Entradas

Actúa ahora para seguir recibiendo experiencias sobre huertos educativos

Por Fundación Triodos.

Nuestra iniciativa HuertosEducativos.org crece y se traslada a AgriculturaSocial.org

Como persona que formas parte de la comunidad de Huertos educativos ecológicos, te interesará saber que nuestro proyecto ha cambiado para aportar aún más valor. Para no perdértelo y seguir recibiendo experiencias sobre huertos educativos como hasta ahora, actividad que mantenemos desde el portal Agricultura social, debes suscribirte sin coste aquí:

Suscribirme a AgriculturaSocial.org

Próximamente la web Huertos educativos ecológicos dejará de estar operativa y concentraremos la actividad sobre huertos escolares y sociales en el nuevo portal.

¿Por qué este cambio?

Afortunadamente, el mundo de los huertos escolares, sociales y vecinales ha ganado mucha fuerza en los últimos años. Queremos seguir contribuyendo, con la misma o más ilusión que hasta ahora, a este éxito colectivo.

Sin embargo, desde el nuevo portal damos un paso más. La agricultura social engloba los huertos educativos y también otras actividades agrícolas, ganaderas y forestales que crean relaciones sociales saludables. Nuestra meta es enriquecer la perspectiva desde la ciudad al campo con una mirada desde el campo a la ciudad.

¿En qué se concreta? Ahora también formarán parte de nuestra comunidad iniciativas para el consumo consciente en colaboración con agricultores comprometidos, el apadrinamiento de iniciativas rurales, la custodia del territorio forestal, la señalización de senderos o la colaboración para la limpieza del entorno natural, entre muchos otros proyectos que apoyan el aprendizaje común y la acción por un cambio sostenible.

Mira cómo sumamos valor práctico

Si te suscribes a Agricultura Social, podrás seguir disfrutando de experiencias en primera persona de grupos educativos, urbanos y rurales para continuar inspirándote y conocer las últimas formas de innovación social y ambiental (o compartir la tuya propia). También sigue activo nuestro crowdfunding para apoyar económicamente a iniciativas, con funcionalidad mejorada para que sea de uso más sencillo.

A ello sumamos un mapa propio de iniciativas para generar red y favorecer el intercambio no solo digital sino también presencial de experiencias y valor. Por último, mantenemos el proyecto insignia de nuestro movimiento, el Premio Huertos Educativos Ecológicos, que celebramos de forma anual para reconocer y celebrar el trabajo bien hecho.

No lo dudes y ayúdanos a seguir fortaleciendo la comunidad que une a personas y naturaleza para hacer un mundo mejor.

¡Únete a AgriculturaSocial.org!

 

Cultura Circular, Economía Circular

Por Javier Rodríguez Conde, colaborador de la Federación Provincial de Asociaciones Vecinales y de Consumidores de Valladolid “Antonio Machado”.

Cultura Circular es un proyecto vivo, es un proyecto que acerca la economía circular a la ciudadanía de Valladolid a través de la divulgación y la práctica, permitiendo así conocer los beneficios que ofrece el cambio de una economía lineal a una economía circular. Este trato cercano con niños y adultos nos brinda la oportunidad de saber de primera mano, cómo muchas personas ya realizan en su casa pequeños gestos de manera voluntaria o de manera involuntaria, casi sin saberlo, formando parte del cambio de pensamiento que propone la economía circular.

¿Qué es pensar en circular?

Aunque no nos demos cuenta, todo lo que nos rodea y forma parte de lo natural tiene esencialmente un carácter circula​r. El desarrollo económico y social que hemos obtenido estas últimas décadas proviene de un pensamiento lineal, es algo que nos acompaña desde que los primeros descubridores se lanzaron en busca de recursos y riquezas en países lejanos. Sin darnos cuenta, nos hemos apartado de cómo la naturaleza construye desde lo más pequeño a lo más grande. Por ejemplo, si miramos a una célula veremos un diseño perfectamente estructurado en el que las diferentes partes, núcleo, mitocondria, membrana, etc., trabajan en conjunto para desarrollar una actividad de supervivencia perfectamente equilibrada con su entorno. Cuando damos el salto al conjunto de células, estas también se armonizan en un perfecto baile en el que la energía se transforma, los desechos se reintegran en el sistema y una parte ínfima se excreta para integrarse en otro ciclo superior en el que se convierte en un recurso. En definitiva, pensar en circular consiste en acercarnos a los modelos naturales de ciclos cerrados de producción y consumo. Separándonos poco a poco del modelo lineal tradicional en el que extraemos de la tierra, transformamos, usamos y tiramos.

La inercia adquirida nos impide ver que hemos planteado nuestro modelo en una premisa errónea ¡Los recursos son ilimitados!

Buscamos astronautas

Son muchas las actividades que realizamos en el proyecto Cultural Circular pero tenemos especial cariño a “Buscamos astronautas”, por la capacidad de cambio a futuro que tienen los jóvenes sobre nuestro entorno. Con esta actividad dirigida a niños de 3º y 4º de primaria, queremos sembrar una semilla de conocimiento sobre el concepto de economía circular para que germine en el interior de los escolares de Valladolid. La transformación y crecimiento de este concepto en sus vidas recogerá los frutos de un modelo vital más circular. En la naturaleza los sistemas son cerrados y debemos inspirarnos en estos modelos para facilitar la transición de un sistema económico lineal a uno más circular.

Por ello, a través de esta actividad incluimos el enfoque del ciclo cerrado en los sistemas, que se puede visualizar muy fácilmente en la gestión de los huertos disponibles en los centros: nutrientes, ciclo de crecimiento, recolección, distribución, consumo, residuo, compostaje, transformación, reintegración como nutriente.

Si conseguimos que los alumnos entiendan que estos procesos son extrapolables a cualquier otro sistema tanto en lo productivo industrial como social, reportará también en unos beneficios económicos y sociales para el entorno. Puedes aportar tu granito de arena colaborando en nuestra campaña de crowdfunding.

Las diferentes “R” de la economía circular

Las diferentes “R” de la economía circular nos proponen alternativas para que trabajemos entorno a nuevos modelos sociales, económicos y de consumo más sostenibles. Nosotros hemos elegido 4 de ellas para trabajar con los participantes del proyecto: recicla, reduce, reutiliza y repara. ¿Nos ayudas a girar la rueda del cambio?

¡Reduce la pereza! Aportar un poquito ya es un montón. ​ Las abejas llevan miles de años produciendo un néctar fantástico que a todos nos encanta. La miel, es el resultado de un trabajo en equipo bien organizado y muy eficiente, con pocos recursos son capaces de abastecer a una colmena completa, cada una sabe qué hacer y cómo hacerlo, trabajan con un objetivo común, garantizar la supervivencia de la colmena. Una abeja por sí sola es insignificante, pero la suma de todas ellas cooperando nos deja con la boca abierta. Un pequeño objetivo que nos podemos marcar es separar bien la basura. Hacer tan solo lo que tenemos que hacer, poner un cubo para cada uno de los residuos que se recuperan en nuestros contenedores es bien sencillo y nos sienta muy bien.

¡Recicla tus planteamientos! Abre tu mente a nuevos conceptos. ​ Son muchos los profesionales como psicólogos, terapeutas, profesionales del coaching, gurús de la comunicación, etc. que nos invitan constantemente a que nos reinventemos, a que salgamos de la zona de confort para descubrir qué bien sienta y cuántas cosas podemos hacer que no nos creíamos capaces de poderlas llevar a cabo. Dejemos atrás conceptos como: “Reciclar no sirve de nada”, “yo soy solo un ciudadano”, “la industria contamina más”, “que lo hagan los otros”. No se trata de inventar nada, se trata de acercarnos a un nuevo pensamiento más alineado con los modelos naturales, volver a lo natural​. Interesarse por la economía circular nos sienta bien a todos. ¿Has pensado alguna vez que tu móvil se puede reparar y alargar un poco más su vida útil?

¡Reutiliza se idea! Cuidar tu barrio y proteger el planeta. ​ El 54% de la población mundial vive actualmente en ciudades y, en pocos años, llegaremos al 75% en la Unión Europea y el 82% en Estados Unidos. Prepararnos para el futuro ayudando a construir estructuras en nuestro barrio que funcionen de manera más eficiente es un gran reto. Cada pequeña reparación que podemos hacer en nuestra casa tiene que pensarse dos veces y ver qué posibilidades tenemos para ser más eficientes​ con recursos como la luz eléctrica, la calefacción o el agua​. Incluso la compra que realizamos semanalmente para llenar nuestra despensa puede ser un poquito más circular si la planificamos y hacemos que nos sobre menos comida. ¿Circulas?

¡Recupera la conciencia! Cambia el chip y verás qué bien te sienta. ​ Nos pasamos la vida buscando la felicidad, buscando esos pequeños momentos que compartimos con amigos y familiares y nos ayudan a llevar el día a día. Trabajamos duro para poder permitirnos ese pequeño capricho o realizar ese regalo tan deseado a nuestro chic@. Richard H. Thaler fue galardonado con el Premio Nobel de Economía por su contribución a la economía del comportamiento, esto es, básicamente, la incorporación de la psicología a las ciencias económicas. El profesor Thaler nos recuerda lo emocional de nuestra conducta ante las compras​ que realizamos diariamente y recomienda, que para cualquier cosa que adquiramos superior a 100 €, reflexionemos antes de realizarla. Preguntémonos ¿es exactamente lo que necesito? Nos recomienda también ahorrar en los pequeños gastos, en aquellas cosas cotidianas que podemos pasar sin ellas. Llevar un pequeño presupuesto mensual que nos ayude a obtener una visión general de nuestra economía familiar también es un consejo interesante del profesor.

Realmente pensar en circular no es nada más que replantearnos las cosas que hacemos, introduciendo pequeños esfuerzos que nos hagan sentirnos mejor con nosotros y con nuestro entorno.

¿Te sumas al movimiento? Colabora en la campaña

https://crowdfunding.agriculturasocial.org/buscamos-astronautas-para-aprender-sobre-economia-circular/1065

En ocasiones vemos huertos…

Por Andrea Estrella Torres, responsable del Área de Huertos escolares del grupo agroecológico Germinando.

¿Cuántos huertos escolares hay en el territorio español? ¿Cuántos niños y niñas, jóvenes, profesores y familias participan en ellos? ¿Cómo son esos huertos escolares? ¿Qué cosas tienen en común? ¿Cuáles son sus logros y dificultades?

¿Qué ciudades cuentan con programas específicos que apoyen los huertos escolares? ¿Cuáles son los objetivos de esos programas? ¿Cómo evalúan sus logros? ¿Cómo solventan dificultades? ¿Qué herramientas pueden compartir? ¿Qué sinergias pueden crearse?

¿Y qué hay de la figura del educador/a agroambiental? ¿Cuál es su papel en el buen desarrollo de este tipo de proyectos? ¿Cuál debería ser el perfil del educador/a agroambiental? ¿Qué herramientas y recursos podemos compartir?

Con todas estas preguntas en la cabeza, y muchas más, un grupo de personas de diferentes ámbitos relacionados con los huertos escolares, dentro del paraguas de la Red de Universidades Cultivadas, nos hemos propuesto dos grandes retos para este último trimestre del año, pues creemos que es fundamental crear espacios de intercambio donde se dé visibilidad a estas iniciativas.

Estos retos son:

1- Realizar un primer mapeo de huertos escolares a nivel estatal, que nos permita comenzar a dibujar el estado actual de estas iniciativas, así como su alcance.

2- Organizar el primer encuentro estatal de huertos escolares con el objetivo de conocer e intercambiar experiencias, herramientas, recursos…

Mapeo huertos escolares

Desde hace ya varios años, pero sobre todo en estos últimos, están brotando multitud de iniciativas en torno a los huertos escolares y la agroecología en los centros educativos a lo largo y ancho de todo el territorio español. Este mapeo tiene un doble objetivo:

1- Conocer la situación de los huertos escolares en el estado español, ya sean redes impulsadas desde las instituciones o iniciativas individuales.

2- Poder establecer contacto con las personas o equipos responsables para convocaros al I Encuentro de Huertos Escolares, que tendrá lugar en Tudela los días 26, 27 y 28 de octubre de 2018.

¿Quieres ayudarnos? Si en tu centro hay huerto escolar, colaboras en alguno o eres técnico en alguna institución que desarrolle un programa de huertos escolares, nos gustaría que nos dedicaras un rato a rellenar este cuestionario para conocer las diferentes iniciativas que hay en torno a los huertos escolares a lo largo y ancho del Estado.

Además, agradecemos que hagas llegar esta información a quienes creas que pueda resultarle interesante, para poder completar este primer mapeo, sobre todo a otras redes institucionales del Estado.

I Encuentro de Huertos Escolares

En este encuentro queremos crear espacios de debate entre los tres actores principales que hemos determinado en las redes o programas de huertos escolares: los ayuntamientos, los equipos docentes/familias y los colectivos que trabajamos en ellos (agroeducadores/as).

El encuentro tendrá lugar los días 26, 27 y 28 de octubre en Tudela. Pronto anunciaremos el programa final y toda la información relativa al evento estará en la web: http://www.encuentrohuertosescolar.es/

Nos encantaría contar con tu participación, para poder debatir junto a otras iniciativas sobre logros y miserias en torno a este tema.
Esperamos contar con tu ayuda para lograr nuestros objetivos y si tenéis cualquier duda sobre el mapeo o el encuentro, podéis escribir a programacion@encuentrohuertosescolar.es.

Alimentos perfectamente “im-perfectos”

Por Carles Guirado, Associació Espigoladors, Barcelona, ganador del primer premio en la categoría de Agricultura Social, de la 4ª edición del Premio Nacional de Huertos Educativos Ecológicos.

Cuando vamos a comprar y buscamos entre los estantes aquellas frutas y verduras que necesitamos para llenar nuestra despensa solemos encontrar manzanas brillantes, zanahorias perfectamente rectas, patatas casi esféricas o calabacines que parecen fabricados con un molde. A más de uno seguro que le ha sorprendido ver tanta perfección en los pasillos de esos establecimientos. Una perfección casi artificial, que nos hace pensar que los alimentos proceden de una fábrica y no del campo.

La naturaleza, y eso lo saben bien las personas que producen nuestros alimentos, nos proporciona frutos con múltiples formas y colores, ofreciéndonos unos productos perfectamente “im-perfectos” que no siempre tienen la apariencia que vemos normalmente en los establecimientos comerciales. ¿Os habéis preguntado alguna vez dónde están las zanahorias curvas, las calabazas pequeñas, las manzanas con la piel manchada por las inclemencias meteorológicas o las berenjenas que crecen unidas como si fueran gemelas?

Los criterios estéticos y de calibre que exige el mercado provocan que en el sector agrario se desaproveche una gran cantidad de alimentos. Alimentos que se descartan por no cumplir con los parámetros establecidos pero que están en perfecto estado para ser consumidos y conservan todo su valor nutricional. Según un estudio realizado por BioIntelligence (2010), se estima que en España se desaprovechan en el sector agroalimentario productivo más de 2 millones de toneladas anuales de alimentos (2.170.910 toneladas). Una parte importante de este despilfarro forma parte de los residuos generados por el propio sector agroalimentario, siendo estos inevitables, pero un volumen significativo son productos que se tiran estando en perfecto estado y que podrían ser perfectamente consumidos.

Si a esta gran cantidad de alimentos que se desperdician anualmente, no sólo en España, sino de manera global, añadimos las carencias en el acceso a una alimentación sana y saludable de los sectores más vulnerables de la sociedad, la problemática adquiere aún una magnitud más dramática.

Pero, un momento… ¿y si le damos la vuelta a esta realidad?

¿Y si todo este volumen de alimentos desperdiciados se destinasen a los sectores más vulnerables de la sociedad? ¿Y si las frutas y verduras “im-perfectas” diesen bonitas oportunidades a personas socialmente frágiles y viceversa?

Espigoladors somos una organización de iniciativa social que trabajamos en esta línea, tratando de reducir el despilfarro alimentario a la vez que empoderamos a personas en riesgo de exclusión social de manera transformadora, participativa, innovadora e inclusiva.

¿Cómo lo hacemos? Establecemos colaboraciones con productores locales que tienen excedentes de productos que no pueden comercializar y los recogemos con la ayuda de una extensa comunidad de voluntarios. Con esta actividad queremos recuperar y dignificar el antiguo “oficio” de los espigadores, personas (principalmente mujeres y niños) que entraban en los campos tras la cosecha y recuperaban aquellos alimentos que el campesino había descartado.

Al mismo tiempo, tenemos la voluntad de acercar la sociedad al campo, con la finalidad de trasmitir la realidad que vive actualmente el campesinado y recuperar la conexión con el origen de los alimentos.

El 95% del producto que recogemos lo destinamos a entidades sociales que facilitan el acceso de personas socialmente vulnerables a una alimentación sana y saludable, implicando también a personas usuarias de dichas entidades en la recogida y canalización del producto. El 5% restante lo transformamos en nuestro obrador convirtiendo estos alimentos descartados en deliciosas conservas (mermeladas, patés, salsas, cremas, compotas…) bajo la marca es Im-perfect, proceso en el cual insertamos laboralmente a personas en riesgo de exclusión social.

De esta manera cerramos el círculo, recuperando alimentos y empoderando personas, dando así respuesta a necesidades sociales, oportunidades a colectivos socialmente vulnerables y soluciones innovadoras a un problema ambiental, económico y social como es el despilfarro alimentario.

¿Os sumáis a la comunidad #yonotiro?

ganadores pemio hertos educativos

Ganadores del IV Premio Nacional Huertos Educativos Ecológicos

Por Fundación Triodos.

El jurado del Premio Nacional Huertos Educativos Ecológicos, que impulsan Asociación Vida Sana y Fundación Triodos, ha elegido a los ganadores de este año entre un total de 148 proyectos presentados.

En esta edición es destacable el gran número de iniciativas que surgen desde el entorno rural fomentando el emprendimiento y el desarrollo de estas zonas.

La entrega de premios tendrá lugar el próximo 17 de noviembre en La Casa Encendida de Madrid dentro de la Jornada: Huertos que transforman, a la que os animamos a todos a venir. Información e inscripciones en http://www.fundaciontriodos.es/

El listado completo de centros finalistas puede consultarse en http://www.mamaterra.info/

Centros ganadores:

Premio Huertos_Educativos_EcológicosCATEGORÍA EDUCACIÓN INFANTIL

Primer premio: EEI de Verducedo. Moaña (Pontevedra)

Los animales son los grandes protagonistas de este proyecto de centro de título “Los bichos”. Durante este curso, el centro ha organizado un gran número de actividades con pequeños animales que han aportado un gran aprendizaje, los beneficios que aportan en nuestro entorno y en el del huerto en concreto, para respetar la naturaleza en su conjunto.

Accésit: EEI Los Ángeles. Madrid

Proyecto impulsado desde el AMPA que cuenta con el apoyo de toda la comunidad educativa, de modo que el huerto se ha convertido en un espacio abierto en el que las familias de la escuela trabajan conjuntamente y en comunidad con el personal docente. De este modo, contribuyen a aumentar la conciencia de desarrollo sostenible así como conectar a los más pequeños con el cuidado del medio ambiente y su entorno más inmediato a través de la creatividad y la participación.

 

CATEGORÍA EDUCACIÓN PRIMARIA

Primer premio: CRA Javalambre. Olba (Teruel)

El huerto es el eje central del proyecto de innovación que llevan a cabo en el Aula de Olba del CRA Javalambre. Se fomenta así una escuela abierta, sin paredes, donde los menores aprenden de forma práctica a cuidar su entorno y su alimentación, adquiriendo herramientas para crear su futuro diseñando empresas respetuosas, ecológicas, sostenibles y locales.

Accésit: CEIP San Blas. Santa Marta de Tormes (Salamanca)

Con la ayuda de entidades públicas, como el Ayuntamiento y la Universidad de Salamanca, de inclusión social, como ASPRODES, o de organizaciones ambientales como Fundación Tormes, se ha puesto en marcha el proyecto “El huerto de Blas”. En él se ha implicado todo el centro destacando la organización de los alumnos en una comisión de delegados que toma las decisiones sobre el trabajo del huerto.

 

CATEGORÍA EDUCACIÓN SECUNDARIA

Primer premio: IES Sol de Riu. Alcanar (Tarragona)

Instituto situado en un entorno socioeconómico que gira en torno al sector agrícola. Por ello a través de su proyecto Agro-verd han diseñado una estrategia formativa que tiene como finalidad la creación de un grupo cooperativo que produzca y comercialice productos ecológicos típicos de la zona. Los alumnos de 4º de ESO son los protagonistas y participan en todas las actividades que van desde las propias de diseño y mantenimiento del huerto hasta la estrategia de marketing para la venta de productos.

Accésit: IES Gregorio Prieto. Valdepeñas (Ciudad Real)

Proyecto en el que destaca el valor del huerto ecológico como espacio inclusivo donde trabajar la autoestima y la motivación además de ser un lugar de convivencia y de trabajo en equipo con alumnos con capacidades diferentes matriculados en el centro.

