Entradas

Cómo hacer un vermicompostero en cuatro pasos

Por Beatriz Fdez. Núñez, C.D.R. Portas Abertas, Ourense, ganador del accésit en la categoría de Agricultura Social, de la 4ª edición del Premio Nacional de Huertos Educativos Ecológicos.

En las huertas sociales del CDR Portas Abertas sabemos la importancia de tener un buen suelo para que nuestros productos sean de muy buena calidad.

Para ello es necesario un compost rico en nutrientes que le aporte a nuestras huertas todo lo que más le gusta a los cultivos. En nuestro caso, los terrenos en los que están nuestras huertas son parcelas cedidas por sus propietarios que las tenían en desuso. A excepción de un pequeño “naval” en Vilardevós, los otros dos terrenos se encontraban en muy mal estado cuando llegamos a ellos, llenos de basura de todo tipo y con un suelo muy pobre.

Entonces decidimos que uno de nuestros trabajos principales sería abonar bien nuestro suelo, para que así, recupere las características necesarias para poder producir en calidad y, si es posible, en cantidad.

Uno de los pasos que realizamos para esto fue construir nuestro propio vermicompostero, de manera muy sencilla y reciclando materiales que de otra manera serían desechados.

Construcción del vermicompostero

Os dejamos los pasos que tuvimos que dar y os animamos a que nos copiéis y construyáis vuestro propio vermicompostero:

Paso 1. Preparamos las bandejas cortando el fondo para conseguir mayor altura en nuestro vermicompostero. Hemos empleados bandejas de poliespán que utilizan en los supermercados para transportar quesos o verduras.

 

 

 

Paso 2. Unimos las bandejas con cinta adhesiva.

 

 

 

 

Paso 3. Hacemos unos pequeños agujeros en el fondo para que el producto de nuestras lombrices pase, pero ellas y su alimento no.

 

 

 

 

Paso 4. Les preparamos una camita acogedora a nuestras lombrices, para que estén cómodas y se alimenten y las acogemos en su nuevo hogar ¡parece que están a gusto!

 

 

 

 

Este es el resultado final. Recordad colocar el vermicompostero en un lugar cómodo para recoger el líquido, y fresco para que ellas estén a una temperatura adecuada.