Entradas

Un nuevo huerto ecodidáctico brota en la Universidad Autónoma de Barcelona

Por Mariona Espinet y Josep Espluga, profesores de la Universidad Autónoma de Barcelona, miembro de la Red de Universidades Cultivadas.

La Facultad de Ciencias de la Educación de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) acaba de inaugurar en 2017 el huerto ecodidáctico, aprovechando la celebración de su 25º aniversario y del II Encuentro de Huertos Ecodidácticos de la Red Universidades Cultivadas (RUC) que tuvo lugar en nuestra universidad.

La propuesta consistió en recuperar un antiguo espacio de amplias dimensiones y en desuso, muy soleado, rico en nutrientes, y que hace 30 años se había dedicado a la actividad agrícola. Los profesores de diferentes departamentos de la UAB, como Mariona Espinet y German Llerena del grupo de investigación Gresc@, Josep Espluga y Xavier Suchs, decidimos colaborar en la realización de un Taller de Dinamización Agroecológica para acompañar el proceso de construcción de los bancales del nuevo huerto ecodidáctico.

II Encuentro de Huertos Ecodidácticos

Equipo de construcción del bancal del huerto ecodidáctico de la UAB

Nos hacía mucha ilusión recuperar este antiguo espacio para convertirlo en un entorno de aprendizaje y contribuir así al desarrollo de la soberanía alimentaria de los futuros maestros de educación infantil, educación primaria y educación social bajo el marco de la agroecología escolar (Llerena, G. & Espinet, M. Agroecología Escolar. 2017).

El Taller de Dinamización Agroecológica se desarrolló durante los tres días que duró el II Encuentro de Huertos Ecodidácticos y se organizó en las siguientes etapas:

  1. Exploración de los espacios agroecológicos del campus de la UAB para conocer sus características y realizar una diagnosis en relación a la línea del tiempo, usos del espacio, y mapa de actores. Estos espacios incluyen los cultivos productivos con finalidades de apoyo a la docencia y la investigación, gestionados por el personal de servicio, los huertos sociales ecológicos con finalidades lúdicas, gestionados por los estudiantes y, finalmente, el espacio donde albergar el nuevo huerto ecodidáctico con finalidades educativas.
  2. Diagnosis y formulación de propuestas sobre el futuro espacio para el huerto ecodidáctico: Al final de la visita se realiza un trabajo en grupos pequeños para compartir la información recogida, representarla gráficamente y debatir alrededor de las siguientes preguntas que ayudaran a formular acciones concretas: ¿Cómo enfocar la creación de un huerto ecodidácticos en la UAB? ¿Con qué objetivos? ¿Qué implicaciones tendría? ¿Cómo se podría implicar a los diferentes sectores universitarios y/o sociales? ¿Qué forma organizativa sería la más adecuada? ¿Con qué recursos habría que contar?
  3. Debate con los representantes de la universidad con responsabilidades directas en la toma de decisiones sobre la construcción de un huerto ecodidáctico en la Facultad de Ciencias de la Educación. Los diferentes grupos de trabajo presentan las propuestas de acción y debaten con un grupo de representantes de la UAB que incluyen el decano de la facultad, el vicerrector de economía y campus, el director de la oficina de medio ambiente, el coordinador de un grado ofrecido en la facultad, una profesora de la facultad y representantes de estudiantes.
  4. Construcción de un bancal colectivamente con la asesoría de un especialista en agricultura ecológica en contextos educativos, Ángel Puente de “La Despensa Biológica”, la participación del estudiante Ayoub Mouka, y la participación del alumnado de 2º de educación primaria de la “Escuela Bellaterra” y de su maestra Lolita Bolaño. Este bancal, una vez montado, ha servido para generar interés por parte de los diferentes actores de la Facultad de Ciencias de la Educación. En enero de 2018 la Facultad concedió un Proyecto de Innovación Docente para financiar la construcción de tres nuevos bancales. El proceso está en marcha, el compromiso de los representantes es importante, y muchos estudiantes están motivados para adquirir experiencia en la gestión de los huertos ecológicos como espacios educativos.

