturaleza trabajar (no labranza artificial). La tierra se cultiva por sí misma mediante la actividad de microrganismos, pequeños animales y lombrices.
  • Desarrollar la fertilidad natural del suelo (no fertilizantes químicos). El suelo alcanza el equilibrio con el propio ciclo de vida de las plantas y de los animales.
  • Reconocer el papel de las plantas pioneras (no matar las malezas). Estas malas hierbas desempeñan un papel en la construcción de la fertilidad del suelo y en el equilibrio de la comunidad biológica. Hay que controlar las malezas, no eliminarlas.
  • Buscar el equilibrio con los insectos y las aves. Sin intervención humana, la naturaleza se equilibra. Los insectos, las plagas y las enfermedades de las plantas siempre están presentes pero no debemos caer en el uso de herbicidas o insecticidas. Un enfoque inteligente del control de las enfermedades permite cultivar cosechas resistentes en un entorno sano.

Los conceptos de permacultura y de agricultura de conservación se inspiran directamente en la teoría de Fukuoka. Esta teoría es una verdadera reflexión sobre la relación entre el hombre y la naturaleza, sobre la nutrición y sobre la salud, que puede ser útil tener en cuenta a la hora de preparar un huerto ecológico.

Foto1

El suelo nos alimenta

Por Begoña Huerta, Eva Torcal, Lourdes Pérez, Mamen Pardos, Blanca Esteban, Piluca Lacambra y Jesús Betrán, miembros del equipo docente y de la comisión de huerto escolar del CEIP Cándido Domingo de Zaragoza. Ganador del primer premio en la categoría de primaria del Premio Nacional Huertos Escolares Ecológicos 2015.

El suelo es el recurso esencial para el mantenimiento del medio ambiente y en prácticamente cualquier producción agraria, suministra los nutrientes esenciales: el agua para el desarrollo del cultivo y las condiciones físicas para permitir el enraizamiento y la respiración de las raíces.

El mantenimiento del suelo del huerto escolar presenta, a nuestro entender, un doble objetivo:

  • Preservar y, hasta donde sea posible, incrementar la fertilidad.
  • Destacar ante los alumnos el papel del suelo como fuente de nutrientes y como lugar de reciclaje.

muestreando suelo1Un manejo adecuado del suelo del huerto escolar ecológico producirá pronto resultados en las dos direcciones. Por un lado el suelo se hará más fácil de preparar y trabajar, y la mejora será tan rápida que incluso será aparente para los alumnos en un mismo curso. Es esencial que los alumnos se impregnen de la “rentabilidad” más o menos inmediata que se obtiene de mantener los elementos del medio ambiente, y de la necesidad de gestionar adecuadamente los recursos.

Para mejorar la fertilidad incorporamos fertilizantes naturales, que tratándose de un huerto escolar están muy limitados ya que muchos subproductos permitidos en la agricultura ecológica no serían adecuados en ese entorno. En la práctica, quedamos limitados al uso de estiércol y maduro de “compost” (el fresco podría ser inadecuado si los niños entran en contacto directo con él), que puede elaborarse directamente en el huerto.

Las dosis de cualquiera de los productos deben orientarse a partir del conocimiento del sustrato que se obtenga mediante análisis. Esto tendrá también un aspecto educativo en el sentido de la necesidad de conocer el medio ambiente y los recursos para mantenerlos y mejorarlos.

Hay otras excelentes vías de mejora del suelo como son la rotación de cultivos, o la siembra de cultivos para enterrar, especialmente leguminosas. Las raíces de la leguminosa  (judías, habas, garbanzos, guisantes etc.) exploran y esponjan el suelo, y aportan nitrógeno gracias a la simbiosis con bacterias fijadoras de nitrógeno atmosférico.

Experiencia de mantenimiento del suelo en el CEIP Cándido Domingo

En nuestro huerto escolar ecológico el mantenimiento del suelo se ha abordado de la siguiente forma, incluyendo cada paso los correspondientes aspectos pedagógicos de la actividad:

 

  • Análisis del suelo. Cada dos o tres años es interesante conocer el estado del suelo a través del análisis de una muestra. Es importante que la muestra se extraiga respetando unos mínimos criterios de representatividad, y siempre en la misma época del año. La muestra de suelo debe tomarse con los alumnos. Es una oportunidad para explicar algunas nociones de muestreo y de la utilidad del análisis de suelo. Después se les pueden enseñar y comentar también los resultados analíticos.
  • Aportes de estiércol. Al menos una vez cada dos años se ha aportado una cantidad de estiércol suficiente para cubrir ligeramente toda la superficie. El estiércol se ha esparcido y mezclado con el suelo a la salida del invierno, antes de establecer los cultivos de primavera. En el momento de preparación del estiércol los alumnos deben conocer para que se hace esa aplicación. Se puede introducir el concepto de nutrientes esenciales, incluso cuales son. Explicar qué contiene el estiércol y cómo todo se recicla a través del suelo.
  • Siembra de guisantes para enterrar. Todos los años, en otoño o final de invierno, el terreno libre de cultivo se ha sembrado de guisantes con la finalidad de enterrarlos según se fuese necesitando el suelo. Cualquier leguminosa de invierno sería adecuada, pero el guisante presenta una buena resistencia al frío y no requiere riego. Los alumnos pueden hacer la siembra de la leguminosa, y luego seguir el desarrollo del cultivo. En cuanto las plantas tengan unos centímetros de altura se podrá ver el desarrollo de los nódulos en las raíces. A los alumnos les entusiasma observarlos, y saber que son una especie de “infección” de la planta donde viven unas bacterias que son beneficiosas.
  • Gestión de restos de cultivo. Se han enterrado siempre que ha sido posible. Si son voluminosos o muy lignificados, la incorporación puede resultar complicada, y también la utilización posterior del suelo, con lo que lo más recomendable es entonces retirarlos para compostar.
RAIZ DE GUISANTES1

Raíz de la planta del guisante

En resumen, el mantenimiento del suelo en el huerto escolar ecológico debe basarse en la gestión de la materia orgánica disponible y en el uso de leguminosas. Prestar atención al suelo y a las técnicas para mantener su fertilidad mejorará los resultados del huerto escolar, tanto desde el punto de vista del estado de los cultivos, como desde el punto de vista docente.