Entradas

En el huerto, todos somos iguales

Por Enrique Pino, educador responsable del desarrollo del proyecto, y Juan Cruz, director del proyecto, experto en programas de ocio y fundador de Desarrollo Integral de Ocio y Tiempo Libre (DiotOcio).

Ocio inclusivo e intergeneracional en torno a la creación colectiva de un huerto urbano

Somos naturaleza, haciendo huerto” es el taller medioambiental del XI programa “Por una casa para todos” de ocio intergeneracional e inclusivo, impulsado por el Área de Solidaridad de La Casa Encendida, en Madrid.

El programa pretende dar respuesta a la demanda social de actividades que fomenten, desde el ámbito del ocio, el acceso y la participación de personas de diferentes edades, culturas, profesiones, voluntarios y niveles funcionales de capacidad (físicas, sensoriales, intelectuales, psíquicas), para que puedan disfrutar conjuntamente en torno a la creación colectiva de un huerto urbano.

Se desarrolla de febrero a julio de 2017 en el Centro de Información y Educación Ambiental “El Huerto del Retiro”, cedido para este proyecto por el Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid. Participan 22 personas que acuden semanalmente para crear un huerto desde cero y que puedan utilizar los conocimientos adquiridos para disfrutar su tiempo libre, incrementar su formación laboral y ser otro recurso de apoyo para la integración social, comunitaria, transversal, local o asociativa.

Montaje

Dos ideas principales constituyen los pilares de esta experiencia: explorar el potencial de la naturaleza para la mejora de la calidad de vida y generar una experiencia grupal normalizada en la que cada participante se enriquezca de las relaciones con los demás y desde la riqueza de perfiles diferentes pueda manifestar y compartir sus capacidades.

Durante el proceso de creación del huerto cada participante tiene la oportunidad para mejorar sus habilidades relacionales, de comunicación y escucha, crear junto a los demás, aprender de todos y enseñar a todos, encontrar y ofrecer apoyo, compartir emociones y disfrutar de la sensación de pertenecer a un grupo normalizado de personas que tienen un objetivo común: mimar el huerto. De esta manera natural los participantes interaccionan y comparten superando prejuicios, estereotipos y bloqueos frente a las diferencias.

Haciendo Huerto 2014 (72)La clave para conseguir esta rica experiencia humana tal vez resida en entender que el grupo se convierte en una fuente de vivencias y aprendizajes tan rica en diversidad como el propio huerto que con edades, intereses, conocimientos, roles y capacidades tan diversas se configura como un grupo humano “sin perfil”.

Si bien el objetivo principal no es el “éxito biológico” del huerto sino el proceso de cuidarlo juntos, se consigue la supervivencia de prácticamente el 90% de las plantas que viven en él, pertenecientes también a una gran variedad de especies.

En el taller “Somos naturaleza, haciendo huerto” han participado en 9 años unas 190 personas. Se nutre con el apoyo de los voluntarios de las 6 ONG e instituciones que colaboran y el apoyo de los profesionales de ocio de las mismas y está dinamizado por dos educadores ambientales especialistas en huerto y procesos de intervención socioambiental. Su tarea se centra en tres ámbitos diferentes:

  1. Trasmitir los conocimientos técnicos para que el huerto crezca junto a la experiencia vivencial personal/grupal. Los profesionales adaptan las actividades de aprendizaje a todos los participantes: juegos, talleres, experimentos y mucha práctica en el huerto.
  2. Permanecer atentos a las individualidades para que todos compartan lo que llevan dentro.
  3. Dinamizar y ayudar a que el grupo se torne protagonista y dueño del huerto desde el inicio, que tenga capacidad de decisión y autonomía para deshacer y hacer crecer.

Disfrutamos, aprendemos, compartimos. En cada sesión hay color, sorpresas, meriendas, buen humor y risas con buen o mal tiempo. Esa es la idea.

Premiar y reconocer el trabajo de los huertos ecológicos

Por Fundación Triodos.

En la Fundación somos conscientes del esfuerzo que supone poner en marcha un proyecto de huerto educativo ecológico. Los promotores de estos proyectos, en ocasiones, tienen primero que justificar su puesta en marcha ante los órganos de decisión de cada centro, tienen que buscar aliados y tienen que esforzarse todo el año para que el proyecto siga vivo, tenga sentido, adquiera protagonismo y realmente aporte los resultados esperados.

Pero detrás de todo este esfuerzo hay un objetivo y unos resultados que conllevan infinidad de beneficios tanto a los promotores de los proyectos como a los usuarios de los mismos. Hasta el momento casi un centenar de colaboradores de nuestro blog han querido compartir sus experiencias positivas entorno al huerto para seguir difundiendo su valioso papel y seguir animando a la comunidad educativa a iniciar este tipo de proyectos.

Por todo ello desde la Fundación Triodos y en colaboración con la Asociación Vida Sana, queremos premiar el esfuerzo y la dedicación de estos colectivos, con la puesta en marcha por cuarto año consecutivo de una nueva convocatoria del Premio Nacional Huertos Educativos Ecológicos.

Premio Huertos_Educativos_Ecológicos¿En qué consiste el premio?

El objetivo de premio, en el que ya han participado cerca de 400 centros educativos y sociales de todo el país, es aflorar proyectos que actualmente se están llevando a cabo para continuar potenciando el huerto ecológico como herramienta educativa que favorece un aprendizaje global y fomenta los valores del respeto por el medio ambiente, la producción sostenible de hortalizas, así como una alimentación sana.

Se establecen cuatro categorías:

  1. Educación Infantil (sólo centros que trabajen con alumnos hasta los 6 años)
  2. Educación Primaria (centros que trabajan conjuntamente con alumnos de infantil y primaria, y si es el caso secundaria)
  3. Educación Secundaria (centros que trabajen con niños a partir de 12 años)
  4. Agricultura Social (proyectos y experiencias que fomenten la  regeneración social a través de la agricultura ecológica),  incluidos los centros de educación especial para adultos y los de educación secundaria no obligatoria (Bachillerato y Ciclos Formativos)

¿Cómo se puede participar?

Para solicitar la participación en el premio deberá:

  1. Rellenar el formulario de inscripción en la web www.mamaterra.info.
  2. Adjuntar la memoria del proyecto  con los anexos correspondientes en un único documento. El tamaño máximo aceptado de la memoria es de 10Mb.
  3. Plazo de presentación de proyectos: del 01/06/2017 al 15/07/2017.

¿Qué aporta a los premiados?

Para cada una de las categorías hay un Primer Premio de 1.000 € y un accésit con material para el huerto ecológico. Además se elegirán siete finalistas por cada categoría a los que se les entregará un diploma acreditativo.

Pero, más allá de la aportación económica, lo que queremos otorgar a los centros seleccionados es un reconocimiento. Queremos que el premio sirva para reconocer su éxito, para valorar el esfuerzo de los promotores y para dar visibilidad a su iniciativa con la intención de que pueda servir de ejemplo a todos los centros que estén diseñando su proyecto de huerto ecológico.

Si quiere conocer más detalles del premio consulte las Bases y el Funcionamiento del jurado.

Evento

huerto ecoiidactico de la facultad de educación de soria

Los futuros maestros aprenden con el huerto educativo en el campus de Soria

Por Marcia Eugenio Gozalbo, Facultad de Educación de Soria, Universidad de Valladolid

Consolidación del Huerto EcoDidáctico de la Facultad de Educación de Soria como espacio educativo del campus

El Huerto EcoDidáctico del Campus Duques de Soria (Universidad de Valladolid) se ha consolidado como espacio educativo en este año 2017, con un cambio de localización que ha conllevado el traslado de las estructuras existentes (dos bancales elevados, un compostero doble y un vermicompostero de madera, además de un bidón para almacenaje de agua) a un espacio que se ha acondicionado en terrazas, orientado al sureste, más protegido del viento norte y con hermosas vistas al río Duero. Este espacio se ha vallado, señalizado como “Huerto EcoDidáctico” y registrado como espacio de pleno derecho del campus.

