Entradas

Cómo hacer nuevos maceteros con materiales reciclados

Por la Asociación Jaulas Abiertas de Málaga, miembro de la Red de Universidades Cultivadas.

La sociedad de hoy en día se basa en un exceso de consumo, donde existe un gran empleo de los combustibles fósiles y de los recursos naturales, lo que provoca un aumento de los residuos y de la contaminación.

La Asociación j-Aulas Abiertas pretende promover el consumo responsable haciendo llegar a todos los sectores de la sociedad las herramientas necesarias para contribuir a proteger nuestro entorno y relacionarnos con él de manera sostenible, de forma natural y en consonancia con la naturaleza; fomentando un estilo de vida en el que predomine la importancia de las 3R de la ecología: reducir, reutilizar y reciclar, y los beneficios que esto conlleva.

En el terreno de la educación ambiental, ofrecemos talleres donde los asistentes conocerán la problemática que existe actualmente en el mundo con los residuos. De forma general, se da información sobre los materiales reciclados principales que se usan en cada taller, el tipo de contaminación que genera, el nivel de explotación actual del recurso del que procede, el tratamiento del residuo que se suele hacer a nivel estatal o local y se explica los diferentes usos que se le pueden dar a éstos si no se tratan como basura.

Contenido del taller

El pasado jueves 11 de enero realizamos un taller de maceteros reciclados enfocado a usuarios y usuarias de la Asociación Down Málaga. En el taller aprendimos cómo utilizar botellas de plástico para “transformarlas” en bonitos maceteros. Además de con botellas, podemos crear maceteros con otro tipo de materiales como papel, latas de metal, botellas de cristal, etc.

En general, cuando utilizamos plásticos, o un material que no sabemos el tratamiento que ha tenido, recomendamos sembrar plantas ornamentales, que no vayan destinadas al consumo, para así prevenir los posibles contaminantes que puedan disolverse en el agua de riego de la planta.

Se elaboraron dos tipos de maceteros, uno colgante y otro de autorriego.

Para fabricar el macetero colgante, se coloca la botella en posición horizontal y, con una tijera o cúter, cortamos en el plástico un orificio de un extremo a otro. Una vez hecha esta apertura, se realizan unos agujeros a los laterales de la botella para pasar una cuerda, que nos permite colgar la maceta de la pared o el techo. Una vez pasada la cuerda, se asegura con un par de nudos dobles. Para finalizar, se llena la botella de tierra o sustrato y se planta la planta escogida, en este caso aloe.

Para el macetero de autorriego, cortamos la botella por la mitad en posición vertical, quedándonos con dos partes. Luego hacemos un orificio en el tapón y colocamos una tela que pase por este agujero. Ahora encajamos la parte de arriba invertida de la botella en la parte de abajo, pasando la tela desde la parte superior hasta la parte inferior. Por último, llenamos solo la parte de arriba de la botella de tierra y plantamos la planta. Este sistema permite a la maceta tener un autorriego, ya que, al regarla, el agua que drena pasa a la parte baja de la botella y por capilaridad subirá por la tela regando a nuestra planta cuando lo necesite.

Nuestra campaña

En j-Aulas abiertas, apostamos por la educación ambiental y la permacultura y desarrollamos actividades y talleres como estos en una parcela de 1500 metros cuadrados situada en el campus universitario de Málaga. Actualmente, tenemos activa una campaña de crowdfunding en la plataforma de Huertos Educativos para poder seguir mejorando nuestro espacio y construir un domo geodésico de 8 metros de diámetro que sirva como aula abierta para dar cabida a actividades, clases de universidad, talleres, conferencias, etc.

Una de nuestras recompensas es una invitación al taller de reciclaje “Construcción de un macetero vertical con palets”. Los palets utilizados no tendrán ningún tratamiento y, para que perduren en el tiempo, los barnizaremos con aceite de linaza o de oliva; o se decorarán con pinturas fabricadas con productos naturales. En este taller se utilizarán herramientas más complejas por lo que irá enfocado a personas adultas.

¿Te animas a apoyar nuestro proyecto y participar?

foto huerto

Ideas originales para crear un huerto urbano ecológico

Por Fundación Triodos

A día de hoy más de la mitad de la población vive en zonas urbanas, limitando el contacto que tenemos con la naturaleza a realizar puntuales visitas a parques, jardines o a escapadas de fines de semana a alguna casa rural. Por el contrario vivimos un “boom” en los últimos años con los huertos urbanos ecológicos, que se están han convertido en atractivas alternativas para aquellos que quieren mantener el contacto con la naturaleza y tener hábitos más saludables a través de la agricultura ecológica.

Además, el hecho de no disponer de grandes espacios ya no supone una limitación. A continuación compartimos algunas ideas divertidas y originales que os pueden ayudar para aprovechar el espacio al máximo y servir de inspiración para reutilizar y reciclar todo tipos de materiales:

Por ejemplo, el CEIP Vicenta Ruso nos da ideas de cómo se pueden reutilizar neumáticos y botas de calzado para hacerlos parte del huerto, o cómo emplear los tetrabricks como semilleros:

CEIP Vicenta Ruso_neumático con riego por goteo

CEIP Vicenta Ruso_neumático

CEIP Vicenta Ruso_semilleros con tetrabric

CEIP Vicenta Ruso_semilleros con tetrabric

CEIP Vicenta Ruso_neumáticos y botas

CEIP Vicenta Ruso_neumáticos y botas

 

 

 

 

 

 

 

 

El Colegio EEI O Areal nos enseña cómo crear un huerto vertical a partir de pallets decorados con plantas aromáticas y ornamentales, que utilizan para crear un muro vegetal a ambos lados del huerto:

