Entradas

Conectar con la naturaleza, un buen plan como campamento de verano

Por Mónica Pérez-Solero, Fundadora de NewPa Inmersiones Inglés.

En abril Google nos recordaba el Día Internacional de la Tierra mediante una animación de Jane Goodall. Curiosamente en una época donde vivimos bombardeados por la información, que debería servirnos para ser más conscientes sobre el cuidado del medio ambiente, lo que como mucho hace la mayoría de la gente, es reciclar en sus casas y colgar algo en redes de vez en cuando.

Para nosotros ésta era una realidad no tan lejana. Sin embargo, llevábamos mucho tiempo con la idea en la cabeza de que había que hacer mucho más. Y sabíamos que tenía que estar orientado hacia las nuevas generaciones, impulsoras del cambio. De ahí nace NewPa, de la búsqueda de Nuevos Caminos (New Paths) para transmitir esta necesidad de reconectar con el mundo de una forma más sana, con más cabeza, sin dejar atrás el corazón y, sobre todo, con más conciencia.

Viniendo desde el mundo de la educación, en concreto desde la enseñanza del inglés como segunda lengua, fue sencillo visualizar el idioma como un elemento de aprendizaje transversal para alcanzar nuestros objetivos. Por eso centramos nuestras inmersiones en la educación en valores y la concienciación ambiental, combinándolos en uno para transmitir a los pequeños lo que llamamos “Econciencia”.

Siendo conscientes de la distancia cada vez más presente entre los niños y la naturaleza, nos vimos movidos y atraídos hacia un proyecto que pudiera reconectarles con el medio natural. Es por ello que nuestras Jornadas de Acampada y Campamentos se desarrollan en un entorno inigualable en la infinita Cantabria, con un planteamiento  móvil y transportable.

Con este mismo enfoque abordaremos también próximos proyectos en terrenos rurales en Inglaterra.

Son abundantes los estudios que nos dan a conocer los múltiples beneficios de la exposición de los niños a la naturaleza y nos gustaría mencionar algunos de ellos:

  • Apoya múltiples aspectos del desarrollo (cognitivo, motor…)
  • Estimula la creatividad y resolución de problemas
  • Mejora la capacidad cognitiva y el rendimiento académico
  • Reduce los síntomas del Trastorno de Déficit de Atención (TDA)
  • Aumenta la actividad física
  • Mejora la nutrición, la visión y las relaciones sociales
  • Favorece la autodisciplina
  • Reduce el estrés

Durante nuestras experiencias de inmersión, conectaremos de nuevo con la naturaleza en un entorno excepcional donde trabajaremos para desarrollar la autonomía personal y sacaremos partido a todos esos beneficios que hemos mencionado. Para ello disfrutaremos de aprender a cuidar del huerto y las gallinas, seremos Masterchefs responsables, haremos la compra en el NewPa supermarket, montaremos las tiendas donde dormiremos y haremos muchísimas actividades (Forest Survivor, Acrobatics, Musical Exprience, etc.) y talleres (Soap making, Woodwork, Sewing, Recycling arts, etc.).

Muchas familias nos preguntan si realmente es posible para niños con distinto nivel de inglés sacar el máximo partido de este tipo de experiencias. Para los que tengan sus dudas pueden leer nuestra entrada en el blog Mi hijo no sabe mucho inglés, ¿no se enterará en el campamento? ¿lo pasará mal? A nosotros no nos cabe ninguna duda de ello.

El proyecto NewPa ha reunido un precioso equipo multidisciplinario con gran experiencia con niños, responsable y dedicado.

¡Vienen cargados de ganas para plantar la semilla de la “Econciencia” en los corazones de los más pequeños!

granja naturaleza y arte

Granja, naturaleza y arte

Por Belén Martínez, coordinadora del campamento de verano 2017 “Granja, naturaleza y arte” y profesora de Veterinaria en la Universidad Complutense de Madrid

Existe un vínculo natural entre la infancia y la naturaleza, un interés por lo vivo y un sentimiento innato de empatía por los seres que nos rodean. Los niños se sienten a gusto en la naturaleza y tienden de forma espontánea a buscarla. Por ello, si esa libre exploración se da en áreas naturales y en contextos reales, como el de una granja, es más fácil que se produzca un vínculo estable y duradero con ella.

Partiendo de esta premisa, este verano hemos llevado a cabo una innovadora propuesta de campamento de verano, “Granja, naturaleza y arte”, con el objetivo de aproximar la agroecología, la naturaleza y el arte a un grupo de 14 niños y niñas de 7 a 13 años.

Para llevarlo a cabo, partimos del análisis del entorno urbano en el que tienen lugar las vidas de estos menores, e identificamos una necesidad en su desarrollo, que es la falta de contacto con la naturaleza, la desconexión con los procesos que sostienen la vida, incluida la producción y elaboración de alimentos, y con los procesos artísticos y artesanales.

Planteamos una propuesta no directiva y vivencial, basada en el juego libre, la observación, la exploración y la experimentación, con la que pretendíamos reconectar a los pequeños con la naturaleza, base material que sustenta nuestras vidas y, fuente de alimentos saludables y respetuosos con el medio ambiente. El lugar elegido fue la granja ecológica biodinámica Castilla Verde y el Centro el Abedul, en Camorritos en Cercedilla, Madrid, en un paraje de belleza extraordinaria a los pies de Siete Picos en pleno Parque Nacional Sierra de Guadarrama.

A lo largo de una semana, y respetando los ritmos de los niños y niñas, hemos combinado actividades propias de la granja, como el cuidado de la huerta y los animales, la elaboración artesanal de lácteos y pan, junto con la expresión artística y el juego libre en la naturaleza.

Dentro de las rutinas de la granja, cada día hemos podido dar de comer a las gallinas y recoger sus huevos, acariciar a los terneros y sentir su respiración, ordeñar a las vacas y  elaborar queso fresco a partir de su leche, corretear con los cerditos por la pradera observando cómo con su hocico descubren el mundo que les rodea, aprender sobre la etología de los caballos y la doma natural y montarlos, regar la huerta y observar los insectos y aves que habitan en ella, cosechar verduras con las que preparar después la ensalada, preparar y amasar nuestra propia base de pizza, etc., para así vivenciar el vínculo entre la agricultura, la ganadería, la alimentación, el campo y nuestro plato.

A través de excursiones por parajes cercanos o en la propia granja, hemos jugado libremente en naturaleza, respetándola y disfrutándola: trepando rocas, bañándonos en pozas y cascadas, identificando pájaros a partir de sus sonidos, descubriendo las primeras setas del año y la multitud de fauna que habita alrededor de los arroyos, construyendo un tipi a partir de ramas secas y cuerdas, tumbándonos a observar las estrellas en compañía de un amigo astrónomo y durmiendo al raso.

Hemos buscado también desarrollar la creatividad y la seguridad de los niños y niñas, mediante diferentes lenguajes de expresión artística, de manera lúdica y sin juzgar el resultado desde la mirada del adulto: acuarelas, pulido de piedra, elaboración de comederos de pájaros y de atrapa sueños, talleres de jabones y de bombas de semillas, cuentos y poesías en las veladas… allá donde la imaginación nos llevó.

Podéis encontrar más información sobre los campamentos en el siguiente enlace http://castillaverde.es/campamentos-2/