El huerto, cuyo manejo sigue los principios de la permacultura, nació en 2014 como una innovación docente del área de Didáctica de las Ciencias Experimentales para la asignatura de Ciencias Naturales, en 3º curso del Grado de Maestro de Educación Infantil, desde la que se presenta a las nuevas generaciones de maestros como un recurso muy adecuado para Infantil, que permite abordar de forma integrada, manipulativa y práctica, gran parte de los contenidos curriculares de ciencias naturales de la etapa, tanto conceptuales como actitudinales y procedimentales. En el marco de estos estudios de grado, el uso del huerto se aproxima mediante metodologías que implican un papel activo de los estudiantes, como el aprendizaje con tutoría (Eugenio M. y Aragón L. 2016), y promoviendo aprendizajes de tipo experiencial, en el que se da relevancia al trabajo de valores como la cooperación, el respeto y el cuidado de la vida, de la naturaleza y la salud.

huerto ecodidactico de la facultad de educación de soria

El cambio de localización, que se dio en febrero de 2017 ha proporcionado la oportunidad de trabajar en el huerto como proyecto, dando a los estudiantes capacidad de tomar decisiones sobre cómo mejorarlo. De este modo, se han añadido una caseta de herramientas donde guardar el material, y una mesa de exterior y algunos bancos, para mejorar su funcionalidad educativa. Además, se han plantado algunos árboles frutales, dos viñas y diversos árboles y arbustos autóctonos a modo de seto, y se ha ubicado un hotel de insectos, todo ello para aumentar su biodiversidad.

En relación a las propuestas educativas promovidas por el alumnado, se han llevado a cabo experimentos de crecimiento vegetal, se ha creado un rincón de plantas aromáticas, y se han ubicado especies “protectoras” en los bancales. Se ha trabajado también en el laboratorio midiendo el pH de los suelos, observando la mesofauna del vermicompost, estudiando la erosión de suelos mediante erosionómetros e investigando sobre los remedios naturales para las plagas.

El huerto constituye un espacio educativo facilitador de interacciones entre actores educativos. En este curso se han establecido colaboraciones con profesorado del Área de Didáctica de la Lengua y Literatura, y también con profesorado de la vecina EU de Ingenierías Agrarias. Este último llevó a cabo un análisis semicuantitativo de nutrientes en el vermicompost que obtenemos y utilizamos en los bancales, que nos permitió cerciorarnos de su excelente calidad. Además, hemos recibido la visita de un aula de Infantil de un colegio de la localidad para plantar el bancal de verano, que ha entusiasmado tanto a los alumnos/as de Infantil como a los de Grado.

domo geodesico

¿Qué es un domo geodésico?

Por Mario Turégano, fundador de Midomo

Parece que el ser humano se empeña cada vez más en buscar espacios para habitar alejados de lo natural. Con la necesidad de aprovechar el espacio al máximo, se va aprisionando poco a poco entre tanto ángulo de 90º, maravilloso para que todo encaje perfectamente como un puzzle, pero limitador para la creatividad y para el espíritu.

Richard Buckminster Fuller (1895-1983), fue un arquitecto, diseñador, visionario, escritor e inventor, que se hizo famoso por el estudio que hizo sobre los domos geodésicos. Intentó crear un espacio para habitar más sostenible y más humano, que además pudiese ser fácilmente construido por cualquier persona. Partiendo de la figura geométrica más sencilla y más resistente que existe, el triángulo, y basándose en los sólidos platónicos, desarrolló una de las estructuras más fuertes que se conocen. Su forma curva es capaz de soportar terremotos de gran magnitud, además de vientos huracanados o la acumulación de nieve. Son estructuras que se autosustentan, por lo que no necesitan columnas, y son relativamente fáciles de construir y transportar.

¿Cómo se construye un domo?

Cuando vamos a construir un domo, tenemos que observar el entorno para elegir los elementos más naturales a nuestro alcance. La madera es, sin duda, el material accesible más noble y que más beneficios tiene tanto para quien habita en su interior como para el medio ambiente.

domo igluLos iglúes de los esquimales tienen muchas similitudes con el domo. Aparte de la forma semiesférica de ambos, el material con el que están construidos, es de alguna manera parecido en cuanto a que lo podemos encontrar en la naturaleza y que no deja rastro ni daños en el entorno.

Habitar un espacio que está construido con los materiales que nos rodean, parece la forma más lógica de vivir.

Construir una cúpula geodésica puede ser una experiencia maravillosa, en la que uno mismo aprende a diseñar un espacio más auténtico, más sano, menos agresivo con el entorno. Si bien estar dentro de una de estas construcciones es algo mágico, la sensación es mucho más grande si somos nosotros mismos los que lo hemos construido.

Su forma curva, sin esquinas y los materiales con los que generalmente están construidos, hacen que realmente estemos mucho más en armonía que si entramos en una típica construcción moderna de cualquier ciudad del mundo.

Recordemos que nuestra primera vivienda antes de nacer, fue una especie de domo, en la que nos sentíamos totalmente protegidos.

Además su uso no está limitado únicamente a la vivienda. Este tipo de construcciones nos pueden servir para infinidad de posibilidades como podría ser un invernadero, sala de yoga, aula de naturaleza, sala de juegos para los niños, aula de innovación…

domo invernadero

Si tenemos en cuenta que la propia construcción en grupo es ya de por sí una experiencia enriquecedora en la que todos aprendemos, además de una técnica constructiva, a trabajar en equipo, la sensación de satisfacción es plena, una vez hemos terminado el trabajo y nos encontramos dentro observando el espacio que hemos creado entre todos.

Si estáis interesados en conocer más sobre esta estructura pincha aquí.

Cómo regar los huertos urbanos con el agua de la ducha

Por el equipo de Esferic Better Things

Seguramente cada mañana, antes de entrar en la ducha, abres el grifo y dejas que corra el agua mientras esperas a que salga caliente. Muchos de nosotros adoptamos esta mala práctica ya que hasta ahora no había una manera sencilla de evitar que se malgastasen entre 3 y 6 litros por ducha.

Esferic Better Things ha diseñado la primera regadera plegable que permite recoger, transportar cómodamente y reutilizar toda esta agua para el riego de plantas y huertos urbanos: la Bolsa del Agua o Waterdrop.

IMG_4280Esta regadera plegable permite ahorrar más de 1.000 litros de agua al año en las casas, si se utiliza al menos una vez al día. Imagina si la utilizas dos o tres veces. Es una solución sencilla, económica y de sentido común al uso sostenible del agua en los hogares.

Waterdrop no sólo es un objeto para recoger ese agua que malgastamos cada día, es también una llamada a la acción para que no se desperdicie este recurso, busca cambiar los hábitos de consumo y concienciar a la población. Está fabricada con poliuretano termoplástico, un material reciclable y de múltiples usos que puede durar años.

Un niño de 5 años fue el primero que dio la voz de alarma sobre el agua limpia que se estaba yendo por el desagüe y gracias a él, nació Waterdrop. “Con un pequeño gesto evitas que se desperdicie agua. No importa si la gente utiliza la bolsa del agua o un cubo porque lo importante es que valore este recurso natural y lo puedan reutilizar en huertos urbanos y plantas, dar de beber a los animales o usos domésticos”, asegura Suso Chulvi, miembro del equipo de Esferic Better Things.

Esferic es una compañía especializada en desarrollar ideas que solucionan problemas cotidianos de la manera más sostenible posible. También es pionera en diseñar y gestionar campañas de concienciación y de RSC para fomentar una sociedad respetuosa con el medioambiente.

Para conseguir este objetivo llevan a cabo campañas de sensibilización en colegios con las que enseñan a los más pequeños a cuidar el agua. “Los niños aprenden a hacer un uso responsable del agua y es muy importante porque lo que aprenden desde pequeños lo llevarán siempre con ellos”, añade Chulvi.

En el siguiente enlace podéis ver un vídeo para saber cómo usar Waterdrop:

premio huertos sostenibles madrid

Los huertos escolares de Madrid se van de fiesta

Por Andrea Estrella Torres, responsable del área de huertos escolares de la cooperativa agroecológica Germinando.

Cada vez son más los centros educativos que inician interesantes e innovadores proyectos relacionados con los huertos escolares ecológicos o sostenibles. De hecho, muchas ciudades cuentan ya con su propia red, como la recién impulsada Red de Huertos Escolares de la Ribera de Navarra o la ya veterana Red de Huertos Escolares de Zaragoza. Estas redes pretenden poner en valor y apoyar el trabajo que se está llevando a cabo en todas estas iniciativas, favoreciendo espacios de intercambio de experiencias y enriquecimiento transversal.

Madrid cuenta también con su propia red de huertos. Un programa iniciado en 2005 por el Ayuntamiento de Madrid y que, en la actualidad, cuenta con más de 150 centros educativos participantes. Desde la cooperativa agroecológica Germinando, junto con la Asociación El Bancal, estamos colaborando con el Ayuntamiento en la mejora de este programa de huertos escolares municipal. En los últimos meses estamos llevando a cabo un diagnóstico sobre el estado del programa y los diferentes proyectos educativos asociados a los huertos en cada centro. Dicho diagnóstico, tiene el objetivo principal de obtener los datos necesarios para potenciar propuestas de mejora en el programa, de forma que sea una herramienta eficiente y útil para las comunidades educativas que deciden poner en marcha un huerto en sus centros.

I Edición del concurso Huertos Escolares Sostenibles

cartelpremiohuertosEste año, con la clara intención de dar un impulso a la Red así como de celebrar el cierre de fin de curso con una jornada festiva, el Ayuntamiento de Madrid, desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad, ha puesto en marcha la primera edición del concurso de huertos escolares sostenibles de la ciudad de Madrid. La entrega de premios se celebrará en el Huerto del Retiro, el día 27 de mayo, en la Fiesta de los Huertos Escolares Sostenibles en el Centro de Educación Ambiental ‘El Huerto del Retiro’, en el Parque del Retiro de Madrid.

Al premio pueden presentarse todos los centros educativos, de todos los niveles, que tengan huerto escolar o estén desarrollando un proyecto educativo en torno al huerto ecológico. No importa si el centro no está inscrito en el Programa de Huertos Escolares del Ayuntamiento, ¡sólo hay que tener un huerto!

En este enlace podéis acceder a las bases del concurso, así como al formulario de inscripción. El plazo de inscripción se ha ampliado hasta el 12 de mayo para que participe el mayor número posible de centros educativos.

Red de Huertos Escolares de la Ribera de Navarra

Por Diego Blanco Nayas, coordinador de la Red de Huertos Escolares de la Ribera de Navarra, miembro del Colectivo Helianto, técnico en jardinería y miembro de la Red de Universidades Cultivadas.

Colectivo Helianto surge a finales del 2014 con el objetivo principal de desarrollar y promover los valores medioambientales y de sostenibilidad en la Ribera de Navarra. Para cumplir con este objetivo se realizan actividades de divulgación medioambiental y proyectos que trabajen en esta línea.

Uno de los proyectos puestos en marcha es la Red de Huertos Escolares de la Ribera, un proyecto comarcal y participativo para desarrollar y promover los huertos escolares ecológicos, ofreciendo asesoramiento, formación y ayuda a los centros educativos de la comarca. Comenzó la andadura a finales del 2016 y en ella ya se han incorporado 8 huertos escolares y se ha impartido formación a más de 30 docentes de 15 colegios diferentes de la Ribera.

Entendemos el huerto escolar como un aula más dentro del centro donde se adquieren competencias y valores. Un espacio en el que las verduras, flores y plantas crean un espacio creativo y especial donde el alumnado puede acercarse a conceptos como la agroecología, soberanía alimentaria, sostenibilidad energética…es decir, un aula medioambiental.

Estructura de la Red

La estructura de la Red consta de tres partes: un huerto de referencia, un programa de actividades y una página web.

1. Huerto de referencia

20160519_180418Entendemos que es necesario un huerto escolar de referencia en el cual estén todos los elementos que consideramos esenciales como: diferentes tipos de bancales y cajones de cultivos, invernadero, charca, jardín vertical, zona de aromáticas, flores y árboles frutales, hotel de insectos, aula abierta, pared de agua, composteras etc.

Este huerto está en el colegio público de Arguedas y en él se desarrollan las actividades formativas de la red.

2. Programa de actividades

Para que el profesorado adquiera los conocimientos básicos para poder gestionar el huerto escolar se ha desarrollado un curso básico de formación que se dividió en dos partes. En la primera, se introdujo al profesorado en el manejo del huerto escolar con criterios de agricultura ecológica y fue impartida por el ingeniero técnico agrícola Gregorio Aguado Zardoya. En la segunda, se trató el huerto escolar como herramienta educativa y se contó el equipo de huerto escolar del Instituto Avempace de Zaragoza.

Aparte del curso de formación se irán desarrollando charlas y talleres relacionados con el huerto escolar como compostaje, agroecología escolar, creación de semilleros etc.

3. Web

El objetivo de la página web (http://www.redhuertosescolares.com/) es doble. Por un lado aglutinar y dar visibilidad al trabajo que se está haciendo entorno a los huertos escolares y por otro lado, ser una herramienta de intercambio de experiencias y actividades entre los huertos involucrados en la red.

En la web encontramos información referente a la red y los huertos escolares, un mapa con la localización de los huertos, una ficha con información de cada huerto escolar y un apartado de guías, recursos educativos y noticias.

Recientemente el huerto escolar que Colectivo Helianto y el Colegio Público Elvira España de Tudela pusimos en marcha fue reconocido por el Gobierno de Navarra como buena práctica medioambiental dentro los IX Premios de Buenas Prácticas de Desarrollo Local Sostenible de Navarra.

Huerto Elvira

Huerto del colegio público Elvira España, Tudela

Los retos de la Red de Huertos Escolares son muchos, pero en estos momentos nos estamos centrando en consolidar el proyecto y asesorar a los colegios que están empezando con los huertos ecológicos. Nuestro objetivo final es que los huertos formen parte del proyecto curricular del centro.

Os animamos a visitar la Red, a hacer uso de todos sus recursos y sobre todo a poner en marcha iniciativas parecidas dentro de vuestra propia Comunidad.

can moragues, a riudarenes

Huertos sociales y custodia del territorio: espacios de salud y naturaleza

Por Sandra Carrera Bonet, responsable de proyectos de Xarxa de Custòdia del Territori

El progresivo alejamiento del entorno natural en una sociedad urbanizada, nos lleva hacia un aumento de los problemas y disfunciones en el bienestar y la salud humana.

Parte de los problemas de salud identificados en la infancia hoy en día (estrés, obesidad, depresión, hiperactividad o trastorno de déficit de atención) tienen relación con la falta de contacto con la naturaleza. Richard Louv acuñó el concepto “Trastorno por Déficit de Naturaleza” (TDN) para referirse a esta carencia, y definió el término “Vitamina N” como el nutriente afectivo que aportamos a nuestro organismo mediante el contacto con la naturaleza, que estimula el organismo y mejora nuestra salud física y mental:

  • a nivel físico: la exposición regular a la luz solar (que favorece las síntesis de Vitamina D) regula los ciclos de sueño y apetito, estimula la circulación sanguínea y la transpiración. A su vez, a nivel cognitivo, ejercita la memoria y la capacidad de concentración.
  • a nivel social: aumento de la participación e interacción social, la mejora de la cohesión de grupo y el estímulo de patrones saludables en las relaciones.
  • a nivel psicológico: generación de ilusión, estimulación de la responsabilidad, disminución del estrés y la ansiedad y desarrollo de la autoestima, satisfacción y confianza en uno mismo.

Está demostrado que el contacto con la naturaleza influye directamente en el respeto que los más pequeños sienten por nuestro entorno y su patrimonio natural. Esto tiene claras consecuencias en el compromiso con la conservación de la naturaleza en su futura edad adulta.

En este sentido, la custodia del territorio aparece como una invitación a ser protagonista en primera persona de la experiencia de vivir la Tierra, cuidarla y velar por su sostenibilidad. Surge como una clara oportunidad para empoderar a la sociedad y hacerla participar activamente en la conservación de la biodiversidad y la gestión de la naturaleza.

En Cataluña la custodia del territorio abarca más de 800 acuerdos entre propietarios de terrenos y entidades sin ánimo de lucro con el objetivo común de conservar los valores naturales de estos espacios.

Un 13% de estos acuerdos tiene lugar en espacios agrícolas. Y entre ellos encontramos algunos ejemplos de huertos sociales, ejemplos de soberanía alimentaria, autosuficiencia, dignidad e impacto social y ambiental:

hort de la sínia, a tamaritEs el caso del Hort de la Sínia” en Tamarit, creado el 2010, con la colaboración de la Associació Medioambiental La Sínia, como un espacio de aprendizaje para familias, escuelas y otros colectivos, poniendo a disposición huertos para el autoconsumo con la aplicación de técnicas de horticultura ecológica. Este espacio fomenta encuentros lúdicos entre los hortelanos, así como una vinculación con la tierra y los ciclos de la naturaleza.

 

 

can moragues, a riudarenesOtro ejemplo interesante es Can Moragues” en Riudarenes, un proyecto de emprendimiento social y ambiental, de la mano de Fundació Emys y Fundació Plataforma Educativa, formado por un obrador ecológico de productos de proximidad que conserva la naturaleza y ayuda a las personas desfavorecidas de su ámbito local.

 

 

 

ecosuma, a lleidaEn la ciudad de Lérida, EcoSUMA representa otra entidad de custodia que mediante acuerdos entre propietarios de terrenos productivos y payeses que quieren cultivar estos espacios, asesora a los agricultores, incorporando la metodología de la “Horticultura Terapéutica”, que destaca los efectos beneficiosos en la mejora del estado general de salud gracias al contacto con la tierra, las plantas y las dinámicas vitales del huerto.

 

 

Todos estos ejemplos tienen en común que son iniciativas de huertos sociales en espacios de custodia del territorio, aportando un triple valor añadido a los ya múltiples beneficios de los huertos sociales: detrás de cada iniciativa hay una entidad de custodia que garantiza la viabilidad del proyecto y la durabilidad en el tiempo, a través del acuerdo de custodia con el propietario de la finca; son proyectos que cuentan con una alta corresponsabilidad e implicación social (voluntariado, empresas, administraciones locales, etc.); y contribuyen de manera clara a la conservación de la biodiversidad y del patrimonio natural de estos espacios.

 

huerto comunitario

El huerto comunitario, lugar de aprendizaje y encuentro

Por Mercè Gil Viñas, profesora del INS Fort Pius de Barcelona.

Un grupo de alumnos de 3º de ESO del Institut Fort Pius de Barcelona participa en un proyecto de aprendizaje-servicio en el huerto comunitario de Fort Pienc, un huerto autogestionado por los vecinos del barrio donde cada martes se encuentran vecinos y jóvenes. Allí se enseña a nuestros alumnos nociones de siembra, preparación de semilleros, a distinguir tipos de hortalizas, la asociación de cultivos, calendario del huerto, compostaje, etc. y, a su vez, los jóvenes ayudan en las labores habituales del huerto.

Fort Pius es un instituto público ubicado en el barrio de Fort Pienc, en una zona muy céntrica de Barcelona, con mucho tráfico de vehículos. El proyecto de aprendizaje-servicio pretende tejer lazos con la comunidad cercana al centro educativo, para que los alumnos desarrollen las competencias sociales y ciudadanas en el entorno más cercano.

El huerto de Fort Pienc ocupa un terreno de titularidad pública, recuperado por los vecinos para el cultivo de hortalizas agroecológicas en una organización espontánea, asamblearia y sin ánimo de lucro. Organizan periódicamente actividades abiertas al barrio para dar a conocer este espacio y favorecer la participación comunitaria. La mayoría de nuestro alumnado desconocía la existencia de este espacio verde, su funcionamiento alternativo y posibilidades que ofrece de mejora del entorno a nivel socio ambiental. Se nos ocurrió que tal vez podríamos colaborar con ellos, nos pusimos en contacto y rápidamente llegamos a un acuerdo.

Cada semana, rotativamente, un alumno se encarga de redactar la crónica de la sesión in situ, mientras que otro toma fotografías y graba pequeños vídeos para complementar la noticia, que se publica en el blog de Medio Ambiente del instituto.

Podéis conocer más sobre este proyecto consultando nuestro Blog o la web del Huerto de Fort Pienc.

Huerto comunitario

Plantas multifuncionales para enriquecer el huerto

Por Alberto Jiménez y María Vela socios fundadores de Ecoherencia, cooperativa sin ánimo de lucro.

Las PlaM, Plantas Multifuncionales, son plantas comestibles de muy fácil cultivo que, además de servir de apoyo en el huerto, son medicinales y suponen una estrategia de lucha contra el cambio climático.

Se estima que el 95% de la dieta mundial está compuesta por unas 30 especies vegetales diferentes. Sin embargo, diversos estudios afirman que la lista de plantas comestibles en el planeta puede rondar entre las 27.000 y las 65.000 especies.

IMG_1221En 2012 parte del equipo de Ecoherencia tuvimos la suerte de viajar a la amazonía brasileña. Allí nos esperaba el Dr. Valdely Kinupp, especialista en el fomento de plantas alimenticias no convencionales, con quien compartimos tres meses de aprendizaje agroecológico.

Cuál fue nuestra sorpresa al ver que la oferta de frutas y verduras en la amazonía brasileña era idéntica a la de cualquier mercado europeo. Gracias a ellos supimos que muchas de estas cosechas eran exportadas desde otra zona del país o de otros países. La producción de hortalizas convencionales en Brasil tiene un alto coste social y ambiental debido al uso descontrolado de químicos para evitar las enfermedades propias de la humedad y temperatura tropical. ¿Cómo podía ocurrir esto si la Amazonia está repleta de recursos?

A nuestro regreso a España nos sentíamos invadidos de ganas de continuar con el trabajo del profesor Kinnup y adaptarlo a nuestra realidad. La ortiga, la malva, la caléndula, el aloe, se presentaban como candidatas seguras. Plantas con muy bajos requerimientos y todas ellas comestibles.

Nuestra afición por la permacultura nos ayudó, además, a ver la multifuncionalidad en cada una de estas plantas.

Algunas plantas multifuncionales de nuestro entorno.

En nuestras investigaciones conocimos plantas como la tulbaghia o ajo social, que a pesar de no ser autóctonas, se adaptan con gran facilidad a nuestras condiciones climáticas. Es muy común encontrarlas decorando las zonas ajardinadas de la ciudad, donde son inconfundibles gracias a su característico olor a ajo. Sus propiedades medicinales y de apoyo en el huerto son superiores a las del ajo, pero además, aportan un par de ventajas, puesto que si la comemos no se “repiten” y contamos con sus hojas para poder incluirlas en nuestros platos durante todo el año, cosa que no podemos conseguir con el cultivo del ajo.

Otro gran descubrimiento para nosotros fue la verdolaga, tan poco querida por los agricultores convencionales al ser considerada una de las invasoras de los cultivos veraniegos. Sin embargo, es una planta que forma parte de la cocina tradicional de numerosos países mediterráneos, con un contenido omega3/omega 6 que la hace muy interesante para el control del colesterol y que puede servir de acolchado vivo en nuestros huertos.

Si al igual que nosotros, eres un amante de la biodiversidad y quieres aprender a fomentarla en tu huerto, te invitamos a conocer más sobre estas y otras plantas en nuestros talleres y conferencias.

Además, puedes conseguir nuestro libro “Plantas Multifuncionales: Guía de usos, cultivos y recetas” solicitándolo aquí.