Entradas

Un huerto especial y sostenible

Por Pepe Romero Manzano, responsable del taller de horticultura del Colegio de E. Especial “Ntra. Sra. De las Cruces” Plena Inclusión Don Benito, Badajoz.

Cuando los chavales con discapacidad intelectual entran en los 16 y hasta los 20 años, es el momento adecuado para cursar los “Programas para la Transición a la Vida Adulta (P.T.V.A.)”, una etapa decisiva para que ellos y ellas se sientan mayores y puedan acceder a esa funcionalidad de los aprendizajes ya adquiridos en la Educación Básica Especial.

Los talleres de los P.T.V.A. son un elemento educativo imprescindible; supone salir de las aulas, tomar contacto con el mundo pre laboral, utilizar ropa apropiada, manejar herramientas, trabajar en equipo, etc. Es por ello por lo que, para este alumnado, personas con discapacidad intelectual y por tanto con necesidades educativas especiales, es una etapa que les hace “sentirse útiles, más seguros y mayores”.

Nuestro taller de horticultura, con más de 400 metros cuadrados, dispone de los condicionantes necesarios para educar en las tareas de campo: disponemos de tierra fértil y fácil de labrar, agua abundante y sobre todo ilusión, constancia y dedicación. El aporcado lo realizamos mediante un abonado natural, granja de gallinas, serrín de pino y realizamos un compostaje sencillo con materiales en desuso propios de la tarea diaria.

El proceso ha necesitado varios años de esfuerzo y ha supuesto toda una aventura donde no faltaron aciertos y muchos errores. Educar en plena naturaleza, con tareas propias de una educación especial y enfocada a chavales con discapacidad resulta muy gratificante.

Son muchas, muchísimas las acciones necesarias para afianzar una educación adaptada: limpieza general, preparación del terreno, aporcado, elaboración de caballetes, siembra, mullido, riego a goteo, control de las malas hierbas, recolección del fruto y reparto de los mismos.

En el curso 2008, con ayuda de nuestra asociación Aprosuba 4, decidimos construir un invernadero de 60 metros cuadrados, pudiendo disfrutar de una horticultura protegida y amén de las condiciones climatológicas. Aun recuerdo cuando montamos la estructura metálica, los plásticos y el emotivo acto inaugural. Nunca faltó ayuda por parte de nuestros chavales y otros jóvenes pertenecientes a programas de inclusión social de aquella época; unas instalaciones, que hasta el día de hoy cumplen perfectamente su cometido pudiendo trabajar en pleno invierno, más calentitos y bajo techo.

Veíamos que los frutos resultantes eran de buen aspecto y cierta calidad, todo el centro accedía a nuestros productos: verduras, lechugas, puerros, habas, etc… las bolsas iban de aquí para allá en manos de nuestros chavales y a cambio… un pequeño donativo. Luchando y con persistencia conseguimos algunos ahorrillos pudiendo acceder en dos años a un cobertizo de 20 metros cuadrados. Preparamos la solera de hormigón, montamos las piezas, las barnizamos y construimos “La Casita del huerto”. Es en este nuevo y acogedor espacio donde desarrollamos desde entonces tareas muy diversas: clasificación de plantas, preparación de semilleros, desayunos, pesaje, embolsado y tiempos de descanso.

Hemos creado un entorno agradable con árboles frutales, hemos practicado diferentes técnicas de cultivo, sistemas de riego a goteo, infraestructuras para combatir el calor, mesas de cultivo, mobiliario adaptado, accesos y herramientas.

La comunidad educativa está sensibilizada con nuestro proyecto y se ha volcado con nuestra iniciativa; en ocasiones ayudando, en otras, beneficiándose de nuestros productos, obteniendo así los recursos necesarios para llevar este huerto-taller con autofinanciación y transparencia. Mi compañera Inma lleva siempre bien las cuentas y registros.

Disponer de un entorno socio familiar dispuesto a colaborar es imprescindible; nos ayuda a dar salida a los productos, cerrar el círculo productivo y manejar las monedas que no siempre nos resultan fáciles para nuestro alumnado.

Son muchas y variadas las tareas que llevamos a cabo para sacar adelante nuestro proyecto; una educación personalizada prima por encima de cualquier otro objetivo y el alumnado manifiesta un entusiasmo que se respira en el ambiente.

“El entorno del huerto”, ha originado extraordinarios hábitos de trabajo, al tiempo que un gran impacto entre familias y amigos del entorno que siguen día a día nuestra labor y el potencial prelaboral que desarrollamos.

Hoy en día, cientos de personas cercanos al alumnado disfrutan de la actividad mediante la red social Facebook en la que exponemos nuestras imágenes semanalmente con fotos y videos representativos que provocan muchas reacciones, nos alientan y además no faltan comentarios constructivos al conocer nuestra labor diaria.

Queremos llegar aún más lejos, romper más barreras y ofrecer siempre que sea viable la posibilidad de participar activamente en el taller mediante nuestro programa “Pásate por nuestro huerto”, al que asisten de forma rotativa familiares y personas allegadas para compartir la jornada escolar.

Consideramos que llevar a cabo un taller con estas características genera grandes satisfacciones, así como un reto tanto para docentes como discentes y, por si fuera poco, revierte en beneficio del taller y en una educación integral con buen hacer y alto grado de responsabilidad.

Os animamos a ponerlo en práctica. ¡El ÉXITO ESTÁ ASEGURADO!

Podéis seguirnos en el Perfil de Facebook: Pepe Romero Huerto

bolsa de agua

Un día para reflexionar sobre el Agua

Por el equipo de Esferic Better Things.

El 22 de marzo, por ser el día mundial del agua, es un buen momento para reflexionar. Dejar correr el agua fría mientras esperamos a que salga caliente, es un hábito propio del mundo occidental que pone de manifiesto que disfrutamos de muchas cosas cada día que no valoramos lo suficiente.

¿Qué medidas podemos poner en marcha para ahorrar de forma consciente?

En Esferic Better Things hemos diseñado la primera regadera plegable que permite recoger, transportar cómodamente y reutilizar el agua que desperdiciamos cada vez que abrimos el grifo: la Bolsa del Agua o Waterdrop.

Nuestra Waterdrop, no ocupa espacio cuando no lo utilizas y además te recuerda cada día que tienes que cuidar el agua; pero también puedes poner un cubo, que seguro ya tienes en casa. Cada vez que lo hagas estarás ahorrando un montón de agua, unos 3 litros por día, lo que suman 1.100 litros al año solo para una persona. Multiplica por familias, por ciudades, por países… Si cada persona en España hiciera ese gesto de manera regular, hablaríamos de unos 40.000 millones de litros de agua. O sea, una “milmillonada” de litros, sin perder nada de calidad de vida.

Ya tenemos 500.000 visitas en uno de nuestros vídeos en YouTube para ahorrar de manera sencilla el agua fría. Lo que más nos reconforta es que estamos seguros de que cada persona que ve o ha visto alguno de nuestros vídeos ya no se queda indiferente respecto al agua y aunque no comience, desde ese mismo momento, a ahorrar agua, es más que probable que cada día mientras espera al agua caliente piense que quizá podría hacer algo más por un consumo responsable. Todos necesitamos nuestros tiempos para cambiar hábitos y ese devenir para hacer las cosas mejor, suele ser inevitable.

Queremos resaltar también la importancia de la educación en este aspecto ya que consideramos que los hábitos responsables hay que impulsarlos desde los más pequeños. Una de las partes más enriquecedoras de nuestro trabajo son las charlas que impartimos en los colegios sobre la importancia del ahorro de agua. ¡Nadie tiene más energía ni más poder de prescripción que un niño cuando entiende las cosas y sabe que tiene razón! . Desde Esferic os invitamos a que este 22 de marzo reflexionéis no solo sobre el agua, sino sobre las innumerables cosas que tenemos la suerte de disfrutar y que a veces no valoramos lo suficiente.

Aprender los números decimales entre bancales

Por Lucía Gutiérrez coordinadora del programa de huerto escolar del centro José María de Lapuerta de Cartagena.

Desde siempre la palabra matemáticas ha sido sinónimo de aburrimiento y falta de interés en las aulas. Este curso en nuestro cole, el José Mª de Lapuerta en Cartagena, comenzamos con el proyecto de huerto escolar y aparte de ser un recurso en el que los alumnos aprenden sobre respeto por el medio ambiente y el valor de la agricultura en nuestra sociedad entre otros valores, los tutores de cuarto quisimos dar un paso más y utilizar este recurso para trabajar las matemáticas. De esta forma los alumnos trabajan de una manera más manipulativa y aplicando lo que aprenden en situaciones de un contexto real.

Empezamos con los decimales. Los números decimales son un contenido nuevo que se empieza a tratar en 4º de primaria. Para que los niños pudieran experimentar con la numeración decimal fuimos al huerto a medir sus dimensiones. Aprovechando que también estábamos trabajando los perímetros, pudieron calcular el de nuestro huerto.

Operamos con decimales. Ya sabemos lo que es un número decimal, y ahora ¿qué hacemos con ellos?, ¿para qué pueden servir? Para responder a esto los niños volvieron a hacer mediciones, midieron los ramales de los goteros e hicieron operaciones para calcular los metros totales que hemos usado para regar nuestro huerto. Midieron las plantas de habas, clasificaron las medidas e hicieron un histograma. Estos histogramas los hicieron tanto en su cuaderno de campo como utilizando una hoja de cálculo de Excel.

La cosecha de brócoli también nos permitió trabajar la numeración decimal de una forma experimental. Cada brócoli recolectado fue pesado, medido y se anotó su número de hojas. Con esta información los niños hicieron unos carteles anunciando su materia prima, así como su precio y sus principales características.

Y para finalizar, como actividad artística, ¡hicieron sus propios brócolis!

La experiencia ha sido muy positiva y enriquecedora para los niños, ya que han trabajado las matemáticas de una forma vivencial, desarrollando su creatividad y fomentando su desarrollo integral.

 

Conversando con plantas

Por Ricardo Colmenares, director de la Fundación Triodos.

Trabajar en un huerto jardín es una oportunidad única para relacionarte con el mundo vegetal, las plantas. Tienes a tu alrededor una alta diversidad de plantas comestibles, aromáticas, medicinales, ornamentales, silvestres y hasta de incómodas adventicias. Para mantener en buena salud el huerto jardín se precisa de unos mínimos conocimientos básicos sobre las necesidades espaciales y temporales de esas plantas, además de sus posibles usos que dan sentido a su cuidado. Suelo, agua, luz, calor, buenas y malas compañías, son cuestiones relevantes que han de tenerse en cuenta, en mayor o menor medida.

En una tarde muy calurosa del verano, bien protegidos del sol, en el huerto jardín de Triodos Bank, nos pusimos a ejercitar nuestra mirada al mundo vegetal como experiencia para mejorar nuestra capacidad de atender y cuidar nuestras plantas. Intrigados sobre si las formas de las plantas pueden considerarse un lenguaje de signos que se puede comprender. Parece que te hablan de sí mismas mediante sus formas, sus colores, sus olores, sus sabores. Se dice que el jardinero y el agricultor, leyendo el lenguaje de las plantas han sabido cuidar de ellas para multiplicarlas o erradicarlas donde no eran queridas, o transformarlas en otras con diferentes cualidades que encajan mejor en las necesidades de los seres humanos, en cada época, mediante la selección.

Observar para aprender

Escogimos plantas con flores como el humilde Senecio, y descubrimos la existencia de una secuencia espacio temporal que aparece en muchas especies distintas de plantas, de la que no se habla mucho en los libros de botánica, pero que los agricultores ecológicos y biodinámicos utilizan para comprender el desarrollo de sus plantas de cultivo. De este modo pueden optimizar la calidad de los frutos que ofrecen a los consumidores, alimentos con carácter, dicen ellos. Porque una planta nutritiva es una planta sana que ha sido capaz de desarrollar su identidad de forma armoniosa y completa durante todo su proceso de desarrollo.

El ejercicio básico consiste en reconocer cómo hay un primer gesto en las plantas que se centra en la producción de raíces bien desarrolladas y hojas poco formadas, abriéndose al exterior para, poco a poco, a medida que se eleva sobre el suelo oscuro, frío y húmedo, tornarse después en diferenciación y disminución de las hojas, hasta el salto final que lleva a la formación de la flor, el fruto y la semilla, donde aparece de forma más intensa e interiorizada, la identidad del espécimen en cuestión; con su geometría, color, olor, y sabor característicos. Ahora ya en los dominios de la luz y el calor. Primero el impulso de crecimiento, luego la diferenciación o maduración toma el relevo como impulso predominante. Primero percibimos algo, luego lo iluminamos con nuestro pensamiento y le damos su nombre, reconocemos su identidad, lo vinculamos con un concepto.

La observación activa de la transformación de los elementos de la planta, de sus cambios de forma, de su metamorfosis espacio temporal, nos capacita para entender el mundo siempre cambiante de lo vivo. No sólo las plantas, si no cualquier fenómeno de la naturaleza, incluidas las relaciones entre nosotros, o las empresas como comunidades de trabajo. Se nos descubre así, en sus transformaciones y ritmos, como un lenguaje donde el sentido sólo se descubre leyendo los detalles concretos con nuestros propios sentidos, porque el sentido no está en esos detalles, sino que emerge sólo al leerlos. Como ocurre con los textos, sean poesía o prosa.

Como dice el poeta onubense, Juan Ramón Jiménez: “…hoy te he mirado lentamente y te has elevado hasta tu nombre”. El poeta se refirió al cielo en su verso, pero la experiencia se nos antoja la misma que al mirar una planta.

Este ejercitar nos capacita no sólo como jardineros, sino que también lo hace, lo que es aún más importante, como seres humanos, para comprender la realidad del mundo que nos rodea.  Somos y estamos en un mundo vivo y orgánico, no mecánico. Nos capacita personal y profesionalmente, un objetivo central en el trabajo que se propone en el huerto jardín de Triodos en Las Rozas.

Arboterapia: la conexión con los árboles y la naturaleza

Por Marian Molina Márquez, profesora de Compensación Educativa de 1º y 2º ESO (Sevilla).

Cuando me planteé de qué manera podría aproximar a mi alumnado con el espacio del huerto y aula medioambiental que queríamos crear anexa al mismo, a través de un proyecto de innovación educativa, planifiqué ciertas actividades que posibilitarían una curiosidad y afección hacia su entorno.

Comencé por presentar aquellos árboles, especialmente los que ya teníamos en el centro y huerto, asociados a diferentes características que la tradición ancestral druida le confería a cada uno de ellos, y se correspondían con su fecha de nacimiento. Cada alumna y alumno eligió de su árbol aquellas cualidades que se correspondían con su personalidad, lo dibujó en una cartulina y las escribió, posteriormente lo identificamos en nuestro espacio exterior e hicimos una exposición que sirvió para que cada uno de ellos se presentara ante los demás miembros del grupo.

Después para Navidad propusimos iniciar una campaña “Salvemos a un abeto por Navidad”, cuyo objetivo era recuperar esos abetos que sabíamos iban a acabar en el contenedor de basura pasadas las fiestas navideñas, así pues, recuperamos uno que no se había vendido en un vivero y lo plantamos decorándolo con adornos reciclados confeccionados por el propio alumnado.

Paralelamente trabajamos a lo largo del año diferentes películas asociadas a actividades complementarias de nuestro proyecto educativo, por ejemplo, para celebrar el día de la paz con “El olivo”, realizamos tarjetas con mensajes positivos y elaboramos un poster fotográfico con nuestras manos entrelazadas alrededor del olivo cincuentenario que embellece una zona del patio. Con esta postal, felicitamos a los profesores y alumnado de siete países europeos con los que desarrollábamos un proyecto educativo de Erasmus plus, e-twinning denominado GrowinGreen.

A partir de esta actividad propusimos que cada centro educativo europeo plantara un árbol y que lo utilizara como logo o símbolo identificativo en el grupo, nosotros después de debatir sobre la película “Una pastelería en Tokio”, elegimos el cerezo que brotó en primavera ofreciéndonos un regalo para la vista.

Por otro lado, para celebrar el día de Andalucía montamos una exposición con las diferentes variedades de aceites que se producen en nuestra comunidad autónoma, difundiendo sus propiedades alimenticias y peculiaridades, con degustación incluida y para la cual se cocinó pan ecológico. También podamos la lavanda del huerto y el alumnado de salud medioambiental la destiló en el laboratorio extrayendo el aceite esencial de lavanda, con la que se elaboraron jabones. ¡Fue toda una fiesta de sensaciones, olores y sabores! Además, al ser un centro bilingüe celebramos el día de San Valentín y para iniciar el repoblado del aula medioambiental plantamos el árbol del amor o de Judas como comúnmente se le conoce.

