fertlidad de la tierra

Libros en el huerto para todas las edades

Por Rosa Barasoain, La Fertilidad de la Tierra Ediciones.

Para hacer un huerto no importa el tamaño del espacio cultivable del que disponemos. Podemos cultivar pequeñas porciones de tierra, desde macetas, jardineras y mesas de cultivo, a grandes espacios donde combinar bancales de diferentes larguras. Tampoco importa la edad, los niños acompañados de sus padres o profesores pueden iniciarse en la experiencia de ver germinar las semillas y crecer verduras que luego cocinan en casa. Para la tercera edad la huerta es también un espacio y una actividad muy recomendable, donde tomar el aire, hacer un ejercicio moderado y disfrutar de la naturaleza.

Y en cada edad los libros serán un apoyo y guía para aprender, resolver dudas, hacerlo bien y de forma ecológica.  La presencia de libros en el entorno del huerto nos permite empezar a crear un hábito de lectura relacionado con estas tareas. Por ejemplo, es muy positivo fomentar la creación de una pequeña biblioteca de consulta compuesta por unos cuantos libros-guía que nos ayuden en las tareas de preparar la tierra, diseñar un huerto, orientarlo según el viento dominante, elegir entre bancales planos o elevados, diseñar el riego, conocer los distintos sistemas de acolchado, etc., y una vez tengamos el huerto en marcha consultar otros libros para saber qué rotaciones nos convienen o qué combinaciones de cultivos serán las más adecuadas.

Temporada tras temporada cogeremos el hábito y volveremos o consultar en sus páginas las fechas de siembra, la disposición y alternancia de cada cultivo, sus requisitos, las distancias de plantación… y se convertirán en nuestra referencia y maestros.

Profundizar en conocimientos de forma lúdica

libro el huerto más naturalCada uno en su nivel, podemos profundizar con ayuda de buenos autores en temas como la elaboración correcta del compost, o las ventajas de aplicar humus de lombriz obteniéndolo del reciclado de basuras orgánicas mediante el lombricompost, o cómo guardar las semillas de las hortalizas que cultivamos y nos gustan. Asimismo podemos probar a “ajardinar” ese espacio introduciendo una combinación de plantas hermosas (aromáticas, medicinales) y a la vez útiles porque atraen polinizadores. Un seto que rodee y proteja del viento el huerto igualmente será fuente de auxiliares y, según el espacio del que dispongamos, disfrutaremos al aprender a plantar y cuidar cultivos permanentes (por ejemplo frutos rojos), o incluso árboles frutales. Y qué decir si queremos también aprender apicultura, o cuidar un gallinero. Todos estos conocimientos –y no es una lista exhaustiva– ampliarán nuestros recursos económicos y culturales a la vez que contribuimos a diversificar y cuidar el entorno.

Autores de experiencia y buenos comunicadores

Como editorial especializada en agricultura ecológica os recomendamos  algunos autores como Mariano Bueno (“Manual práctico del huerto ecológico”, “Cómo hacer un buen compost”, “Elabora tu propio lombricompost”) que desde hace décadas imparte cursos a alumnos de colegios,  jóvenes, prejubilados o personas en paro.

Es imprescindible consultar las publicaciones de Jean Marie Lespinasse (“El huerto más natural”) que una vez jubilado ha sabido volcar toda su experiencia de huertos de manera que su libro es una verdadera guía pedagógica sobre cómo “funciona”, qué sucede en la tierra, cómo mejorar un pequeño huerto familiar o escolar, buscando la comodidad, la salud, y los alimentos sanos.

Para los más pequeños, la colección “Cuentos para cuidar la Tierra” (“La misión de los erizos”, “La vida del huerto ecológico”, “El viaje de Perú”), con historias sencillas muy bien ilustradas, harán disfrutar tanto a pequeños como a los más grandes, acercándonos a esta apertura a la naturaleza y su cuidado que es siempre un libro sobre huerta.

Con estas obras y autores la editorial La Fertilidad de la Tierra ha querido hacer una aportación al Premio Nacional Huertos Educativos Ecológicos, y en esta tercera convocatoria entregará distintos ejemplares a los centros premiados en las diferentes categorías. Es nuestra manera de contribuir a fomentar los hábitos de lectura creando esa pequeña biblioteca en el huerto.

fertilidad de la tierra

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario