Entradas

Construcción de cajas nido

Las aves, aliadas en el mantenimiento del huerto escolar

Por Mercè Gil Viñas, tutora de la USEE del IES Príncep de Girona, Barcelona.

La naturaleza muestra continuamente un equilibrio entre depredadores y presas que posibilita una correcta y constante proporción en el ecosistema de las poblaciones de ambos. En el Institut Príncep de Girona hemos querido imitar esta capacidad de autogestión en nuestro huerto escolar ecológico, y lo hemos hecho a través del enriquecimiento del medio que lo rodea.

Nuestra colonia de abejas, mariquitas, mariposas, lombrices y, sobre todo, aves, hace un trabajo óptimo en la labor de control de plagas. Para fomentar esta comunidad, y en relación directa con los pájaros, hemos instalado cajas-nido y comederos en las inmediaciones del terreno. Estos últimos artilugios cuentan con la peculiaridad, además, de que han sido diseñados y elaborados por los alumnos del centro a partir de materiales reciclados. Hay que decir que hasta el momento, su efectividad es plena.

Caja nido en el huerto escolar

Por otro lado, se encuentra en fase de inicio la construcción de un estanque en el que queremos fomentar la presencia de formas de vida anfibia, plantas acuáticas y libélulas. En este espacio, las aves podrán tanto refrescarse como beber y alimentarse. La promoción de la biodiversidad en el entorno escolar funciona como un recurso educativo muy adecuado para abordar temas de biología por observación directa.

Para llevar a cabo esta iniciativa, tomamos parte en dos proyectos de ciencia ciudadana del Instituto Catalán de Ornitología (ICO): “Ocells dels jardins” y “Projecte Nius”.

La meta del primero de los programas es registrar las aves que habitualmente visitan jardines, parques, balcones o terrazas. Los alumnos del instituto, por parejas, observan una vez a la semana las aves del jardín, ayudados por unos prismáticos, y anotan en una ficha los ejemplares avistados. A continuación, los estudiantes acceden a la web del ICO para introducir los datos recogidos donde, además, pueden examinar lo que otras personas han observado en otros lugares. Hasta el momento, los participantes han registrado garzas, lavanderas blancas, pinzones, mirlos y palomas comunes y torcaces y su trabajo será aprovechado por investigadores del ICO en labores de gestión y conservación de las aves.

Gracias al “Projecte Nius” recibimos varias cajas-nido para aves pequeñas que nuestros alumnos, más tarde, montaron e instalaron en los árboles cercanos al huerto escolar. Estos elementos son de gran utilidad a la hora de recoger datos sobre la puesta de huevos y, por supuesto, para aumentar la población de depredadores de plagas. Además, nos han permitido observar con cercanía algunas especies de animales que no se dejan ver fácilmente.

¡Os animamos a construir una para vuestro huerto!

Para conocer más detalles de estos programas, visite las entradas sobre estos proyectos en nuestro blog: Projecte Ocells dels Jardins | Projecte NIUS