 

Cómo hacer nuevos maceteros con materiales reciclados

Por la Asociación Jaulas Abiertas de Málaga, miembro de la Red de Universidades Cultivadas.

La sociedad de hoy en día se basa en un exceso de consumo, donde existe un gran empleo de los combustibles fósiles y de los recursos naturales, lo que provoca un aumento de los residuos y de la contaminación.

La Asociación j-Aulas Abiertas pretende promover el consumo responsable haciendo llegar a todos los sectores de la sociedad las herramientas necesarias para contribuir a proteger nuestro entorno y relacionarnos con él de manera sostenible, de forma natural y en consonancia con la naturaleza; fomentando un estilo de vida en el que predomine la importancia de las 3R de la ecología: reducir, reutilizar y reciclar, y los beneficios que esto conlleva.

En el terreno de la educación ambiental, ofrecemos talleres donde los asistentes conocerán la problemática que existe actualmente en el mundo con los residuos. De forma general, se da información sobre los materiales reciclados principales que se usan en cada taller, el tipo de contaminación que genera, el nivel de explotación actual del recurso del que procede, el tratamiento del residuo que se suele hacer a nivel estatal o local y se explica los diferentes usos que se le pueden dar a éstos si no se tratan como basura.

Contenido del taller

El pasado jueves 11 de enero realizamos un taller de maceteros reciclados enfocado a usuarios y usuarias de la Asociación Down Málaga. En el taller aprendimos cómo utilizar botellas de plástico para “transformarlas” en bonitos maceteros. Además de con botellas, podemos crear maceteros con otro tipo de materiales como papel, latas de metal, botellas de cristal, etc.

En general, cuando utilizamos plásticos, o un material que no sabemos el tratamiento que ha tenido, recomendamos sembrar plantas ornamentales, que no vayan destinadas al consumo, para así prevenir los posibles contaminantes que puedan disolverse en el agua de riego de la planta.

Se elaboraron dos tipos de maceteros, uno colgante y otro de autorriego.

Para fabricar el macetero colgante, se coloca la botella en posición horizontal y, con una tijera o cúter, cortamos en el plástico un orificio de un extremo a otro. Una vez hecha esta apertura, se realizan unos agujeros a los laterales de la botella para pasar una cuerda, que nos permite colgar la maceta de la pared o el techo. Una vez pasada la cuerda, se asegura con un par de nudos dobles. Para finalizar, se llena la botella de tierra o sustrato y se planta la planta escogida, en este caso aloe.

Para el macetero de autorriego, cortamos la botella por la mitad en posición vertical, quedándonos con dos partes. Luego hacemos un orificio en el tapón y colocamos una tela que pase por este agujero. Ahora encajamos la parte de arriba invertida de la botella en la parte de abajo, pasando la tela desde la parte superior hasta la parte inferior. Por último, llenamos solo la parte de arriba de la botella de tierra y plantamos la planta. Este sistema permite a la maceta tener un autorriego, ya que, al regarla, el agua que drena pasa a la parte baja de la botella y por capilaridad subirá por la tela regando a nuestra planta cuando lo necesite.

Nuestra campaña

En j-Aulas abiertas, apostamos por la educación ambiental y la permacultura y desarrollamos actividades y talleres como estos en una parcela de 1500 metros cuadrados situada en el campus universitario de Málaga. Actualmente, tenemos activa una campaña de crowdfunding en la plataforma de Huertos Educativos para poder seguir mejorando nuestro espacio y construir un domo geodésico de 8 metros de diámetro que sirva como aula abierta para dar cabida a actividades, clases de universidad, talleres, conferencias, etc.

Una de nuestras recompensas es una invitación al taller de reciclaje “Construcción de un macetero vertical con palets”. Los palets utilizados no tendrán ningún tratamiento y, para que perduren en el tiempo, los barnizaremos con aceite de linaza o de oliva; o se decorarán con pinturas fabricadas con productos naturales. En este taller se utilizarán herramientas más complejas por lo que irá enfocado a personas adultas.

¿Te animas a apoyar nuestro proyecto y participar?

Universidad de Cádiz

Educando a futuros maestros en el Huerto Ecológico Universitario

Por Lourdes Aragón Núñez, Profesora Ayudante Doctor del Área de Didáctica de las Ciencias Experimentales de la Universidad de Cádiz. Miembro de la red de universidades cultivadas.

Desde el curso 2013-2014 en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cádiz (UCA), se lleva utilizando el Huerto Ecológico Universitario como escenario y contexto de aprendizaje. En la asignatura de Educación Ambiental de infantil, los futuros maestros diseñan, crean y ponen en marcha un huerto ecológico que les permite adquirir los contenidos y desarrollar las competencias específicas de la asignatura.

El principal objetivo es que los futuros maestros de infantil conozcan un recurso didáctico con un elevado potencial como es el huerto ecológico integrando en él estrategias metodológicas de base constructivista y que promuevan un aprendizaje integral y significativo. Aprender haciendo es una constante en la asignatura, dado que la propia metodología que se desarrolla forma parte de uno de los contenidos fundamentales a tratar con los alumnos.

Universidad de Cádiz

Un aprendizaje global para poder enseñar

El huerto se presenta como un escenario educativo idóneo, primero porque despierta el interés y conecta desde el primer momento con el alumnado, y segundo, porque supone una manera idónea de unir la teoría con la práctica. Es un lugar perfecto para experimentar con conceptos claves de la asignatura, como son el suelo o los ecosistemas, que posibilita plantear interrogantes reales que favorece el desarrollo de una metodología investigativa como es el “Aprendizaje Basado en Problemas” para tratar diversas cuestiones socioambientales, como la erosión o la pérdida de biodiversidad, y promover la acción.

Así, a través del huerto ecológico los futuros maestros desarrollan otras capacidades esenciales para su desarrollo profesional, como es el trabajar en equipo, tomar decisiones a la hora de planificar, repartir las tareas en el huerto y solventar los continuos problemas que acontecen en él desde una perspectiva ambiental y respetuosa con el medio ambiente. Los estudiantes visualizan y difunden las acciones realizadas a través de un blog de aula que se va actualizando cada año.

Los alumnos, además, tienen que diseñar propuestas didácticas en torno a la Educación Ambiental que al final del semestre son llevados a cabo en forma de taller con los niños y niñas de la etapa de infantil del CEIP Reyes Católicos de Cádiz que participan cada año con nosotros. Esto despierta un enorme interés en los estudiantes que ven como sus propuestas en torno al huerto son llevadas a cabo en un aula real.

Universidad de Cádiz

Nuevo curso lleno de retos

Finalmente, para este curso 2017/2018 nos planteamos nuevos retos. Por un lado, además de continuar colaborando con el programa de Huertos Escolares de la Diputación de Cádiz, se prevé buscar nuevas alianzas. Para ello hemos presentado un proyecto de actuaciones avaladas en colaboración con la Oficina para la Sostenibilidad de la UCA que tiene previsto para este año poner en marcha un Huerto Ecológico en el Campus de Puerto Real. Además, dado el aumento del número de estudiantes que se contempla cada curso académico, se pretende ampliar el espacio disponible, siendo el huerto vertical una buena opción para poder continuar trabajando en la formación inicial de maestros, planteando nuevas innovaciones didácticas.

J-Aulas Abiertas, una escuela viva en la universidad

Por Pablo Torres, presidente de la Asociación J-Aulas Abiertas de Málaga y vicepresidente de la Red de Universidades Cultivadas.

¿Te imaginas un espacio en una universidad lleno de personas de distintas ramas del conocimiento compartiendo sus saberes rodeadas de un entorno natural? ¿Te imaginas un lugar con un bosque comestible, un huerto y un ágora del conocimiento donde los jóvenes y los niños y niñas puedan acudir para soñar el mundo que quieren construir en el futuro? ¿Te imaginas un sitio para invitar a las personas a ser libres, creativas, activas, íntegras, empoderadas y equilibradas emocionalmente cuidando del entorno reconociendo la parte de maestros y aprendices que llevamos cada uno dentro?

De todas estas preguntas nació el sueño de J-Aulas Abiertas, un espacio al aire libre detrás de la Facultad de Ciencias de la Educación en la UMA (Universidad de Málaga), cedido por el Vicerrectorado de Smart-Campus. Desde hace cuatro años en J-Aulas Abiertas se han plantado casi 60 árboles frutales, se han creado caminos a través de la construcción de bancales para plantar verduras y flores, se ha hecho una grada con palets reciclados para empezar a dar forma al futuro ágora, además de la construcción de un domo geodésico con persianas recicladas o una entrada de arcos de caña, entre otras cosas. Esto son algunos de los éxitos, pero el más importante es que cada año pasan más de 1.000 estudiantes y profesores de distintas facultades para impartir las clases en este espacio al aire libre.

¿Cómo se organiza un espacio así?

Las principales dificultades que hemos tenido han sido por falta de recursos económicos y por la entrada y salida de personas de manera constante. Al ser un proyecto altruista el compromiso y la responsabilidad de las personas se convierte en un reto constante. Aún así, hay que decir que esta ida y venida de personas también ha tenido su resultado positivo generando un equipo matriz que custodia la visión del proyecto actualmente. De esta manera, el grupo “Manos” se encarga de cuidar el espacio y el grupo “CoRazón” cuida del proceso grupal y de todas las relaciones institucionales y burocráticas, además de dar a conocer al proyecto más allá del espacio.

En base a la ética y los principios de la permacultura y acompañados por el conocimiento de la facilitación de grupos, J-Aulas Abiertas está en busca de convertirse en un lugar de referencia donde estudiantes de distintas ramas del conocimiento se junten para co-crear y mostrar al mundo un pequeño escaparate de lo que puede ser una sociedad del futuro, basada en la sostenibilidad y en el cuidado de la vida. Además, el equipo matriz cuenta con una interdisciplinariedad de conocimientos ofreciendo talleres de los distintos dominios de la flor de permacultura para asesorar y acompañar a los universitarios y no universitarios que se acerquen al proyecto.

Este año el proyecto cuenta con la posibilidad de tener voluntarios y prácticos para colaborar en co-crear este espacio educativo a través de una acción local y un impacto global. De esta manera, este curso 2017/18 habrá un equipo de más de 10 estudiantes de distintas facultades (Educación, Pedagogía, Comunicación Audiovisual, Periodismo, Bellas Artes, Económicas…) que soñarán el espacio e intentarán concretar necesidades reales que tenga el proyecto. Para completar el sueño estamos en el proceso de integración de distintos colectivos de la ciudad que llevan años planteando alternativas al modo de vida actual. Así, estudiantes de la universidad junto con niños, abuelos, colectivos sociales, profesorado y otros visitantes están haciendo de este espacio que estaba en desuso un lugar para compartir sabidurías, crecer y transformarse personal y colectivamente, gestionándolo de forma comunitaria.

Por último, invitar a todo aquel que se quiera acercar a conocer el proyecto que venga los jueves que es el día que cuidamos del espacio juntos y acompañamos a chicos y chicas con síndrome de Down a mejorar sus capacidades y habilidades.

Además, el 1 de noviembre lanzaremos una campaña de crowdfunding en la plataforma de este portal de Huertos educativos  para mejorar el espacio, ¡esperamos que estéis atentos y podáis colaborar!

Si queréis seguir más de cerca nuestro proyecto nos podéis encontrar aquí.

Cultivando la Universidad Complutense

Por Belén Martínez, miembro de la HuertAula Comunitaria de Agroecología “Cantarranas” y profesora de Veterinaria, Universidad Complutense de Madrid

Ayer amanecimos con la triste noticia de la muerte de Javier Garrido, profesor de Sociología de la UCM que impulsó el Huerto de Sabia Bruta en el Campus de Somosaguas, miembro fundador de la de la Red de Huertos Urbanos Comunitarios de Madrid, y actualmente Delegado del Rector para Campus y Medioambiente de la UCM, desde donde supo transformar las dinámicas y estrategias de este espacio institucional para caminar hacia una Universidad más cultivada, participativa y respetuosa.

