Entradas

EthicHub para la agricultura social de impacto positivo

Por Iñigo Molero, miembro del equipo de EthicHub.

El nuevo modelo de la tecnología blockchain

Cerca de cumplirse una década del nacimiento de Bitcoin, pocas dudas caben a día de hoy de que nos encontramos ante algo nuevo y totalmente disruptivo. Aquel experimento que surgió en foros marginales de criptografía hoy es una industria que mueve miles de millones de dólares. Pero eso no es todo. A medida que se empezaba a estudiar y tomar en serio la nueva propuesta lanzada desde el anonimato por un tal Satoshi Nakamoto, de un sistema de pagos sin intermediarios, muchas miradas se posaban en la tecnología subyacente que hacía posible resolver el problema del doble gasto en internet. Esa tecnología nueva es lo que conocemos como cadena de bloques o blockchain.

Si Bitcoin ha sido la primera propuesta funcional de la tecnología blockchain, hoy en día nos encontramos con múltiples propuestas que van más allá de ese primer modelo de uso y que ya están presentes en prácticamente todas las industrias y modelos de negocio en todo el mundo. Cientos de miles de millones de dólares están invertidos en el estudio y desarrollo de esta tecnología, mucho más dinero del invertido en los primeros años de internet, allá por los años 90 del siglo pasado.

Porque en realidad, lo que nos vino a descubrir Bitcoin es que estamos asistiendo a una revolución del actual internet de la información para inaugurar un nuevo escenario, el internet del valor. Si el primero ha sido fundamental y ha posibilitado un acceso a la información de forma global, el internet del valor nos propone, por primera vez, dar un paso más y poder transmitir valor a través de internet. Y es precisamente eso lo que ha abierto una infinidad de posibilidades para nuevos usos y modelos de negocio, porque ahora podemos prescindir de intermediarios o entes centrales de confianza que arbitren nuestras relaciones. Ahora, nuestra confianza la podemos depositar en algo tan aséptico como las matemáticas y la criptografía. Y esto es un cambio de paradigma tan bestial que probablemente todavía no somos del todo conscientes.

Apoyo a pequeños agricultores gracias al sistema blockchain

Una de las industrias donde se está experimentando con la tecnología blockchain es en el crowdlending. Aunque es un fenómeno relativamente reciente, está creciendo a ritmo de doble dígito todos los años y blockchain ha llegado también para poder optimizar muchos de los procedimientos actuales y la actual estructura operativa. Y es en este ambiente donde surge la idea de EthicHub, una startup, nativa de blockchain, que centra sus esfuerzos en los millones de agricultores desbancarizados que pueblan el planeta. EthicHub no hubiera sido posible sin la experiencia previa de sus promotores, muy relacionados profesionalmente con pequeños agricultores cafetaleros desbancarizados en México. Estos pequeños productores, al estar desbancarizados, sólo pueden recurrir al escaso dinero en efectivo que encuentran en sus localidades, disparando el tipo de interés por encima del 100% anual. Y aun así son capaces de hacer frente a los préstamos año tras año.

¿Podemos con la tecnología blockchain crear un verdadero P2P entre ellos y nosotros, entre estos dos mundos, y lograr un ecosistema donde todos los actores involucrados ganen con la relación? EthicHub ya está trabajando en eso y tenemos una primera versión Alfa de la plataforma para financiar los primeros proyectos. Y para validar nuestras hipótesis de trabajo hemos iniciado una campaña de crowdfunding para poder crear un fondo de donación exponencial que podamos destinarlo continuamente a financiar estos proyectos.

Es verdad que todo esto es muy nuevo, pero también que el futuro que nos desvela blockchain es brillante. Lo más apasionante de EthicHub es que podemos demostrar que iniciativas como esta pueden contribuir a poner fin a este círculo vicioso que padecen las personas desbancarizadas y que con estas mejores condiciones pueda aflorar en sus comunidades la figura del ahorro. Y por qué no, que, con el paso del tiempo, sea posible que empiece a surgir un pequeño tejido empresarial que permita incluir financieramente a cientos de millones de personas.

Un sueño llamado Cuentahuertos

Por Iván Trasgu, fundador de la Asociación Rompenubes.

Desde la Asociación Rompenubes estamos llevando a cabo una campaña de financiación con mucho esfuerzo y cariño para fusionar los cuentos con la educación medioambiental. Para ello hemos creado los Cuentahuertos: cuentos que enseñan, concientizan y divierten a los niños, acercándolos a la naturaleza de forma afectiva y respetuosa.

Tenemos un largo camino por recorrer, el primer paso para lograrlo es el 6º Festival Internacional de Cuentacuentos Rompenubes en el PRAE Valladolid. Si deseas conocer más sobre este insólito y atractivo proyecto aquí tienes el enlace. Además, queremos compartir generosamente contigo uno de los Cuentahuertos para que lo leas con tus hijos y os divirtáis tanto como lo hemos hecho nosotros al escribirlo.

Saludos y buenas historias.

 

“¡Eh humanos, aquí abajo!

Soy el Cuentahuertos. Me como lo que hay en tu cesto, la nariz te retuerzo y con un ojo tuerto, cuento historias que te dejan boquiabierto. Voy a contaros sin inquina, la verdadera razón de por qué os fascina tanto la Naturaleza, para dejaros de una pieza…

Hace ya unos miles de años, las aves llegaron a un acuerdo entre todas: en vista de que los humanos inofensivos parecían, hablarían una lengua que sólo unos pocos comprenderían: “El lenguaje verde” (que no es un insulto ni muerde). Muy pronto se estrecharon comunicaciones. Las aves, además de cantar canciones, ¡ya ves!, eran mensajeros, informaban sobre secretos verdaderos y colaboraban en bienes comunes que hacían la convivencia más agradable, la hable quien la hable.

Muy pronto la abundancia y la armonía propiciaron la convivencia ideal, pero el ser humano discrepaba de lo que tenía siempre al final: ¿quién sería entonces el animal?

Atesoraba con exceso, se apoderaba de lo ajeno y competir por tener más, fue su veneno letal. Los animales al Hombre de su error advirtieron, sin embargo, se extendió el rumor del buen sabor que tenían las aves asadas al fuego. Al humano le creció el ego y le mermó su valor. En toda la tierra era sabido, sin embargo, de forma inesperada, el ser humano mató millones de bandadas. Como castigo, la Banshee del bosque, el hada, grabó sobre una piedra que el ansia humana sería eterna y jamás saciada, que incluso hasta nuestros tiempos llegara.

Desde entonces, las aves ya no hablan la lengua verde y el Hombre no es ayudado cuando se pierde. Los animales huyen de su presencia, salvo los domesticados (la del perro, ¡qué paciencia!). Como por una especie de recuerdo subconsciente, hoy en día la gente, ama a los animales, las plantas, las piedras… ¡y hasta los minerales! Aman el aire que respiran… también huelen la basura que tiran. Quién sabe si algún día las aves nos perdonarán y a dirigirnos la palabra volverán.

Lo que está claro y hay que decir, es que, si algún día nos hablan y no estamos muertos, los primeros en oír serán los que estén cerca de un huerto. Amando a los tomates colgantes, los guisantes rodantes, las cebollas de lágrimas llenas, las ciruelas y los aguacates, los espaguet… ah esos no. Las abejas aguijonadas, los ajos desparramados, los espárragos agarrados, las cejas de las cabezas de las ovejas, las patas de los topos que se topan con las patatas y las calabazas que tapan las matas donde habitan las garrapatas. Los ojos de lentejas de los gansos, los trazos de los patos y las trazas de los garbanzos de Betanzos. Los sapos cojos que dan saltos a bandazos por las malezas y matojos, el hinojo anisado, el romero estirado, los hijos de las cornejas sin cejas y los vergonzosos corzos. Los osos perezosos haciendo caca, el orégano y la albahaca. Los gorgojos gozosos, las absurdas pulgas que urgan y se purgan en la turba, donde el grillo, del bocadillo, salta al calzoncillo y el abuelo le dice: ¡pillo, tubérculo! Y baja por la rodilla el grillo cayendo en un pepinillo. Así de sencillo termina este Cuentahuertos, quienes no amen, serán todo defectos. Que cada cual se aplique su cuento, y el que no, se lo llevará el viento. Zanahoria a zanahoria, victoria a victoria, fin de esta historia. Guárdala en tu memoria.”

El huerto de AMPY: una salida laboral con mucho futuro

Por Eliecer Soriano Disla, ingeniero técnico agrícola y coordinador del proyecto “El huerto de AMPY”.

La asociación de personas con discapacidad intelectual de Yecla (AMPY), en Murcia, lanzó hace 4 años el proyecto “El huerto de AMPY”. Esta iniciativa forma parte de su centro de día y va dirigido a personas con edades comprendidas entre los 21 y 61 años.

El huerto ecológico como salida laboral

Unas de las líneas prioritarias de AMPY es conseguir la inserción laboral de los usuarios para que puedan contribuir activamente en la sociedad, siendo el Huerto de AMPY una plataforma que va más allá de un taller ocupacional, pues tiene como objetivo principal la futura creación de un centro especial de empleo (CEE). Como ejemplo tenemos otros CEE que ya existen en España, como son el caso de Atades (Huesca), que produce hortalizas ecológicas y ofrece servicios de jardinería, o La Fagueda (Girona), con la producción de yogures ecológicos de alta calidad.

Cómo funciona nuestro proyecto

A través del trabajo que realizamos en el huerto y en el aula, se ha intentado que los usuarios se conviertan en los constructores de su propio conocimiento. El huerto permite crear situaciones que ponen en cuestión lo que ya sabían y que manifiestan sus limitaciones, de forma que ellos y ellas sientan la necesidad de adquirir nuevos conocimientos que les permitan solucionar los nuevos problemas que se les plantean. Para ello, se han relacionado con lo aprendido anteriormente, con lo explicado en cursos anteriores y con las vivencias adquiridas a través de la experiencia.

Por otro lado, conocer las necesidades, intereses, impulsos, deseos, expectativas y objetivos de los usuarios en este momento es fundamental para poder satisfacerlas. Esto lo consideramos muy importante puesto que la motivación es la base del desarrollo de aprendizajes duraderos. Es importante impulsar la creación de nuevas necesidades que les motiven a adquirir nuevos conocimientos.

Cada año hemos ido aumentando considerablemente la producción de hortalizas de temporada y el número de usuarios que demandan nuestros productos ecológicos, muchos de ellos con fines sociales.

Beneficios terapéuticos a través de la agricultura ecológica y el empleo

Durante el tiempo transcurrido desde los inicios del proyecto en el año 2014, se han podido comprobar los beneficios que esta actividad produce sobre las personas, tanto por sus propios comentarios como por la valoración de los distintos profesionales de la asociación:

ampy

– Formación enfocada a la inserción laboral.

– Desarrollo de nuevas capacidades y potenciación de cualidades.

– Dignificación: valorar como persona.

– Conciencia ambiental.

– Aumento de las relaciones sociales y la red de apoyo.

– Mejora de hábitos saludables.

– Aumento de la autoestima.

Algunos de los comentarios que han salido directamente de los participantes en el proyecto los mostramos a continuación:

“Cuando estoy ocupado y trabajando al aire libre, dejo de pensar en otras cosas que me afectan en la vida diaria”.

“Tengo ganas de ir al huerto para ver cómo están las hortalizas y los animales”.

“El tomate ecológico tiene mejor sabor si lo producimos nosotros”.

“Cuando estoy aburrido estoy más triste y prefiero estar distraído trabajando en el huerto ecológico”.

La agricultura ecológica, al contrario que la agricultura convencional, nos ofrece considerables beneficios: mejora el paisaje, ofrece unos hábitos de alimentación saludables, reduce el transporte de productos, ofrece unas adecuadas condiciones laborales a las personas y protege el medio ambiente.

¿Nos ayudas a seguir creciendo?

Debido al aumento del número de personas participantes, desde AMPY queremos dar un paso más y ampliar y mejorar las instalaciones existentes para crear un espacio más adecuado y cómodo. Queremos mejorar la zona de vestuarios y ampliar la zona de manipulación de productos y el almacén, así como mejorar la zona de sombra del huerto y plantar árboles.

Puedes participar en nuestra campaña de crowdfunding hasta el próximo 21 de julio.

 

apadrina un olivo

Revertir la despoblación creando empleo

Por el equipo de Apadrinaunolivo.org una organización que trabaja en el pueblo turolense de Oliete. 

Si tenemos en cuenta la realidad de los pueblos de España, cada vez son más los que han pasado a tener una población cada vez más envejecida. Analizando la situación, observamos que una de las causas principales de este proceso es la falta de oportunidades laborales, factor que ha propiciado que los jóvenes hayan decidido migrar a las ciudades, y por tanto, agravando la problemática del éxodo rural.

Para revertir esta situación, nació el proyecto social, solidario y sostenible Apadrinaunolivo.org. Donde el mundo veía olivos viejos e improductivos, nosotros visionamos el motor de bienestar y desarrollo económico que Oliete, un pueblo turolense en vías de desaparición, precisaba para sobrevivir.

Así surge Apadrinaunolivo.org, una plataforma que recupera y pone en valor a más de 100.000olivos centenarios abandonados para poder fijar población, creando empleo de calidad para personas desaventajadas por su condición rural, así como para aquellas con discapacidad intelectual, contribuyendo a su vez a la conservación de los ecosistemas rurales.

Para ello hemos desarrollado un programa único de apadrinamiento de olivos que consiste en una donación anual de 50€, con la que el padrino podrá bautizar a su olivo, visitarlo en persona y descubrir el pueblo. Además, para agradecer la confianza en el proyecto enviamos 2 litros de aceite solidario, social y sostenible procedentes del olivar recuperado a su domicilio.

apadrina-un-olivo

Por otro lado, el proyecto es también innovador por la creación de una nueva categoría de mercado rural friendly, de la cual nace la marca de aceite ‘Mi Olivo’. ‘Mi Olivo’ garantiza el respeto y conservación medioambiental de espacios de alto valor natural, como son los olivares de Oliete. Genera desarrollo económico sostenible en poblaciones inferiores a 500 habitantes. Además, ‘Mi Olivo’ es producido a partir de sus olivos en proceso de recuperación de la variedad empeltre y manzanota, dando lugar a una creación única por sus valores y sabor.

En menos de 4 años de acción, Apadrinaunolivo.org ha conseguido recuperar 5.300 olivos, lograr más de 2.000 padrinos y crear14 puestos de trabajo. Además, hemos reactivado el sector turístico del pueblo, cerrado más de20 acuerdos con empresas y ganado 15 premios de emprendimiento.

¿Nos ayudas a seguir salvando pueblos? Puedes apoyar nuestro proyecto participando en nuestra campaña de Crowdfunding:

https://crowdfunding.huertoseducativos.org/apadrina-un-olivo/761

Cómo hacer nuevos maceteros con materiales reciclados

Por la Asociación Jaulas Abiertas de Málaga, miembro de la Red de Universidades Cultivadas.

La sociedad de hoy en día se basa en un exceso de consumo, donde existe un gran empleo de los combustibles fósiles y de los recursos naturales, lo que provoca un aumento de los residuos y de la contaminación.

La Asociación j-Aulas Abiertas pretende promover el consumo responsable haciendo llegar a todos los sectores de la sociedad las herramientas necesarias para contribuir a proteger nuestro entorno y relacionarnos con él de manera sostenible, de forma natural y en consonancia con la naturaleza; fomentando un estilo de vida en el que predomine la importancia de las 3R de la ecología: reducir, reutilizar y reciclar, y los beneficios que esto conlleva.

En el terreno de la educación ambiental, ofrecemos talleres donde los asistentes conocerán la problemática que existe actualmente en el mundo con los residuos. De forma general, se da información sobre los materiales reciclados principales que se usan en cada taller, el tipo de contaminación que genera, el nivel de explotación actual del recurso del que procede, el tratamiento del residuo que se suele hacer a nivel estatal o local y se explica los diferentes usos que se le pueden dar a éstos si no se tratan como basura.

Contenido del taller

El pasado jueves 11 de enero realizamos un taller de maceteros reciclados enfocado a usuarios y usuarias de la Asociación Down Málaga. En el taller aprendimos cómo utilizar botellas de plástico para “transformarlas” en bonitos maceteros. Además de con botellas, podemos crear maceteros con otro tipo de materiales como papel, latas de metal, botellas de cristal, etc.

En general, cuando utilizamos plásticos, o un material que no sabemos el tratamiento que ha tenido, recomendamos sembrar plantas ornamentales, que no vayan destinadas al consumo, para así prevenir los posibles contaminantes que puedan disolverse en el agua de riego de la planta.

Se elaboraron dos tipos de maceteros, uno colgante y otro de autorriego.

Para fabricar el macetero colgante, se coloca la botella en posición horizontal y, con una tijera o cúter, cortamos en el plástico un orificio de un extremo a otro. Una vez hecha esta apertura, se realizan unos agujeros a los laterales de la botella para pasar una cuerda, que nos permite colgar la maceta de la pared o el techo. Una vez pasada la cuerda, se asegura con un par de nudos dobles. Para finalizar, se llena la botella de tierra o sustrato y se planta la planta escogida, en este caso aloe.

Para el macetero de autorriego, cortamos la botella por la mitad en posición vertical, quedándonos con dos partes. Luego hacemos un orificio en el tapón y colocamos una tela que pase por este agujero. Ahora encajamos la parte de arriba invertida de la botella en la parte de abajo, pasando la tela desde la parte superior hasta la parte inferior. Por último, llenamos solo la parte de arriba de la botella de tierra y plantamos la planta. Este sistema permite a la maceta tener un autorriego, ya que, al regarla, el agua que drena pasa a la parte baja de la botella y por capilaridad subirá por la tela regando a nuestra planta cuando lo necesite.

Nuestra campaña

En j-Aulas abiertas, apostamos por la educación ambiental y la permacultura y desarrollamos actividades y talleres como estos en una parcela de 1500 metros cuadrados situada en el campus universitario de Málaga. Actualmente, tenemos activa una campaña de crowdfunding en la plataforma de Huertos Educativos para poder seguir mejorando nuestro espacio y construir un domo geodésico de 8 metros de diámetro que sirva como aula abierta para dar cabida a actividades, clases de universidad, talleres, conferencias, etc.

Una de nuestras recompensas es una invitación al taller de reciclaje “Construcción de un macetero vertical con palets”. Los palets utilizados no tendrán ningún tratamiento y, para que perduren en el tiempo, los barnizaremos con aceite de linaza o de oliva; o se decorarán con pinturas fabricadas con productos naturales. En este taller se utilizarán herramientas más complejas por lo que irá enfocado a personas adultas.

¿Te animas a apoyar nuestro proyecto y participar?

donacion

La cosecha de la donación

Por Fundación Triodos

Desde que la Fundación Triodos puso en marcha a finales de 2015 la plataforma de crowdfunding para huertos educativos ecológicos, más de 500 personas y entidades se han sumado como donantes para lograr el éxito de las 12 campañas puestas en marcha por centros educativos y sociales de toda España.

Mediante la plataforma de crowdfunding para huertos se promueve la donación como herramienta de transformación social, de modo que los donantes son una parte fundamental de cada proyecto y son mayoritariamente personas, entidades y comercios de cercanía al proyecto, de modo que con su contribución logran mejorar su entorno y su comunidad.

Queremos en esta ocasión compartir algunos de los avances de los proyectos tras finalizar su campaña en el portal de huertoseducativos.org:

  1. El huerto de la Universidad Rovira i Virgili sigue avanzando, la difusión que hicieron del proyecto les ayudó a crecer en voluntarios. Entre estudiantes, profesorado, y vecindario, son ya un grupo de 60 personas. Este grupo ha construido una casita de herramientas hecha con materiales reutilizados que ha sido diseñada por los estudiantes de arquitectura de la Universidad. También han ampliado las parcelas de los huertos y han realizado muchas mejoras como la colocación de un panel con información sobre agricultura ecológica.

    Caseta del huerto Universidad Rovira i Virgili

    Caseta para las herramientas del huerto de la URV

  2. En el colegio La Purísima para niños sordos ya han colocado la valla y el espacio es mucho más seguro para todos. Disponen además de una toma de agua, lo que les facilita el riego y el trabajo en el huerto, y este año están trabajando en un proyecto en el que utilizan el huerto como aula para todos los temas relacionados con la naturaleza y los seres vivos.

    Valla del colegio La Purísima para niños sordos

    Nueva valla de proyección del huerto del colegio La Purísima para niños sordos.

  3. Las usuarias del Centro Ocupacional APADEMA (Asociación para la promoción y atención al discapacitado intelectual adulto) ya disfrutan de su huerto ecológico. Gracias a la campaña que pusieron en marcha el año pasado han podido acondicionar una parte del patio para iniciar un nuevo taller y ahora todas las semanas acuden para ver cómo se encuentran las frutas y las hortalizas plantadas. ¡Les encanta recolectar los productos que va dando el huerto!

    apadema

    Huerto Ecológico de la Asociación APADEMA

  4. El colegio Cooperativa Son Verí Nou puso en marcha una campaña para ajardinar el patio, zonas comunes y accesos, con plantas aromáticas autóctonas y árboles frutales y de esta manera hacer más presente la naturaleza en el centro. La campaña fue un éxito y gracias a la difusión que hicieron el proyecto ha crecido mucho. Ahora cuenta con gran participación de los padres y el AMPA y entre todos han creado blog como un punto de encuentro para hacernos partícipes de su día a día.

Gracias a todos los que habéis hecho posible estos proyectos porque son estos pequeños gestos los que ayudan a conseguir grandes cosas.

 

 

asociacion edau

Sembrando Oportunidades para personas con autismo

Por Fundación Triodos

La Asociación EDAU, especializada en ofrecer recursos a personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA) en Antequera, Málaga, es la protagonista de la nueva campaña de crowdfunding para huertos educativos en la plataforma promovida por la Fundación Triodos y Vida Sana.

A decir verdad, los protagonistas serán los 6 jóvenes, todos ellos con TEA o alguna discapacidad intelectual que, gracias a la Asociación EDAU y a las donaciones que reciba su proyecto, disfrutarán del huerto ecológico donde ampliar las actividades que hasta ahora trabajan en un programa de jardinería. La información detallada sobre proyecto ya se encuentra publicada en la plataforma de crowdfunding a través de la cual podemos colaborar haciendo una donación desde 5 euros.

asociacion edau“No solo es una actividad educativa. Es la primera piedra para crear el derecho a desarrollar una ocupación en la vida adulta. El trabajo dignifica y ellos quieren y pueden”.

Así valoran los responsables la actividad en marcha y en la que trabajan estos 6 jóvenes de entre 18 y 24 años. Hasta ahora, estos usuarios se ocupaban del cuidado de las plantas de interior y exterior en la sede de la asociación, pero el objetivo es habilitar una zona de huerto en la que sembrar plantas de fácil recolección.

Tal y como EDAU describe en el apartado de Necesidades del proyecto, la finalidad de la financiación mínima solicitada (500 euros) es adquirir herramientas y equipamientos básicos para el trabajo en el huerto. Si la campaña llega a la cantidad óptima (2.000 euros), el espacio se mejorará, se completará con una valla, se comprará pequeña maquinaria y se contará con un profesional que se encargue de formar a los jóvenes en las tareas que tienen que realizar.

Puedes ayudarles a conseguirlo donando aquí

 

 

 

campañas de exito sobre huertos educativos

Once campañas de éxito sobre Huertos Educativos

Por Fundación Triodos

A finales de 2015 lanzamos con la Asociación Vida Sana el proyecto de huertoseducativos que incluye la primera plataforma de crowdfunding para colegios y entidades sociales que trabajan el huerto ecológico con fines educativos. Este año cerramos el curso escolar cosechando con éxito 11 campañas de crowdfunding para huertos educativos. En total, más de 18.000 euros conseguidos gracias a la participación de 756 donantes comprometidos con otro modelo de educación y alimentación, han hecho posible que estos proyectos saliesen adelante.

Resumimos a continuación las historias de los protagonistas:

  • La Escuela IDEO, un proyecto educativo de reciente creación en la zona de las Tablas de Madrid que apuesta por pedagogías activas para el desarrollo de las inteligencias múltiples, quería mejorar el equipamiento del huerto escolar que tenían, y destinar los fondos recaudados al Colectivo Basurama, con los que comenzaron a transformar y decorar el patio durante el curso pasado. Gracias a las aportaciones de 102 donantes consiguieron alcanzar su objetivo recaudando 3.000 €.
  • La Fundación MAP que trabaja con personas con discapacidad en Girona, necesitaba conseguir nuevas herramientas para los niños y un invernadero que les permitiese cultivar en invierno y preparar el plantel para las escuelas. Gracias a las aportaciones de 117 donantes superaron ampliamente su objetivo llegando a recaudar 2.275 €.
  • El CEIP Federico García Sanchiz, situado en Alzira, Valencia, quería construir un gallinero en el huerto escolar para fomentar la responsabilidad del alumnado en el cuidado de las aves de granja. Gracias a las aportaciones de 141 donantes consiguieron alcanzar su objetivo recaudando 2.626 €.
  • El Centro Educativo de Educación Especial – La Purísima para niños sordos de Zaragoza, necesitaba colocar una valla de seguridad para poder mejorar y ampliar la zona de trabajo de la terraza y huerto escolar. Gracias a las aportaciones de 49 donantes consiguieron superar con creces su objetivo recaudando 2.790 €.
  • La Escuela de Secundaria Tretzevents Waldorf-Steiner de La Floresta, de Barcelona, necesitaba proteger su huerto de los jabalís que constantemente visitan la zona y destruyen los cultivos. Gracias a las aportaciones de 12 donantes consiguieron recaudar 700 €.
  • El colegio Cooperativa Son Verí Nou en las Islas Baleares, necesitaba ajardinar el patio, las zonas comunes y accesos con plantas aromáticas autóctonas para hacer más presente la naturaleza en el centro. Gracias a las aportaciones de 47 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 1.000 €.
  • El Colegio Público Ciudad de Badajoz situado en el barrio madrileño de Aluche, quería hacer crecer su Ecohuerta y ampliarla para poder crear un bosque comestible, convirtiéndolo en un lugar de innovación pedagógica. Gracias a las aportaciones de 67 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 935 €.
  • La Universidad Rovira i Virgili, de Tarragona necesitaba apoyo para realizar mejoras en los huertos sociales que tienen dentro de la universidad, en los cuales fomentan una educación basada en valores sociales y ambientales. Gracias a las aportaciones de 90 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 1.835 €.
  • El Centro Ocupacional APADEMA de Madrid, necesitaba fondos para poner en marcha un Huerto Ecológico, fomentando una alimentación saludable y desarrollando capacidades para la inserción laboral. Gracias a las aportaciones de 33 donantes consiguieron superar ampliamente su objetivo recaudando 1.045 €.
  • El I.E.S. Joaquín Romero Murube de Sevilla, quería continuar con su huerto como herramienta educativa y de apertura del centro al entorno del Polígono Sur, para favorecer la integración social. Gracias a las aportaciones de 56 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 905 €.
  • La escuela Els Raiers de la Pobla de Segur en Lérida, quería hacer dos espirales de plantas aromáticas y medicinales, siguiendo el modelo práctico que ofrece la permacultura. Gracias a las aportaciones de 41 donantes consiguieron superar su objetivo recaudando 974 €.huertos educativos ecológicos

Todos los proyectos que se han llevado a cabo son un ejemplo de esfuerzo e ilusión que han conseguido movilizar y sensibilizar a sus comunidades contribuyendo a que otro tipo de educación y alimentación es posible. Desde la Fundación Triodos queremos felicitaros de nuevo por el esfuerzo realizado y por la generosidad demostrada por los donantes.

Podéis encontrar información completa de cada uno de los proyectos en el siguiente enlace.

Os recordamos que a través de la web de crowdfunding para huertos educativos podéis colaborar con los nuevos proyectos que van a necesitar apoyo, o presentar vuestra propia iniciativa para crear o mejorar un huerto educativo.

crowdfunding huertos escolares

Financia mi huerto educativo, colectivamente

Por Ricardo Colmenares, director de la Fundación Triodos

Poco más de un mes después de que la Fundación Triodos lanzara la primera plataforma de financiación colectiva para huertos educativos ecológicos, a través de este portal, podemos hablar de éxito en las dos primeras campañas activas. Más de 200 pequeños donantes han contribuido a sumar, a través de pequeñas aportaciones, un total de 4.700 euros. La Escuela Ideo ha conseguido el 100% de los fondos para su proyecto de huerto escolar, mientras que el CEIP Federico García Sanchiz está muy cerca de lograr los fondos para su gallinero ecológico, a un 30% para ser exactos. Aún quedan unos días para que puedan lograr el 100% propuesto.

otro tipo de educación

La comida siempre ha sido una fuente de creación de vínculos sociales entre los seres humanos, de creación de comunidades, también en lo económico, algo que permanece hoy día. Pensemos en actividades como la caza, la trashumancia, la siembra, la cosecha, la cocina y la degustación de la comida. No se puede pensar en una buena fiesta sin comida que compartir.

La creación de comunidades asociativas para la colaboración entre productores y consumidores constituyó el corazón del posterior desarrollo de la agricultura ecológica tal como la conocemos hoy en día. Esta concepción multifuncional de producir alimentos proporciona un espacio único para la educación, la terapia, la integración y, en definitiva, para la regeneración de la vida social y del paisaje.

La actividad agraria en sentido amplio: agricultura, ganadería y silvicultura; es la base de toda economía pues sin ellas no podríamos vivir. La industria, los servicios y el comercio son sus complementos, y se sustentan en ella.

El huerto, actividad agraria a pequeña escala, se muestra como un lugar excelente para crear y regenerar comunidades educativas, terapéuticas y de integración social, de forma simultánea en la mayoría de casos. Todos servicios sociales.

Lo social implica a lo económico y viceversa, por lo que los huertos, constituyen lugares idóneos para practicar también la cooperación en lo económico, la fraternidad en comunidad. Donde es posible el reconocimiento de la dependencia mutua para conseguir un resultado determinado con sentido.

Desde la Fundación Triodos les animamos a participar en esta plataforma mediante la donación de pequeñas cantidades, para promover colectivamente, con ese pequeño gesto, otro tipo de educación, de alimentación, de relación con la naturaleza y de economía también, en el entorno de las comunidades educativas.