Colegio EEO Arenal_palets verticales con flores ornamentales

Colegio EEO Arenal_palets verticales con flores ornamentales

Hay muchas opciones a la hora de reutilizar materiales, algunas tan ingeniosas como usar tubos de pvc, muebles antiguos o ladrillos de construcción, que no solo nos sirven para reutilizarlos como recipientes para nuestro huerto ecológico, sino que además decoran y animan nuestro espacio. Aquí os mostramos algunos ejemplos:

Vasos de cristal y Tazas:

vasos transparentes

(web www.plantas.facilisimo.com)

tazas

(web www. followthecolours.com.br)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Botellas de plástico colocadas de forma vertical, algunas incluso con sistema de riego incorporado:

huerto vertical botellas plástico

(web www.lavozdelmuro.net)

botellas plástico verticales

(web www.followthecolours.com.br)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cajones de fruta; Latas de bebidas; Cajitas de té:

Cajones de frutas

(web www.lavozdelmuro.net)

latas

(web www.unadocenade.com)

cajas de té

(web www.unadocenade.com)

 

 

 

 

 

 

 

Rueda vieja de carros de madera; Muebles viejos; Cajones:

rueda vieja de un carro

(web www.lavozdelmuro.net)

muebles

(web www.lavozdelmuro.net)

estanterias

(web www.unadocenade.com)

 

 

 

 

 

 

 

Pallets en forma horizontal o vertical:

Pallets en horizontal

(web www.lavozdelmuro.net)

pallets pintados vertical

(web www.lavozdelmuro.net)

 

 

 

 

 

 

 

 

Ladrillos de construcción; Canalones; Tubos de PVC:

canalones

(web www.lavozdelmuro.net)

tubos pvc

(web www.lavozdelmuro.net)

ladrillos

(web www.lavozdelmuro.net)

 

 

 

 

 

 

 

Sacos de estraza y Organizadores de zapatos:

sacos

(web www.lavozdelmuro.net)

organizador zapatos

(web www.diycozyhome.com.com)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esperamos que estas fotos os inspiren y os den ideas para organizar vuestros huertos ecológicos de la mejor forma posible reutilizando todo tipo de objetos de forma  práctica y divertida.

El reto del compost en las escuelas

Por Manuel Font, gerente de Ecohortus y asesor durante 20 años de entidades, colegios y particulares en temas de huertos y compostaje.

En muchas de las escuelas de nuestro país se ha introducido desde hace años  la elaboración de compostaje a pequeña escala, con la metodología de jardín o el vermicompostaje urbano.

Las razones son claras, tanto por el aspecto educativo, ya que es una estupenda herramienta de trabajo a nivel curricular, por el medioambiental, nos permite comprender el  valor de los ciclos en la naturaleza, y por último por los aspectos relacionados con reciclaje y aprovechamiento de la fracción orgánica de los residuos domésticos y municipales.

No es la razón de este artículo contar los conceptos básicos relacionados con las técnicas de elaboración, sino ayudar a solucionar los posibles problemas que pueden aparecer.

Con el ánimo de que no fracase la experiencia y con mis años de experiencia como formador y divulgador de esta técnica, me atrevo a hacer unos pequeños comentarios:

sacando compost

  • Los aportes: Solo se debería  hacer compost si se dispone de todos los elementos necesarios a nivel de aportes en  el propio colegio. En especial fracción seca o lo que se denomina material estructurante, la fracción húmeda habría de ser muy bien seleccionada previamente. Solución: En caso de no  existir materia seca en el propio colegio debería buscarse restos municipales de poda  triturada o paja.
  • El modelo de compostador: Se recomienda un tamaño máximo de 320 l y un mínimo de 250 l de capacidad, con una buena tapa que impida la entrada de agua incluyendo un sistema de cierre. Es importante que la apertura del mismo sea fácil para la  extracción y la  observación del proceso.
  • El mantenimiento del proceso: Es básico que exista la figura del responsable del centro de compostaje que supervise y marque las normas de uso. La figura del responsable puede ser rotativa, pero nunca se debe de dejar el proceso en manos de alguien sin experiencia.
  • La incorporación de los materiales: Es muy importante que se realice un llenado del compostador al inicio con un volumen de 2/3 de la capacidad, con una buena dosis de humedad y con la colocación de los materiales de forma intercalada: seco, húmedo, seco, húmedo y siempre, la última capa, que es la que se ve al abrir, debe estar tapada con seco para evitar que los materiales húmedos generen la mosca de la fruta.
  • Los aportes húmedos: Hay una costumbre a creer que con los restos de fruta de los alumnos y con los restos del comedor escolar se puede hacer compost. Según mi experiencia, si  se hace solo con los restos de fruta, no hay suficiente material para ayudar a la descomposición de los materiales leñosos y si se incorporan restos procedentes del comedor siempre aparecen restos de comida (carne o pescado) en el compost que generan problemas. Solución: Lo mejor es establecer un protocolo de colaboración con la  cocina y solicitar que nos separe solo los restos orgánicos de la limpieza de las verduras, ensaladas y frutas.
  • La extracción: Es el momento más esperado por los alumnos y que propongo que se realice hacia final de curso, durante el mismo se pueden ir haciendo los aportes, volteos y posibles riegos. Al final de la extracción es bueno dejar algo de compost maduro junto con los restos que no estaban totalmente descompuestos dentro del compostador y volver a hacer un llenado de 2/3 como al principio.

Podría contar muchas cosas más, pero no querría transmitir que hacer compost en las escuelas es complicado, nada está más lejos de mi intención. Os animo sin duda a que pongáis en marcha esta práctica, os deseo mucha suerte y si necesitáis más información, buscad asesoramiento con alguien que haga compost en vuestra localidad.