Javi, compañero en la universidad y en los movimientos sociales, nos dejas con la tarea de seguir regando los huertos que tú sembraste.

Vayan como homenaje y recuerdo a tu coraje, cordura y cordialidad, este texto publicado hoy en el blog de Huertos Educativos y el publicado ayer en el blog de la Red de Huertos Urbanos Comunitarios de Madrid.

 

Javier Garrido

Javier Garrido, junto a varios compañeros de la Red de Huertos Urbanos de Madrid.

En el año 2010, tres profesores de la Universidad Complutense de Madrid (en adelante UCM), apoyados por el entonces Director de la Casa del Estudiante, actualmente Vicerrector de Estudiantes, iniciamos el Proyecto de Innovación Educativa “HuertAula Comunitaria de Agroecología Cantarranas”. La HuertAula Cantarranas surgió para acercar la universidad a las dinámicas y luchas de los movimientos sociales por la soberanía alimentaria y la agroecología, planteándolo como un espacio de reflexión, formación e investigación y de acción para la socialización.

Tras siete años, la HuertAula Cantarranas es a fecha de hoy un espacio consolidado donde sus frutos ya maduran. Se trata de una Huerta Comunitaria perteneciente a la Red de Huertos Urbanos Comunitarios de Madrid, donde vecinos/as y miembros de la comunidad universitaria aprendemos juntos a cultivar y a organizarnos de manera colectiva, mejorando su biodiversidad (semillero comunitario), la fertilidad del suelo y la sostenibilidad del sistema (huerto biointensivo demostrativo). Al mismo tiempo es un Aula de Agroecología, con una amplia oferta abierta a estudiantes UCM y público en general, que incluye jornadas de agroecología, talleres mensuales de autoformación, formación continua sobre el método de “Cultivo Biointensivo”, tutorización de estudiantes UCM con reconocimiento de créditos e, incluso este año, de un joven belga con un contrato en prácticas dentro del programa movilidad Europass.

Sembrando valores

De manera trasversal trabajamos la inclusión social, organizando diversas acciones con entidades que trabajan con personas con diversidad funcional. Por ejemplo, durante la Semana de la Ciencia, el proyecto de semillero comunitario y las Jornadas de Agreocología, estuvieron dedicadas este año a la Agricultura Social Inclusiva, colaborando estrechamente con la Unidad de Apoyo a la Diversidad e Inclusión (UCMd+i).

La aproximación a la agroecología para niños y niñas es otra de las líneas transversales que desarrollamos a través de visitas de grupos escolares durante la Semana de la Ciencia para realizar talleres de agroecología adaptados a sus edades, con la participación semanal de familias en la huerta, e incluso hemos realizado algún campamento urbano en verano.

La HuertAula Cantarranas se integra a su vez en la recién creada Red sobre Urbanismo, Alimentación y Agroecología, impulsada por el GIAU+S (UPM), para poner en común investigaciones relacionadas con estos temas desarrolladas desde universidades públicas, centros de investigación, colectivos, asociaciones y actores de la economía social de la región.

Y seguimos creciendo

Pero Cantarranas no es el único espacio cultivado en la UCM. En 2010 se inició el huerto comunitario de Sabia Bruta en el Campus de Somosaguas, impulsado por tres estudiantes y por el actual Delegado del Rector para Campus y Medio Ambiente UCM, como proyecto de aprendizaje colectivo y de experimentación en agroecología, centrado en el cultivo biointensivo. En 2014, un grupo de estudiantes de la Facultad de Educación iniciaron la Huerta de la Oprimida, para formarse tanto en la creación de futuros huertos escolares como en trabajo en equipo y toma de decisiones en horizontal. Y finalmente, en 2016, se constituyó el Grupo de Voluntariado Ambiental, formado principalmente por estudiantes de la Facultad de Veterinaria, con apoyo de Decanato, profesorado y PAS, para mejorar la biodiversidad de un espacio utilizado como zona de reunión, transformándolo en un “Arboreto veterinario”, es decir, una colección de árboles, arbustos y herbáceas de interés veterinario.

La Delegación de Rector para Campus y Medio ambiente de la UCM ofrece un importante apoyo académico a sus huertos eco-didácticos, mediante el Programa de Actividades Medioambientales, que reconoce créditos a aquellos estudiantes que participen en las diversas actividades y formaciones realizadas en los mismos. Además, tiene en proyecto la creación de un espacio de una hectárea que combine huertos de investigación, de educación, comunitarios y de alquiler, en la zona conocida como los “Viveros Populeto” junto al parque de la Dehesa de la Villa.

El efecto contagio de los huertos eco-didácticos se deja notar, y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), que comparte campus con la UCM, está recogiendo ideas para desarrollar otros huertos universitarios con el objetivo de lograr campus saludables, dentro de los planes de la Red Internacional de Campus por la Sostenibilidad de la que forma parte.

huerto ecoiidactico de la facultad de educación de soria

Los futuros maestros aprenden con el huerto educativo en el campus de Soria

Por Marcia Eugenio Gozalbo, Facultad de Educación de Soria, Universidad de Valladolid

Consolidación del Huerto EcoDidáctico de la Facultad de Educación de Soria como espacio educativo del campus

El Huerto EcoDidáctico del Campus Duques de Soria (Universidad de Valladolid) se ha consolidado como espacio educativo en este año 2017, con un cambio de localización que ha conllevado el traslado de las estructuras existentes (dos bancales elevados, un compostero doble y un vermicompostero de madera, además de un bidón para almacenaje de agua) a un espacio que se ha acondicionado en terrazas, orientado al sureste, más protegido del viento norte y con hermosas vistas al río Duero. Este espacio se ha vallado, señalizado como “Huerto EcoDidáctico” y registrado como espacio de pleno derecho del campus.

El huerto, cuyo manejo sigue los principios de la permacultura, nació en 2014 como una innovación docente del área de Didáctica de las Ciencias Experimentales para la asignatura de Ciencias Naturales, en 3º curso del Grado de Maestro de Educación Infantil, desde la que se presenta a las nuevas generaciones de maestros como un recurso muy adecuado para Infantil, que permite abordar de forma integrada, manipulativa y práctica, gran parte de los contenidos curriculares de ciencias naturales de la etapa, tanto conceptuales como actitudinales y procedimentales. En el marco de estos estudios de grado, el uso del huerto se aproxima mediante metodologías que implican un papel activo de los estudiantes, como el aprendizaje con tutoría (Eugenio M. y Aragón L. 2016), y promoviendo aprendizajes de tipo experiencial, en el que se da relevancia al trabajo de valores como la cooperación, el respeto y el cuidado de la vida, de la naturaleza y la salud.

huerto ecodidactico de la facultad de educación de soria

El cambio de localización, que se dio en febrero de 2017 ha proporcionado la oportunidad de trabajar en el huerto como proyecto, dando a los estudiantes capacidad de tomar decisiones sobre cómo mejorarlo. De este modo, se han añadido una caseta de herramientas donde guardar el material, y una mesa de exterior y algunos bancos, para mejorar su funcionalidad educativa. Además, se han plantado algunos árboles frutales, dos viñas y diversos árboles y arbustos autóctonos a modo de seto, y se ha ubicado un hotel de insectos, todo ello para aumentar su biodiversidad.

En relación a las propuestas educativas promovidas por el alumnado, se han llevado a cabo experimentos de crecimiento vegetal, se ha creado un rincón de plantas aromáticas, y se han ubicado especies “protectoras” en los bancales. Se ha trabajado también en el laboratorio midiendo el pH de los suelos, observando la mesofauna del vermicompost, estudiando la erosión de suelos mediante erosionómetros e investigando sobre los remedios naturales para las plagas.

El huerto constituye un espacio educativo facilitador de interacciones entre actores educativos. En este curso se han establecido colaboraciones con profesorado del Área de Didáctica de la Lengua y Literatura, y también con profesorado de la vecina EU de Ingenierías Agrarias. Este último llevó a cabo un análisis semicuantitativo de nutrientes en el vermicompost que obtenemos y utilizamos en los bancales, que nos permitió cerciorarnos de su excelente calidad. Además, hemos recibido la visita de un aula de Infantil de un colegio de la localidad para plantar el bancal de verano, que ha entusiasmado tanto a los alumnos/as de Infantil como a los de Grado.

