¿Por qué sembrar tus propios alimentos puede beneficiar al medio ambiente?

Por Edith Gómez, editora en Gananci, portal online que tiene como objetivo ayudar a jóvenes emprendedores a iniciar un negocio o a buscar un empleo.

Comprar alimentos cultivados localmente en el mercado de agricultores o en el supermercado local, es una buena manera de minimizar el impacto ambiental. Pero, además, cultivar tus propios alimentos te permite dar un paso más.

La manera más fácil de pensar en porqué cultivar tus propios alimentos y cómo reduces tu huella de carbono beneficiando al planeta, es imaginando la producción y la distribución de alimentos en términos de un recipiente vacío. Cuanto más lleno esté el recipiente, mayor será su impacto medioambiental y habrá más componentes implicados en la producción y el transporte de estos alimentos.

Combustibles fósiles y productos frescos

Cuando se tiene en cuenta el coste energético normal para transportar los alimentos a las tiendas locales, se estima que se recorre una distancia promedio de 2.414 kilómetros antes de que se consuma la comida.

Este transporte, a gran escala y a larga distancia, depende en gran medida de la quema de combustibles fósiles. De hecho, se estima que actualmente ponemos cerca de 10 kilocalorías de energía de combustibles fósiles en nuestro sistema de alimentos, por cada kilocaloría que obtenemos como alimento. ¿Por qué esto no es saludable?

De los muchos riesgos para salud pública y el medio ambiente asociados con la quema de combustibles fósiles, el más grave, en términos de consecuencias potencialmente irreversibles, es un fenómeno con el que todos nos hemos familiarizado, el cambio climático.

Plaguicidas y fertilizantes

Otro factor que hay que tener en cuenta es el uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos en cultivos convencionales. En Estados Unidos, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) aprobó el uso de pesticidas que aún no se habían estudiado de manera exhaustiva, y desafortunadamente, se relacionaron con el cáncer y otras enfermedades después.

Ahora se considera que el 60% de todos los herbicidas, el 90% de todos los fungicidas y el 30% de todos los insecticidas son carcinogénicos. Para que puedas hacerte una mejor idea del uso de estos químicos fíjate en esto: tan solo en Estados Unidos se utilizan más de 1.000 millones de toneladas al año.

Este es el 22% de los 5,9 millones de euros ende pesticidas que se usan en todo el mundo. ¿Qué quiere decir esto? Que, si tú mismo cultivas tu comida, puedes intervenir en la calidad de los alimentos que forman parte de tu dieta.

Los monocultivos

Los monocultivos, por ser un sistema de producción agrícola que emplea toda la tierra disponible al cultivo de una sola especie, reduce la biodiversidad y tiene mayor dependencia de pesticidas y fertilizantes comerciales.

Esta metodología conlleva unas prácticas agrícolas muy mecanizadas, incorpora semillas genéticamente modificadas y da como resultado la pérdida de nutrientes del suelo. Por lo tanto, cultivar tu propia comida permite evitar todas las repercusiones negativas que acompañan a los monocultivos, a la vez que proteges tu salud y la del medio ambiente.

Otros beneficios

Plantar, escardar, regar y cuidar de tus plantas te anima a salir de tu zona de confort y te proporcionará un entrenamiento significativo. Si tienes niños, incentívales a ayudarte. De esta manera valorarán más lo que se llevan a la boca, aprenderán a comer bien y sobre todo a cuidar el entorno que les rodea.

¿Qué opinas? ¿Te animas a cultivar tus propios alimentos? ¡Yo creo que sí!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario