Entradas

Un nuevo huerto ecodidáctico brota en la Universidad Autónoma de Barcelona

Por Mariona Espinet y Josep Espluga, profesores de la Universidad Autónoma de Barcelona, miembro de la Red de Universidades Cultivadas.

La Facultad de Ciencias de la Educación de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) acaba de inaugurar en 2017 el huerto ecodidáctico, aprovechando la celebración de su 25º aniversario y del II Encuentro de Huertos Ecodidácticos de la Red Universidades Cultivadas (RUC) que tuvo lugar en nuestra universidad.

La propuesta consistió en recuperar un antiguo espacio de amplias dimensiones y en desuso, muy soleado, rico en nutrientes, y que hace 30 años se había dedicado a la actividad agrícola. Los profesores de diferentes departamentos de la UAB, como Mariona Espinet y German Llerena del grupo de investigación Gresc@, Josep Espluga y Xavier Suchs, decidimos colaborar en la realización de un Taller de Dinamización Agroecológica para acompañar el proceso de construcción de los bancales del nuevo huerto ecodidáctico.

II Encuentro de Huertos Ecodidácticos

Equipo de construcción del bancal del huerto ecodidáctico de la UAB

Nos hacía mucha ilusión recuperar este antiguo espacio para convertirlo en un entorno de aprendizaje y contribuir así al desarrollo de la soberanía alimentaria de los futuros maestros de educación infantil, educación primaria y educación social bajo el marco de la agroecología escolar (Llerena, G. & Espinet, M. Agroecología Escolar. 2017).

El Taller de Dinamización Agroecológica se desarrolló durante los tres días que duró el II Encuentro de Huertos Ecodidácticos y se organizó en las siguientes etapas:

  1. Exploración de los espacios agroecológicos del campus de la UAB para conocer sus características y realizar una diagnosis en relación a la línea del tiempo, usos del espacio, y mapa de actores. Estos espacios incluyen los cultivos productivos con finalidades de apoyo a la docencia y la investigación, gestionados por el personal de servicio, los huertos sociales ecológicos con finalidades lúdicas, gestionados por los estudiantes y, finalmente, el espacio donde albergar el nuevo huerto ecodidáctico con finalidades educativas.
  2. Diagnosis y formulación de propuestas sobre el futuro espacio para el huerto ecodidáctico: Al final de la visita se realiza un trabajo en grupos pequeños para compartir la información recogida, representarla gráficamente y debatir alrededor de las siguientes preguntas que ayudaran a formular acciones concretas: ¿Cómo enfocar la creación de un huerto ecodidácticos en la UAB? ¿Con qué objetivos? ¿Qué implicaciones tendría? ¿Cómo se podría implicar a los diferentes sectores universitarios y/o sociales? ¿Qué forma organizativa sería la más adecuada? ¿Con qué recursos habría que contar?
  3. Debate con los representantes de la universidad con responsabilidades directas en la toma de decisiones sobre la construcción de un huerto ecodidáctico en la Facultad de Ciencias de la Educación. Los diferentes grupos de trabajo presentan las propuestas de acción y debaten con un grupo de representantes de la UAB que incluyen el decano de la facultad, el vicerrector de economía y campus, el director de la oficina de medio ambiente, el coordinador de un grado ofrecido en la facultad, una profesora de la facultad y representantes de estudiantes.
  4. Construcción de un bancal colectivamente con la asesoría de un especialista en agricultura ecológica en contextos educativos, Ángel Puente de “La Despensa Biológica”, la participación del estudiante Ayoub Mouka, y la participación del alumnado de 2º de educación primaria de la “Escuela Bellaterra” y de su maestra Lolita Bolaño. Este bancal, una vez montado, ha servido para generar interés por parte de los diferentes actores de la Facultad de Ciencias de la Educación. En enero de 2018 la Facultad concedió un Proyecto de Innovación Docente para financiar la construcción de tres nuevos bancales. El proceso está en marcha, el compromiso de los representantes es importante, y muchos estudiantes están motivados para adquirir experiencia en la gestión de los huertos ecológicos como espacios educativos.

 

huerto ecoiidactico de la facultad de educación de soria

Los futuros maestros aprenden con el huerto educativo en el campus de Soria

Por Marcia Eugenio Gozalbo, Facultad de Educación de Soria, Universidad de Valladolid

Consolidación del Huerto EcoDidáctico de la Facultad de Educación de Soria como espacio educativo del campus

El Huerto EcoDidáctico del Campus Duques de Soria (Universidad de Valladolid) se ha consolidado como espacio educativo en este año 2017, con un cambio de localización que ha conllevado el traslado de las estructuras existentes (dos bancales elevados, un compostero doble y un vermicompostero de madera, además de un bidón para almacenaje de agua) a un espacio que se ha acondicionado en terrazas, orientado al sureste, más protegido del viento norte y con hermosas vistas al río Duero. Este espacio se ha vallado, señalizado como “Huerto EcoDidáctico” y registrado como espacio de pleno derecho del campus.

El huerto, cuyo manejo sigue los principios de la permacultura, nació en 2014 como una innovación docente del área de Didáctica de las Ciencias Experimentales para la asignatura de Ciencias Naturales, en 3º curso del Grado de Maestro de Educación Infantil, desde la que se presenta a las nuevas generaciones de maestros como un recurso muy adecuado para Infantil, que permite abordar de forma integrada, manipulativa y práctica, gran parte de los contenidos curriculares de ciencias naturales de la etapa, tanto conceptuales como actitudinales y procedimentales. En el marco de estos estudios de grado, el uso del huerto se aproxima mediante metodologías que implican un papel activo de los estudiantes, como el aprendizaje con tutoría (Eugenio M. y Aragón L. 2016), y promoviendo aprendizajes de tipo experiencial, en el que se da relevancia al trabajo de valores como la cooperación, el respeto y el cuidado de la vida, de la naturaleza y la salud.

huerto ecodidactico de la facultad de educación de soria

El cambio de localización, que se dio en febrero de 2017 ha proporcionado la oportunidad de trabajar en el huerto como proyecto, dando a los estudiantes capacidad de tomar decisiones sobre cómo mejorarlo. De este modo, se han añadido una caseta de herramientas donde guardar el material, y una mesa de exterior y algunos bancos, para mejorar su funcionalidad educativa. Además, se han plantado algunos árboles frutales, dos viñas y diversos árboles y arbustos autóctonos a modo de seto, y se ha ubicado un hotel de insectos, todo ello para aumentar su biodiversidad.

En relación a las propuestas educativas promovidas por el alumnado, se han llevado a cabo experimentos de crecimiento vegetal, se ha creado un rincón de plantas aromáticas, y se han ubicado especies “protectoras” en los bancales. Se ha trabajado también en el laboratorio midiendo el pH de los suelos, observando la mesofauna del vermicompost, estudiando la erosión de suelos mediante erosionómetros e investigando sobre los remedios naturales para las plagas.

El huerto constituye un espacio educativo facilitador de interacciones entre actores educativos. En este curso se han establecido colaboraciones con profesorado del Área de Didáctica de la Lengua y Literatura, y también con profesorado de la vecina EU de Ingenierías Agrarias. Este último llevó a cabo un análisis semicuantitativo de nutrientes en el vermicompost que obtenemos y utilizamos en los bancales, que nos permitió cerciorarnos de su excelente calidad. Además, hemos recibido la visita de un aula de Infantil de un colegio de la localidad para plantar el bancal de verano, que ha entusiasmado tanto a los alumnos/as de Infantil como a los de Grado.