Red de Huertos Escolares de la Ribera de Navarra

Por Diego Blanco Nayas, coordinador de la Red de Huertos Escolares de la Ribera de Navarra, miembro del Colectivo Helianto, técnico en jardinería y miembro de la Red de Universidades Cultivadas.

Colectivo Helianto surge a finales del 2014 con el objetivo principal de desarrollar y promover los valores medioambientales y de sostenibilidad en la Ribera de Navarra. Para cumplir con este objetivo se realizan actividades de divulgación medioambiental y proyectos que trabajen en esta línea.

Uno de los proyectos puestos en marcha es la Red de Huertos Escolares de la Ribera, un proyecto comarcal y participativo para desarrollar y promover los huertos escolares ecológicos, ofreciendo asesoramiento, formación y ayuda a los centros educativos de la comarca. Comenzó la andadura a finales del 2016 y en ella ya se han incorporado 8 huertos escolares y se ha impartido formación a más de 30 docentes de 15 colegios diferentes de la Ribera.

Entendemos el huerto escolar como un aula más dentro del centro donde se adquieren competencias y valores. Un espacio en el que las verduras, flores y plantas crean un espacio creativo y especial donde el alumnado puede acercarse a conceptos como la agroecología, soberanía alimentaria, sostenibilidad energética…es decir, un aula medioambiental.

Estructura de la Red

La estructura de la Red consta de tres partes: un huerto de referencia, un programa de actividades y una página web.

1. Huerto de referencia

20160519_180418Entendemos que es necesario un huerto escolar de referencia en el cual estén todos los elementos que consideramos esenciales como: diferentes tipos de bancales y cajones de cultivos, invernadero, charca, jardín vertical, zona de aromáticas, flores y árboles frutales, hotel de insectos, aula abierta, pared de agua, composteras etc.

Este huerto está en el colegio público de Arguedas y en él se desarrollan las actividades formativas de la red.

2. Programa de actividades

Para que el profesorado adquiera los conocimientos básicos para poder gestionar el huerto escolar se ha desarrollado un curso básico de formación que se dividió en dos partes. En la primera, se introdujo al profesorado en el manejo del huerto escolar con criterios de agricultura ecológica y fue impartida por el ingeniero técnico agrícola Gregorio Aguado Zardoya. En la segunda, se trató el huerto escolar como herramienta educativa y se contó el equipo de huerto escolar del Instituto Avempace de Zaragoza.

Aparte del curso de formación se irán desarrollando charlas y talleres relacionados con el huerto escolar como compostaje, agroecología escolar, creación de semilleros etc.

3. Web

El objetivo de la página web (http://www.redhuertosescolares.com/) es doble. Por un lado aglutinar y dar visibilidad al trabajo que se está haciendo entorno a los huertos escolares y por otro lado, ser una herramienta de intercambio de experiencias y actividades entre los huertos involucrados en la red.

En la web encontramos información referente a la red y los huertos escolares, un mapa con la localización de los huertos, una ficha con información de cada huerto escolar y un apartado de guías, recursos educativos y noticias.

Recientemente el huerto escolar que Colectivo Helianto y el Colegio Público Elvira España de Tudela pusimos en marcha fue reconocido por el Gobierno de Navarra como buena práctica medioambiental dentro los IX Premios de Buenas Prácticas de Desarrollo Local Sostenible de Navarra.

Huerto Elvira

Huerto del colegio público Elvira España, Tudela

Los retos de la Red de Huertos Escolares son muchos, pero en estos momentos nos estamos centrando en consolidar el proyecto y asesorar a los colegios que están empezando con los huertos ecológicos. Nuestro objetivo final es que los huertos formen parte del proyecto curricular del centro.

Os animamos a visitar la Red, a hacer uso de todos sus recursos y sobre todo a poner en marcha iniciativas parecidas dentro de vuestra propia Comunidad.