De igual forma para celebrar el día del medio ambiente, el cinco de junio, después de una puesta en común de los valores ecológicos que aporta la película “Pastel de pera con lavanda”, mi alumnado plantó un peral y lo protegimos con lavanda a su alrededor formando setos ajardinados con ésta y otras plantas aromáticas que nos ayudan a proteger de muchos insectos a nuestros cultivos, a la vez que favorecen la polinización de las abejas que como sabemos están desapareciendo por diversas causas.

En resumen, todas estas actividades propiciaron una mayor sensibilización y respeto hacia esos árboles que siempre han convivido con ellos y que parecían pasar desapercibidos ante sus ojos. Si tuviera que elegir una imagen me quedaría con la mayor sorpresa que pude experimentar cuando nos dirigíamos hacia la zona del huerto, al ver a mi alumnado correr de manera espontánea hacia el olivo o su árbol abrazándose fuertemente a él.

Un nuevo huerto ecodidáctico brota en la Universidad Autónoma de Barcelona

Por Mariona Espinet y Josep Espluga, profesores de la Universidad Autónoma de Barcelona, miembro de la Red de Universidades Cultivadas.

La Facultad de Ciencias de la Educación de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) acaba de inaugurar en 2017 el huerto ecodidáctico, aprovechando la celebración de su 25º aniversario y del II Encuentro de Huertos Ecodidácticos de la Red Universidades Cultivadas (RUC) que tuvo lugar en nuestra universidad.

La propuesta consistió en recuperar un antiguo espacio de amplias dimensiones y en desuso, muy soleado, rico en nutrientes, y que hace 30 años se había dedicado a la actividad agrícola. Los profesores de diferentes departamentos de la UAB, como Mariona Espinet y German Llerena del grupo de investigación Gresc@, Josep Espluga y Xavier Suchs, decidimos colaborar en la realización de un Taller de Dinamización Agroecológica para acompañar el proceso de construcción de los bancales del nuevo huerto ecodidáctico.

II Encuentro de Huertos Ecodidácticos

Equipo de construcción del bancal del huerto ecodidáctico de la UAB

Nos hacía mucha ilusión recuperar este antiguo espacio para convertirlo en un entorno de aprendizaje y contribuir así al desarrollo de la soberanía alimentaria de los futuros maestros de educación infantil, educación primaria y educación social bajo el marco de la agroecología escolar (Llerena, G. & Espinet, M. Agroecología Escolar. 2017).

El Taller de Dinamización Agroecológica se desarrolló durante los tres días que duró el II Encuentro de Huertos Ecodidácticos y se organizó en las siguientes etapas:

  1. Exploración de los espacios agroecológicos del campus de la UAB para conocer sus características y realizar una diagnosis en relación a la línea del tiempo, usos del espacio, y mapa de actores. Estos espacios incluyen los cultivos productivos con finalidades de apoyo a la docencia y la investigación, gestionados por el personal de servicio, los huertos sociales ecológicos con finalidades lúdicas, gestionados por los estudiantes y, finalmente, el espacio donde albergar el nuevo huerto ecodidáctico con finalidades educativas.
  2. Diagnosis y formulación de propuestas sobre el futuro espacio para el huerto ecodidáctico: Al final de la visita se realiza un trabajo en grupos pequeños para compartir la información recogida, representarla gráficamente y debatir alrededor de las siguientes preguntas que ayudaran a formular acciones concretas: ¿Cómo enfocar la creación de un huerto ecodidácticos en la UAB? ¿Con qué objetivos? ¿Qué implicaciones tendría? ¿Cómo se podría implicar a los diferentes sectores universitarios y/o sociales? ¿Qué forma organizativa sería la más adecuada? ¿Con qué recursos habría que contar?
  3. Debate con los representantes de la universidad con responsabilidades directas en la toma de decisiones sobre la construcción de un huerto ecodidáctico en la Facultad de Ciencias de la Educación. Los diferentes grupos de trabajo presentan las propuestas de acción y debaten con un grupo de representantes de la UAB que incluyen el decano de la facultad, el vicerrector de economía y campus, el director de la oficina de medio ambiente, el coordinador de un grado ofrecido en la facultad, una profesora de la facultad y representantes de estudiantes.
  4. Construcción de un bancal colectivamente con la asesoría de un especialista en agricultura ecológica en contextos educativos, Ángel Puente de “La Despensa Biológica”, la participación del estudiante Ayoub Mouka, y la participación del alumnado de 2º de educación primaria de la “Escuela Bellaterra” y de su maestra Lolita Bolaño. Este bancal, una vez montado, ha servido para generar interés por parte de los diferentes actores de la Facultad de Ciencias de la Educación. En enero de 2018 la Facultad concedió un Proyecto de Innovación Docente para financiar la construcción de tres nuevos bancales. El proceso está en marcha, el compromiso de los representantes es importante, y muchos estudiantes están motivados para adquirir experiencia en la gestión de los huertos ecológicos como espacios educativos.

 

Cómo hacer nuevos maceteros con materiales reciclados

Por la Asociación Jaulas Abiertas de Málaga, miembro de la Red de Universidades Cultivadas.

La sociedad de hoy en día se basa en un exceso de consumo, donde existe un gran empleo de los combustibles fósiles y de los recursos naturales, lo que provoca un aumento de los residuos y de la contaminación.

La Asociación j-Aulas Abiertas pretende promover el consumo responsable haciendo llegar a todos los sectores de la sociedad las herramientas necesarias para contribuir a proteger nuestro entorno y relacionarnos con él de manera sostenible, de forma natural y en consonancia con la naturaleza; fomentando un estilo de vida en el que predomine la importancia de las 3R de la ecología: reducir, reutilizar y reciclar, y los beneficios que esto conlleva.

En el terreno de la educación ambiental, ofrecemos talleres donde los asistentes conocerán la problemática que existe actualmente en el mundo con los residuos. De forma general, se da información sobre los materiales reciclados principales que se usan en cada taller, el tipo de contaminación que genera, el nivel de explotación actual del recurso del que procede, el tratamiento del residuo que se suele hacer a nivel estatal o local y se explica los diferentes usos que se le pueden dar a éstos si no se tratan como basura.

Contenido del taller

El pasado jueves 11 de enero realizamos un taller de maceteros reciclados enfocado a usuarios y usuarias de la Asociación Down Málaga. En el taller aprendimos cómo utilizar botellas de plástico para “transformarlas” en bonitos maceteros. Además de con botellas, podemos crear maceteros con otro tipo de materiales como papel, latas de metal, botellas de cristal, etc.

En general, cuando utilizamos plásticos, o un material que no sabemos el tratamiento que ha tenido, recomendamos sembrar plantas ornamentales, que no vayan destinadas al consumo, para así prevenir los posibles contaminantes que puedan disolverse en el agua de riego de la planta.

Se elaboraron dos tipos de maceteros, uno colgante y otro de autorriego.

Para fabricar el macetero colgante, se coloca la botella en posición horizontal y, con una tijera o cúter, cortamos en el plástico un orificio de un extremo a otro. Una vez hecha esta apertura, se realizan unos agujeros a los laterales de la botella para pasar una cuerda, que nos permite colgar la maceta de la pared o el techo. Una vez pasada la cuerda, se asegura con un par de nudos dobles. Para finalizar, se llena la botella de tierra o sustrato y se planta la planta escogida, en este caso aloe.

Para el macetero de autorriego, cortamos la botella por la mitad en posición vertical, quedándonos con dos partes. Luego hacemos un orificio en el tapón y colocamos una tela que pase por este agujero. Ahora encajamos la parte de arriba invertida de la botella en la parte de abajo, pasando la tela desde la parte superior hasta la parte inferior. Por último, llenamos solo la parte de arriba de la botella de tierra y plantamos la planta. Este sistema permite a la maceta tener un autorriego, ya que, al regarla, el agua que drena pasa a la parte baja de la botella y por capilaridad subirá por la tela regando a nuestra planta cuando lo necesite.

Nuestra campaña

En j-Aulas abiertas, apostamos por la educación ambiental y la permacultura y desarrollamos actividades y talleres como estos en una parcela de 1500 metros cuadrados situada en el campus universitario de Málaga. Actualmente, tenemos activa una campaña de crowdfunding en la plataforma de Huertos Educativos para poder seguir mejorando nuestro espacio y construir un domo geodésico de 8 metros de diámetro que sirva como aula abierta para dar cabida a actividades, clases de universidad, talleres, conferencias, etc.

Una de nuestras recompensas es una invitación al taller de reciclaje “Construcción de un macetero vertical con palets”. Los palets utilizados no tendrán ningún tratamiento y, para que perduren en el tiempo, los barnizaremos con aceite de linaza o de oliva; o se decorarán con pinturas fabricadas con productos naturales. En este taller se utilizarán herramientas más complejas por lo que irá enfocado a personas adultas.

¿Te animas a apoyar nuestro proyecto y participar?

Cómo hacer un vermicompostero en cuatro pasos

Por Beatriz Fdez. Núñez, C.D.R. Portas Abertas, Ourense, ganador del accésit en la categoría de Agricultura Social, de la 4ª edición del Premio Nacional de Huertos Educativos Ecológicos.

En las huertas sociales del CDR Portas Abertas sabemos la importancia de tener un buen suelo para que nuestros productos sean de muy buena calidad.

Para ello es necesario un compost rico en nutrientes que le aporte a nuestras huertas todo lo que más le gusta a los cultivos. En nuestro caso, los terrenos en los que están nuestras huertas son parcelas cedidas por sus propietarios que las tenían en desuso. A excepción de un pequeño “naval” en Vilardevós, los otros dos terrenos se encontraban en muy mal estado cuando llegamos a ellos, llenos de basura de todo tipo y con un suelo muy pobre.

Entonces decidimos que uno de nuestros trabajos principales sería abonar bien nuestro suelo, para que así, recupere las características necesarias para poder producir en calidad y, si es posible, en cantidad.

Uno de los pasos que realizamos para esto fue construir nuestro propio vermicompostero, de manera muy sencilla y reciclando materiales que de otra manera serían desechados.

Construcción del vermicompostero

Os dejamos los pasos que tuvimos que dar y os animamos a que nos copiéis y construyáis vuestro propio vermicompostero:

Paso 1. Preparamos las bandejas cortando el fondo para conseguir mayor altura en nuestro vermicompostero. Hemos empleado bandejas de poliespán que utilizan en los supermercados para transportar quesos o verduras.

 

 

 

Paso 2. Unimos las bandejas con cinta adhesiva.

 

 

 

 

Paso 3. Hacemos unos pequeños agujeros en el fondo para que el producto de nuestras lombrices pase, pero ellas y su alimento no.

 

 

 

 

Paso 4. Les preparamos una camita acogedora a nuestras lombrices, para que estén cómodas y se alimenten y las acogemos en su nuevo hogar ¡parece que están a gusto!

 

 

 

 

Este es el resultado final. Recordad colocar el vermicompostero en un lugar cómodo para recoger el líquido, y fresco para que ellas estén a una temperatura adecuada.

Con un simple guisante…

Por el Aula de Olba del CRA Javalambre, ganador del 1er premio en la categoría de Primaria de la 4ª edición del Premio Nacional de Huertos Educativos Ecológico.

Os contamos cómo fue la siembra de guisantes en nuestro centro el curso pasado y todo lo que trabajamos a raíz de ello, así como el aprendizaje que supuso. Es un ejemplo para que se entienda el enfoque global de las actividades del centro:

Sembramos en hileras diferentes tres tipos de semillas, una de rastreros y dos de enramar. Dos de ellas eran de propia cosecha (rastrero y Lincoln) y otra semilla era procedente de Galicia (Redondela). Aquí trabajamos las diferentes comunidades autónomas y sus provincias. Con esto también valoramos la ayuda que recibimos de otras partes del mundo (trabajo del ámbito natural y social).

Tardaron más de lo previsto en germinar por lo que decidimos cantarles (trabajo del ámbito artístico y plástico).

Cuando nacieron, comenzamos a darles seguimiento semanal para ver el crecimiento (trabajo del ámbito matemático).

Aprovechamos las ramas de la poda de los árboles del huerto para enramarlos (trabajo del ámbito natural y social).

Cuando dejaron de crecer dimos por acabado el seguimiento y llegamos a la conclusión de que habíamos cometido un error importante en la investigación, porque no habíamos medido siempre las mismas plantas (trabajo del ámbito matemático).

Realizamos la cosecha por grupos separando los distintos tipos de guisantes y planteamos un juego: al recoger 100 vainas nos premiamos con unos minutos saltando en la cama elástica que tenemos en el centro (trabajo del ámbito matemático y psicomotor).

Inspirados por la cosecha, cada niño inventó una historia en la que se convertía en un guisante y expresaba como se sentía durante el proceso (trabajo del ámbito de lenguaje y artístico).

Una vez recogidos los guisantes pesamos por separado cada clase para calcular la producción obtenida. Separamos un kilo de cada tipo, los desgranamos, estimamos qué parte se aprovechaba y lo comprobamos pesándolo de nuevo. La parte que no era aprovechable para cocinar la compostamos (trabajo del ámbito matemático y social y natural).

Los guisantes desgranados los utilizamos en el taller de cocina que mensualmente hacemos con las familias, utilizando recetas específicas (trabajo del ámbito lingüístico).

Hicimos empanada de guisantes que vendimos en el mercadillo dominguero del mes de mayo, y los beneficios obtenidos pasaron a incrementar la economía de la microempresa “Lusanai-Olba”, y actualizamos el cuaderno de contabilidad (trabajo del ámbito matemático).

Con el resto de la cosecha elaboramos paquetes de un kilo y los vendimos a familias del Valle (trabajo del ámbito matemático).

Además, todo esto que os hemos contado lo hemos ido plasmado en el blog del huerto (trabajo del ámbito lingüístico).

Con los beneficios de los guisantes y del resto de los productos del huerto hemos costeamos el viaje de inicio de curso 2017-2018 (trabajo del ámbito «que gustito da esto…»).

¿Os animáis a plantar guisantes?

Baños de bosque

Huertoterapia y mindfulness

Por Marian Molina Márquez, Profesora de Compensación Educativa de 1º y 2º ESO (Sevilla).

El mindfulness es una experimentación de la vida que se basa en la atención plena y consciente del momento presente “El aquí y el ahora”.

Suelo trabajarlo con el alumnado de compensatoria tanto en el aula como en nuestro ecohuerto a través de ejercicios de respiración, con breves momentos de meditación zen que les proporciona mucha calma y disminuye el estrés. Además de potenciar la atención y concentración que redundan en una mayor capacidad del aprendizaje.

Desde el primer momento en el que llegamos al huerto ellos ya están practicando la atención consciente, observando las necesidades de sus cultivos, las posibles plagas o enfermedades que presentan, al igual que cuando estamos plantando las semillas con sumo cuidado deben centrarse en las medidas óptimas que posibiliten su evolución hasta convertirse en frutos y hortalizas. Es una terapia de paz interior.

Les encanta escuchar con los ojos cerrados los sonidos que nos envuelven, los mirlos que acuden a las casitas de pájaros que colgaron de los árboles, al caminar entre las aromáticas oler la fragancia que emanan, disfrutar visualmente con los colores de las flores que se abren lentamente y nos sorprenden día a día. Hay un ejercicio que solemos practicar en círculo tan sencillo como es saborear lentamente cada uno de los frutos que nos regalan los árboles, comenzamos observando fijamente la fruta que tenemos en la mano, su tamaño, forma, pensamos en cómo era cuando el árbol que nos la ofrece era una simple semilla, los años que tardo en crecer, la luz que recibió del sol, las raíces profundas que lo unieron a la tierra, el agua que el agricultor o la lluvia le proporciono, la flor del árbol que se convirtió en este fruto. Posteriormente comienzan a comerlo con pequeños mordiscos para saborearlo, experimentando su jugosidad, y al terminar damos gracias en silencio y mostramos gratitud a la madre tierra por lo que nos ha regalado en este día.

Todos sabemos el poder de sanación que tiene la naturaleza y en nuestro caso este poder lo tiene el espacio del ecohuerto que compartimos.

Me gusta sentarme con el alumnado en un rincón debajo del olmo viejo y recordar escenas de cuando éramos pequeños asociadas a un campo, huerto, bosque o parque; en esos momentos sonreímos al niño que llevamos dentro y le mandamos todo el amor que tenemos. Después caminamos de manera consciente entre los senderos del huerto a la vez que les recuerdo que manden un abrazo y un beso a Gaia con cada paso, a esta tierra que nos brinda este espacio de paz y relajación. En otras ocasiones terminamos abrazándonos al tronco del olmo o del olivo y se conectan con su energía que nos transmite calor y positividad, ayudándonos a alejar todo aquello negativo que nos ha dañado o provocado dolor.

¡Ojalá pudierais ver sus miradas y sus sonrisas!

Por todo lo anteriormente expuesto, ¿cuántos años llevan nuestros jornaleros y agricultores practicando el mindfulness sin ni siquiera ellos saberlo? Gracias por la atención plena mantenida en sus campos y huertas, por ofrecernos tanta vida concentrada en sus frutos y ser sembradores de este aprendizaje de vivir el presente.