 

CATEGORÍA AGRICULTURA SOCIAL

Primer premio: Associació Espigoladors. El Prat de Llobregat (Barcelona)

El jurado ha valorado el carácter innovador de este proyecto basado en la antigua tradición de entrar a los campos una vez finalizada la cosecha para recoger lo que todavía es aprovechable. A partir del aprovechamiento de frutas y verduras imperfectas, Espigoladors desarrolla un modelo productivo que impacta positivamente en tres problemáticas sociales: el despilfarro de comida, la dificultad de acceso a una alimentación sana para algunos colectivos en riesgo de exclusión social y la falta de oportunidades de los mismos.

Accésit: Centro de desarrollo Rural Portas Abertas. Vilardevós (Ourense)

Proyecto centrado en el mundo rural y con un marcado carácter agroecológico con un enfoque muy participativo. A partir de la recuperación de semillas autóctonas, la educación y la formación en agricultura ecológica se pretende luchar contra el despoblamiento de zonas rurales y enseñar a las personas en riesgo de exclusión social a cultivar sus propios alimentos.

 

Desde la Fundación Triodos queremos dar la enhorabuena a todos los premiados y agradecer la participación a todos los centros, cada uno con su proyecto cargado de ilusión y esfuerzo.

huerto urbano escolar medussa protect

Proyecto Educativo Regala Vida

Por D. Angel Vázquez Buendía, Ceo de Medussa-Protect y Director del Proyecto Educativo Regala Vida

¿No creen que a lo de la alubia en algodón y un simple vaso de yogurt para conocer como nacen y crecen las plantas, habría que ponerle unas gotas de innovación educativa y adaptarlo al siglo XXI?

Medussa-Protect nos presenta un interesante proyecto que ha sido creado con la finalidad de justo eso, ir un paso más allá del vaso con algodón y una triste alubia.

Se trata de una empresa fabricante de soluciones innovadoras para cultivo, tras un laborioso I+D+I realizado en el curso 2015/2016 con la ayuda del Colegio Sámer Calasanz de Valdemoro (Madrid), ofrece a los Centros Educativos de Infantil y Primaria españoles la oportunidad de desarrollar un innovador proyecto de Ciencias Naturales.

huerto medussa protectEl Proyecto Educativo Regala Vida 2017 es una experiencia muy entretenida que se realiza entre los meses de marzo a junio. Está dirigido al último ciclo de Infantil, 2º de Primaria y 4ºde Primaria y no influye en el correcto desarrollo del calendario escolar. Es un plus didáctico al huerto urbano con un extra de innovación, en el que se aportan nuevas ideas, nuevas técnicas y otros conocimientos para que los niños cultiven una conciencia más ecológica, sostenible y adquieran unos conocimientos básicos de autosuficiencia desde un punto de vista educativo.

Actualmente muchos colegios optan por poner un huerto urbano con un fondo más lúdico que pedagógico con escaso alcance en el alumnado. A través de esta nueva iniciativa, el retorno educativo y la participación se eleva al 100% ya que cada alumno dispone de su propio mini huerto, que debe atender personalmente.

La actividad es totalmente complementaria al huerto urbano escolar y viceversa.

La inversión realizada en un huerto urbano por parte del colegio en el que participan activamente cada ciclo como mucho 20 niños, equivale a la participación activa de un mínimo de 90 niños cada ciclo en el Proyecto Educativo Regala Vida.

regala vida infantilLos kits de autocultivo son automontables, con componentes de primera calidad, reciclables y vienen con todo lo necesario. Además van a hacer que su último trimestre sea más divertido con concursos y talleres de impacto directo en el alumno y el profesor, formando a los alumnos que aprenderán a cultivar sus propios alimentos, a crearles una responsabilidad en un proyecto propio, a compartir experiencias en equipo y a desarrollar la capacidad cognitiva de una forma ecológica.

Se refuerza con otras divertidas actividades de impacto directo en el alumno, como el uso de los cincos sentidos que tienen un papel fundamental en los talleres.

Concursos, premios y otras actividades recompensarán el esfuerzo de los alumnos y también de los profesores, que forman parte esencial del proyecto.

Si quieres más información y pasar en tu centro educativo una primavera ecológica, divertida e innovadora, entra en la web www.medussa-protect.com o mándales un email a regalavida@medussa-protect.com para solicitar el documento de inscripción y que tu cole no se quede sin plaza ya que son limitadas.