Plantas purificadoras del aire

Por Marian Molina Márquez, profesora de compensatoria de 1º y 2º de la ESO.

Existe un gran desconocimiento ante la acción descontaminante que las plantas realizan sobre diversas sustancias nocivas que se encuentran presentes en innumerables productos que contienen los aerosoles, detergentes, barnices e incluso radiaciones electromagnéticas que nos rodean. Todos sabemos que a través de la fotosíntesis, las plantas producen compuestos orgánicos aprovechando la luz solar para obtener energía a partir del dióxido de carbono junto con el agua, lo que nos aporta, entre otras cosas, el oxígeno que todos los seres vivos necesitamos para respirar. Los denominados “contaminantes orgánicos volátiles” que nos rodean, tanto en espacios interiores como exteriores, penetran en la planta a través de los estomas y entran en contacto con el agua que recubre sus paredes, para ser metabolizados por la planta o bien almacenados.

Con mi alumnado decidimos realizar una investigación sobre la acción purificante que efectuaban muchas de las plantas que teníamos plantadas en el huerto y, para sorpresa de muchos, no podíamos ni imaginar el auténtico tesoro que nos envolvía. El proyecto comenzó cuando iniciamos el diseño y la plantación de varios setos ajardinados utilizando diversas variedades de plantas con flor o aromáticas con el objetivo de atraer a insectos, especialmente abejas, para facilitar la polinización de nuestros cultivos. Posteriormente cada ecogrupo de alumnas y alumnos eligió, de forma colaborativa, una especie determinada para elaborar un informe, con ficha botánica incluida, que completara nuestro manual hortícola del ecohuerto. Este trabajo culminó con una amplia exposición fotográfica de cada planta en el hall del centro.

A raíz de esta planificación y proyecto cooperativo, me gustaría enumeraros una serie de variedades que descubrimos que teníamos cultivadas en el ecohuerto y su acción descontaminante, por ejemplo:

  • Las gerberas y kalanchoes inciden contra la acción tóxica que provoca el benceno presente en muchos plásticos y pinturas, gomas, óleos y gasolina.
  • El aloe y las cintas sobre el formaldehído que contienen alfombras y moquetas.
  • El ficus y la palmera enana sobre el tolueno que engloban muchos pegamentos.
  • La azalea sobre el xileno que incluyen gomas, tintas o disolventes e insecticidas.
  • El cyclamen actúa contra el formaldehído y el xileno.
  • Los potos, crotón y cintas nos ayudan a depurar el monóxido de carbono procedente del humo del tabaco.
  • La aspidistra, una planta muy característica de los patios andaluces, también absorbe el humo que se produce como consencuencia de quemar la leña en las chimeneas de las casas.

Por otro lado, con cajas de frutas que el alumnado pintó y recicló, construimos un cactuario en vertical adosándolas en un palé. Esto, además de proporcionar humedad al ambiente del huerto, nos protege de las muchas emisiones electromagnéticas del medio que nos rodea. Asimismo, plantamos geranio limón, jazmín y plumbago azul, que actúan como repelentes de insectos, al igual que muchas de nuestras plantas aromáticas como la menta, citronela, caléndula, lavanda o albahaca que actúan como auténticos aromatizantes naturales, preventivos de mosquitos y tábanos gracias a los aceites que contienen como el linalol, cineol o geraniol.

Pero lo más importante de todo es el efecto humidificante y depurativo del aire que nos regalan las plantas. Por ello, nos solemos referir a la masa forestal y arbórea de nuestro planeta como los auténticos pulmones de la Tierra. Por todos estos motivos es nuestro deber y responsabilidad contribuir al respeto, mantenimiento y sostenibilidad del medio ambiente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario