huerto ecoiidactico de la facultad de educación de soria

Los futuros maestros aprenden con el huerto educativo en el campus de Soria

Por Marcia Eugenio Gozalbo, Facultad de Educación de Soria, Universidad de Valladolid

Consolidación del Huerto EcoDidáctico de la Facultad de Educación de Soria como espacio educativo del campus

El Huerto EcoDidáctico del Campus Duques de Soria (Universidad de Valladolid) se ha consolidado como espacio educativo en este año 2017, con un cambio de localización que ha conllevado el traslado de las estructuras existentes (dos bancales elevados, un compostero doble y un vermicompostero de madera, además de un bidón para almacenaje de agua) a un espacio que se ha acondicionado en terrazas, orientado al sureste, más protegido del viento norte y con hermosas vistas al río Duero. Este espacio se ha vallado, señalizado como “Huerto EcoDidáctico” y registrado como espacio de pleno derecho del campus.

El huerto, cuyo manejo sigue los principios de la permacultura, nació en 2014 como una innovación docente del área de Didáctica de las Ciencias Experimentales para la asignatura de Ciencias Naturales, en 3º curso del Grado de Maestro de Educación Infantil, desde la que se presenta a las nuevas generaciones de maestros como un recurso muy adecuado para Infantil, que permite abordar de forma integrada, manipulativa y práctica, gran parte de los contenidos curriculares de ciencias naturales de la etapa, tanto conceptuales como actitudinales y procedimentales. En el marco de estos estudios de grado, el uso del huerto se aproxima mediante metodologías que implican un papel activo de los estudiantes, como el aprendizaje con tutoría (Eugenio M. y Aragón L. 2016), y promoviendo aprendizajes de tipo experiencial, en el que se da relevancia al trabajo de valores como la cooperación, el respeto y el cuidado de la vida, de la naturaleza y la salud.

huerto ecodidactico de la facultad de educación de soria

El cambio de localización, que se dio en febrero de 2017 ha proporcionado la oportunidad de trabajar en el huerto como proyecto, dando a los estudiantes capacidad de tomar decisiones sobre cómo mejorarlo. De este modo, se han añadido una caseta de herramientas donde guardar el material, y una mesa de exterior y algunos bancos, para mejorar su funcionalidad educativa. Además, se han plantado algunos árboles frutales, dos viñas y diversos árboles y arbustos autóctonos a modo de seto, y se ha ubicado un hotel de insectos, todo ello para aumentar su biodiversidad.

En relación a las propuestas educativas promovidas por el alumnado, se han llevado a cabo experimentos de crecimiento vegetal, se ha creado un rincón de plantas aromáticas, y se han ubicado especies “protectoras” en los bancales. Se ha trabajado también en el laboratorio midiendo el pH de los suelos, observando la mesofauna del vermicompost, estudiando la erosión de suelos mediante erosionómetros e investigando sobre los remedios naturales para las plagas.

El huerto constituye un espacio educativo facilitador de interacciones entre actores educativos. En este curso se han establecido colaboraciones con profesorado del Área de Didáctica de la Lengua y Literatura, y también con profesorado de la vecina EU de Ingenierías Agrarias. Este último llevó a cabo un análisis semicuantitativo de nutrientes en el vermicompost que obtenemos y utilizamos en los bancales, que nos permitió cerciorarnos de su excelente calidad. Además, hemos recibido la visita de un aula de Infantil de un colegio de la localidad para plantar el bancal de verano, que ha entusiasmado tanto a los alumnos/as de Infantil como a los de Grado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario